“Los talibanes ven a las mujeres como ciudadanas de segunda clase”

A medida que los talibanes fueron tomando rápidamente el control de Afganistán durante las últimas dos semanas, incluida la capital, Kabul, se han planteado preocupaciones sobre la situación a la que se enfrentan las mujeres en el país.

Los talibanes son una organización islamista radical y estrictamente patriarcal, que ya se sabe que ha desestimado los derechos de las mujeres en el pasado reciente.

La historia también indica que de 1996 a 2001, los talibanes gobernaron Afganistán e impusieron una estricta ley islámica (sharia), con la cual obligaban a las mujeres a usar el hiyab y no se les permitía estudiar, trabajar o incluso viajar solas.

Ahora, con los talibanes en el centro del escenario y gobernando el país, han declarado que el país estará gobernado por la sharia: según ellos, se requerirá que las mujeres usen el hiyab, pero se protegerá sus derechos a la educación y el trabajo.

Sin embargo, las activistas de los derechos de las mujeres y de los derechos humanos en general, citando algunos casos que ya se produjeron, y habiendo evaluado cuidadosamente las iniciativas de los talibanes durante décadas, manifestaron su escepticismo sobre los compromisos declarados del nuevo régimen y del movimiento Talibán. Según los defensores y las defensoras de derechos humanos, las mujeres continuarán viviendo inseguras, además de que ahora se encuentran bajo una amenaza extrema.

La agencia de noticias Mezopotamya (MA) habló con Naija Ashfarim, activista por los derechos de las mujeres que abandonó el país antes de que los talibanes recuperaran el poder. Naija pudo llegar a Europa, luego de sufrir la opresión, por lo cual advierte que no se puede confiar en las declaraciones de los talibanes sobre el respeto de los derechos de las mujeres.

“Los talibanes son un grupo de terroristas fundamentalistas que no quieren otorgar derechos humanos a las mujeres, y ven a las mujeres como ciudadanas de segunda clase”, señaló la activista.

Según Naija, cuando los talibanes estuvieron en el poder en la década de 1990 “no permitían que las niñas fueran a la escuela, no permitían que las mujeres estuvieran en las calles. A las mujeres no se les permitía salir sin una burka o chador, o sin un hombre que las acompañara”. “Las mujeres en Afganistán que tuvieron esta experiencia con los talibanes nunca estarán preparadas para vivir bajo el gobierno de estos fundamentalista”, agregó.

“En este momento, una gran cantidad de mujeres están tratando de salir de este país, pero lamentablemente las fronteras de los países vecinos están cerradas y no tienen ninguna posibilidad de salir de este país en este momento”, indicó la activista.

A este panorama, añadió: “La gente de este país, especialmente las mujeres, no puede aceptar a estos fundamentalistas. Definitivamente, no. Porque los talibanes, que en su mayoría provienen de (las montañas de) Tora Bora, en el sur de Afganistán, no comparten una cultura, una mentalidad y un lenguaje similares a los de las otras ciudades de Afganistán, en las cuales han tomado el control”.

Naija opinó que los talibanes no podrán estabilizarse en el poder, principalmente por la resistencia que generan: “Mientras haya resistencia, hay mujeres y hombres fuertes comprometidos en la lucha, por lo cual no podrán mantener el control de nuestro país por mucho tiempo”.

“La guerra popular es más fuerte que la guerra del Estado. A nivel internacional, cuanto más nos unimos, más fuertes podemos volvernos y luchar contra los talibanes. En este sentido, la solidaridad internacional es muy importante. Somos uno. Es una cuestión de humanidad”, finalizó la activista.

FUENTE: MA / Medya News / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *