“Los incendios en Turquía continúan sin extinguirse”

En la región mediterránea de Turquía, los bosques han estado ardiendo durante 13 días. Miles de hectáreas se han reducido a cenizas y han muerto innumerables seres vivos. Para combatir los incendios, muchos voluntarios han viajado a las regiones afectadas. Una de ellas es la ecologista Beyza Üstün, una política del Partido Democrático de los Pueblos (HDP), que fue acusada en el llamado “Juicio a Kobanê”, y fue recientemente liberada de la prisión preventiva, a fines de junio.

Üstün lleva días viajando entre Datça y Marmaris, y habló con la agencia de noticias ANF sobre la situación actual que atraviesa el país.

Üstün dijo que continúan los incendios en Köyceğiz, Yatağan y Milas, alrededor de Marmaris y Muğla, en el mar Egeo. Varios focos de fuego cerca de Marmaris fueron extinguidos por bomberos y voluntarios. En la región donde se aloja, están lloviendo cenizas de los incendios en Bodrum.

“En Datça, está oscuro como boca de lobo por la ceniza y el humo. Todos aquí están activos. Algunos están ayudando a apagar los incendios, mientras que otros se están ocupando de los suministros necesarios para los ayudantes –contó-. Yo misma no estaba en el área del incendio, pero sólo trajo suministros allí”.

Durante ocho días, no se utilizaron helicópteros para combatir el fuego, recordó Beyza Üstün. Después de eso, llegaron esporádicamente. Sin embargo, no se ocuparon de los bosques, sino de los hoteles en Marmaris-Içmeler. La ecologista señaló que los helicópteros son más importantes que los aviones.

“En Marmaris, los hoteles fueron el primer lugar donde se utilizaron helicópteros. Solo que ahora llegan de vez en cuando. No hemos visto los aviones alquilados a Rusia, Croacia y España aquí –advirtió-. Como se dice, deberían haber aterrizado en el aeropuerto de Dalaman, pero no hemos notado que han estado allí. Son principalmente los municipios los que se han puesto activos. Los equipos de bomberos de todas las provincias han sido enviados a las zonas de incendios y están haciendo un trabajo increíble”.

Üstün indicó que se habían emitido licencias mineras para varias áreas afectadas por los incendios antes del desastre de los incendios. Además, dijo que se ha anunciado abiertamente que la empresa estatal de vivienda TOKI construirá casas en las áreas quemadas. El alcalde del gobernante AKP en Gündoğmuş incluso había dicho: “TOKI construirá casas. Los propietarios de casas antiguas desearían que sus edificios también se hubieran quemado”.

Por lo tanto, Üstün ve un trasfondo político en el desastre de los incendios: “Ecológicamente, hay un calor extremo y fuertes vientos. De todos modos, esto provoca más incendios. El fuego puede haber sido provocado por el calor y relacionado con él, por ejemplo por una colilla desechada, pero lo importante era, sobre todo, intervenir inmediatamente, y esto no ha ocurrido”.

“Los incendios han sido extinguidos con gran esfuerzo por la población local, los voluntarios que se desplazaron y los cuerpos de bomberos locales –agregó-. Por el momento, los incendios continúan en Çine y Köyceğiz, y uno de ellos se extiende hacia la central eléctrica de Aliağa. El incendio de Manavgat se ha extendido más recientemente en dirección a Antalya. Pero también se han producido incendios en Dersim y Lice. También hay razones políticas para ello”.

La ecologista explicó que “lo que observamos, sobre todo, es que no se tomaron medidas inmediatamente. Debería haber habido helicópteros en las zonas del incendio. La administración forestal debería haber tenido suficientes helicópteros, porque los bomberos no pueden hacer nada en las zonas altas. Esta medida se tomó muy tarde”.

Üstün aseveró que “el 28 de julio, cuando empezaron los incendios, se publicó una instrucción según la cual el desarrollo de las zonas ribereñas y forestales pasa a ser competencia del Ministerio de Cultura y Turismo. Antes de eso, se habían concedido licencias de explotación para las actuales zonas incendiadas. El hecho de que la zona afectada haya sido declarada zona minera y se haya publicado esta instrucción, y que al mismo tiempo no se hayan desplegado helicópteros de extinción de incendios, nos da la impresión de que se trata de una intervención política”.

“No digo que los bosques se hayan quemado deliberadamente, pero al menos está claro que el fuego no se ha extinguido de forma persistente –remarcó-. El poder político no hizo ningún esfuerzo para combatir el fuego”.

Durante años, Üstün ha advertido de la destrucción del equilibrio ecológico y ha exigido que se actúe. Por ello, ha sufrido la represión e incluso fue detenida. Ahora también reclama una directiva urgente para una política ecológica. Además, cree que el gobierno no está preparado para otras catástrofes naturales, como los terremotos. La lucha ecológica es una lucha política, subrayó: “Hay que proteger el hábitat y esto es una lucha política. No basta con reunirse y formar una asociación. Sino que hay que luchar por ello en la política. Todos tenemos que defenderlo y proteger nuestro hábitat del capitalismo y del gobierno fascista”.

FUENTE: Zeynep Kuray / ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.