Los grupos apoyados por Turquía impiden el regreso de los desplazados en Siria

Tres autobuses que transportaban desplazados internos desde la ciudad de Um Batna, en la campiña de Quneitra, llegaron el 22 de mayo al cruce de Ghazawiya, entre Afrin y la campiña de Idlib, antes de dirigirse a la zona de Deir Hassan, en el norte de Idlib, que está bajo el control de Hayat Tahrir al-Sham (HTS).

Esto ocurrió dos días después de que la Segunda Legión afiliada al Ejército Sirio Libre (ESL) impidiera al convoy entrar en las zonas controladas por la oposición apoyada por Turquía en el este de Alepo, a su llegada al cruce de Abu al-Zendin, al oeste de la ciudad de al-Bab, el 20 de mayo, alegando que no hubo coordinación entre Turquía y Rusia para patrocinar este desplazamiento. El convoy iba acompañado por la Media Luna Roja afiliada al gobierno sirio y por las fuerzas rusas, tras un viaje que duró unas 12 horas desde Quneitra.

El 21 de mayo, la División Sultán Murad, afiliada al ELS, asaltó a los manifestantes en el cruce de Abu al-Zendin, que exigían que los desplazados internos entraran en la zona oriental de Alepo.

Mientras tanto, los activistas criticaron la incapacidad de las fuerzas de la oposición para llevar a los desplazados internos a sus zonas de control sin la aprobación de Turquía, y señalaron que impedirles el paso y dejar a mujeres y niños a la intemperie con el pretexto de que pueden suponer una amenaza son medidas de seguridad inútiles por parte de la oposición.

Malik Abu Obida, corresponsal de Halab Today TV, en la ciudad de al-Bab, dijo a Al-Monitor: “Los funcionarios del cruce de Abu al-Zendin citaron la negativa turca a la entrada de los desplazados internos, debido a la ausencia de coordinación previa entre Turquía y Rusia, además de la falta de coordinación entre los desplazados y los responsables del norte de Siria. Pero esto no es cierto, y hubo coordinación 48 horas antes de que el convoy se dirigiera al norte; los desplazados internos recibieron promesas de los responsables del cruce de traer a los desplazados. Sin embargo, la situación derivó en desobediencia civil en el cruce ante las falsas promesas y los retrasos, por lo que la facción estacionada en el cruce abrió fuego contra los civiles y atacó a varios activistas, yo incluido”.

Después de eso, los responsables del cruce anunciaron que la entrada del convoy había sido aprobada y comenzaron los procedimientos de cruce, como la toma de datos personales de cada individuo y la realización de pruebas de PCR. Los desplazados internos se dirigieron entonces al cruce de Ghazawiya, que separa las zonas controladas por el ELS y las controladas por HTS, acompañados por vehículos militares turcos.

Abu Obida añadió: “El destino del convoy no era la gobernación de Idlib; los desplazados iban a entrar en la zona de al-Yazidia, cerca de la ciudad de al-Bab, lo que hizo que los lugareños prepararan lugares para su alojamiento, ayuda y sumas de dinero. Pero minutos antes de que entrara el convoy, nos enteramos de que las autoridades turcas habían decidido dirigir los autobuses a Idlib. Todo el mundo se sorprendió al saber que el Gobierno de Salvación de Siria, afiliado a HTS, anunció inmediatamente su disposición a recibir a los desplazados, lo que indica la existencia de una coordinación previa entre Turquía y HTS”.

Al-Monitor trató de ponerse en contacto con la dirección del cruce de Abu al-Zendin, para averiguar por qué se impidió inicialmente la entrada de los desplazados internos, pero fue en vano. La parte turca tampoco ha emitido ninguna declaración oficial sobre la situación.

Mientras tanto, uno de los desplazados del convoy declaró a Al-Monitor bajo condición de anonimato: “Sabíamos que Abd al-Majid al-Faris, jefe del Consejo Provincial Libre de Quneitra con sede en Azaz, había informado al gobierno interino (autodenominado de la oposición) y al gobernador de Alepo tres días antes de que nuestro convoy partiera. La parte rusa nos dijo que la entrada se haría por el cruce de Abu al-Zendin y se puso en contacto con el consejo local de al-Bab, que expresó su voluntad de ayudar y preparar los alojamientos y la logística necesarios. Esto es una prueba de que todas las partes sabían de nuestra llegada y de que sí hubo coordinación previa”.

Y añadió: “El 20 de mayo estalló la tensión entre el convoy y la delegación rusa que lo acompañaba, tras su llegada a Homs. La delegación rusa acompañante se negó a entregar a dos jóvenes que formaban parte del acuerdo de desplazamiento. Les amenazamos con cancelar el acuerdo e iniciar la desobediencia dentro de los autobuses si los jóvenes no eran liberados inmediatamente. Así que la policía militar rusa se vio obligada a entregar a uno de ellos a su familia, pero pospuso la liberación del otro durante dos días hasta que llegamos al cruce de Abu al-Zendin”.

El 30 de abril hubo tensión en la ciudad de Um Batna, tras los enfrentamientos entre la población local y las fuerzas gubernamentales en un puesto de control. En respuesta a esta escalada, las fuerzas del régimen desplazaron por la fuerza a los lugareños al día siguiente, tras atacarlos con granadas de mortero, sin causar ninguna baja. Ese mismo día, la población regresó al pueblo, para que se celebraran negociaciones entre los notables del pueblo y los oficiales de las fuerzas gubernamentales encabezados por el general de brigada Talal al-Ali, jefe de la rama Sassa de la inteligencia militar siria.

El 15 de mayo se llegó a un acuerdo para expulsar a 34 familias de antiguos combatientes (unas 150 personas) de la localidad, hacia el norte de Siria, además de liberar a dos jóvenes, a cambio de no asaltar la ciudad.

Mustafa al-Mustafa, investigador de la NMA para la Investigación Contemporánea que vive en Azaz, dijo a Al-Monitor: “Si Rusia es incapaz de lograr la estabilidad de la seguridad, el régimen sirio recurrirá a deportar a los opositores de sus zonas de control hacia el norte de Siria. Turquía se ha abstenido de recibir a los desplazados porque quiere limitar estas operaciones de desplazamiento, dada la alta densidad de población en sus áreas de control, la falta de coordinación directa con Rusia, además del aspecto de seguridad que Turquía teme que combatientes con afiliaciones desconocidas entren en sus áreas de control”.

No es la primera vez que el ELS y Turquía impiden que los desplazados entren en sus zonas de control. En mayo de 2018, impidieron que los autobuses que transportaban a los desplazados internos de la zona rural del norte de Homs y del sur de Damasco entraran en la zona rural del norte de Alepo, por el mismo motivo. El convoy de desplazados regresó entonces a la campiña de Idlib.

FUENTE: Mohammed Hardan / Al-Monitor / Traducción: Rojava Azadi Madrid / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *