Los muros construidos alrededor de los kurdos

El Estado turco está tratando de dividir a los kurdos entre sí, construyendo muros mientras intenta encarcelar a toda la población en una prisión tipo F. La frontera siria ha estado cubierta de minas durante muchos años, al igual que las áreas agrícolas altamente fértiles, ¡y qué tragedias ocurrieron a lo largo de esa frontera! Muchos han perdido la vida y miembros de sus cuerpos en esos campos minados. Hoy se construye un muro en la frontera con Siria, de cientos de kilómetros de largo, y otro en la frontera con Irán. La frontera iraquí, al otro lado, está llena de fortalezas militares. Todas las herramientas técnicas, incluidas los registros fotográficos, están bajo vigilancia constante de drones. La construcción de un muro en la frontera de Irak y Rojava es otra adición a estos.

Las prisiones se construyeron de acuerdo con la sociología y la cultura de Turquía. Pero la situación cambió cuando las prisiones se llenaron de kurdos y presos políticos. Porque la gente consciente y organizada no duerme sumisa en las cárceles; ellos resistieron. Comenzaron a cambiar sus condiciones, leyendo y educándose. En lugar de evacuar las prisiones cambiando sus leyes y allanando el camino para la democracia, los gobernantes del Estado simplemente aumentaron el número de cárceles. Comenzaron a construir todo tipo de maquetas de prisiones. Aislaron a las personas, separándolas en prisiones con diferentes. Todos sus esfuerzos fueron para destruir el tejido social de los detenidos, aislarlos y dejarlos impotentes frente al Estado.

El hombre es un ser social. Años de soledad y aislamiento dañan su sociabilidad. En este sentido, el aislamiento fue definido como un delito. El Estado turco ha estado en guerra con los detenidos durante años. La prisión de Diyarbakir, que es conocida en todo el mundo por su brutalidad, fue considerada digna para revolucionarios y kurdos. Cuando se hicieron públicas las torturas y la violencia dentro de la prisión, se empezaron a importar modelos de prisiones de Europa. El objetivo, sin embargo, seguía siendo el mismo. Fue encierro, aislamiento, destrucción de la identidad política y cultural, y deterioro de la salud mental. En el sistema de pabellones, los detenidos preservaron su estructura social ayudándose unos a otros y protegiendo su sentido de solidaridad. El Estado pretendía eliminar este ambiente humanitario con prisiones tipo F.

El Estado turco utiliza a los prisioneros como conejillos de indias. Combinando las lecciones aprendidas de sus experimentos con las experiencias en el mundo, ahora están tratando de que todos los kurdos entren en el sistema tipo F. Esta acción ha ido más allá de las fronteras de Irán, Irak y Siria. Como estamos leyendo en la prensa, el gobierno iraquí está construyendo muros de hormigón para separar a Shengal (norte de Irak) de Rojava. Si miramos de cerca, las fronteras y las regiones donde se construyen los muros son todas áreas donde vive el pueblo kurdo. No fue suficiente para ellos dividir Kurdistán y trazar fronteras entre ellos; en el siglo XXI hubo que añadir altos muros.

En este sentido, primero es necesario criticar seriamente a los intelectuales y los círculos revolucionarios y democráticos de Kurdistán. Mientras el pueblo kurdo está aislado entre sí por muros, todos los acontecimientos se observan con gran silencio como si fuera algo normal. Sin embargo, deberían haber mostrado una mayor reacción y realizado una investigación sobre estos temas y persuadido al público, tanto extranjero como nacional, para que prestara atención a los juegos peligrosos que se están practicando. Estos muros están hechos deliberadamente. Tienen un alto costo. Esto significa que hay planes para el genocidio y la aniquilación de los kurdos. Al aislar las partes entre sí, se están haciendo cálculos para triturarlas una a una.

El muro de Berlín ha sido conocido como el muro de la vergüenza durante muchos años, y se ha escrito e ilustrado mucho sobre él. Mientras Israel estaba construyendo un muro entre los palestinos, fue criticado y discutido mucho en Turquía. Incluso el muro que Donald Trump quería construir en la frontera con México ha estado en la agenda. Pero cuando se trata de los kurdos y Kurdistán, ¡todos están en silencio! Los poderes gobernantes y de oposición de Turquía están planificando, implementando y aprobando todos los males contra los kurdos. Están promocionando estos muros como si fueran una obra de civilización, con gloria y fama. Irak tiene problemas muy serios, entre ellos una gran crisis económica. No tiene ningún problema con los yezidíes y los kurdos, entonces ¿por qué empieza a construir un muro entre Shengal y Rojava? Esta región fronteriza no es la ruta utilizada por ISIS. Está claro que este plan pertenece principalmente a Turquía, y el fascismo turco incluye al PDK (Partido Democrático de Kurdistán). Toman decisiones imponiéndoselas a la administración iraquí. Estados Unidos, sin duda, también está detrás de este plan. Sin Estados Unidos, Irak no podría aceptar esto tan rápido. En lugar de reconocer la existencia kurda y resolverla por medios democráticos, aprueban y se asocian con las políticas genocidas del Estado turco.

Los juegos de aislar Kurdistán convirtiéndolo en una prisión tipo F, aplastándolos pieza por pieza y destruyendo todo su progreso, no deberían seguir viéndose. Las fuerzas de la democracia, el pueblo de Kurdistán, al menos deberían prepararse para los juegos sangrientos y peligrosos que se están planteando.

FUENTE: Zeki Akıl / Yeni Ozgur Politika / Medya News / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.