Madres de los Sábados: 26 años de búsqueda de justicia y verdad

Tras el golpe militar de 1980, las fuerzas del Estado turco y los paramilitares cometieron desapariciones forzadas como práctica generalizada, con mayor intensidad en la década de 1990 en la región kurda bajo el régimen del estado de emergencia. Se desconocen las cifras exactas, pero en un informe del Centro para la Verdad, la Justicia y la Memoria, se estima que el número de desaparecidos entre el golpe militar de 1980 y 2013 es de 1.353.

El 27 de mayo de 1995, los activistas de derechos humanos y los familiares de los desaparecidos en Turquía iniciaron sus acciones silenciosas en la plaza de Galatasaray, llevando el tema de las desapariciones al primer plano del interés público. Fue el comienzo de un proceso de décadas de exigencia de verdad, justicia y responsabilidad por la desaparición forzada en Turquía y de conmemoración de los desaparecidos, 17 años después de la primera concentración pública en la Plaza de Mayo, en abril de 1977, de 14 madres argentinas, que inspiró el movimiento ahora conocido como las Madres del Sábado.

Alrededor de treinta personas asistieron a la primera concentración, entre ellas las familias que afirmaban que sus seres queridos habían sido detenidos mediante procedimientos extrajudiciales y desaparecidos. El llamamiento fue a reunirse periódicamente en sentadas silenciosas para que los desaparecidos fueran encontrados. Las concentraciones se ampliaron cada semana a medida que más familias y activistas de derechos humanos se enteraban de la existencia de las Madres del Sábado.

Los participantes eran varios miembros de la comunidad. Había familiares femeninos y masculinos de los desaparecidos de diferentes generaciones, abogados, defensores de los derechos humanos, políticos y activistas de diversas procedencias. La prensa atribuyó el nombre de Madres del Sábado, y fue rápidamente aceptado por mucha gente. Sin embargo, en los últimos años, el término “sabatinas” parece utilizarse con más frecuencia gracias al mayor apoyo de diferentes grupos, como los partidos políticos de la oposición y las organizaciones de la sociedad civil. A medida que la heterogeneidad de los participantes se ha hecho más visible a lo largo de los años, ha aumentado la popularidad del nombre “Gente del Sábado” para referirse a la red más amplia de otros familiares, activistas y simpatizantes, y el nombre Madres del Sábado suele referirse a las madres como núcleo del movimiento.

Todos los sábados, la sentada comienza a las 12 horas. Cada semana, se dedica a la memoria de una persona desaparecida forzosamente. Los familiares de esa persona comparten sus testimonios sobre la desaparición. Se ofrece información sobre la evolución jurídica del caso. La reunión concluye con una declaración de prensa para resaltar las exigencias de verdad y justicia. Finalmente, el grupo se retira en silencio.

Durante la sentada, las Madres del Sábado sostienen las fotografías de los desaparecidos en silencio, sin utilizar consignas ni aplausos. Frente a las madres, una pancarta en el suelo reza “Se conocen los autores ¿Dónde están los desaparecidos? (Failler Belli Kayıplar Nerede)”. Todo el proceso dura unos treinta minutos. El uso del silencio destaca como una estrategia esencial para prevenir la posible violencia policial o cualquier tipo de ataque.

A pesar de ello, desde la primera sentada, las Madres del Sábado se enfrentaron a la violencia policial. En 1998-1999, la mayoría de las madres fueron sistemáticamente agredidas por la policía y detenidas, a pesar de que algunas tenían graves problemas de salud. Tras reunirse durante doscientas semanas seguidas, las Madres del Sábado decidieron suspender las protestas. Las concentraciones se reanudaron una década después, el 31 de enero de 2009, como respuesta a los juicios de Ergenekon, que fueron presentados por el gobierno como un paso importante para acabar con el dominio de los militares en la vida política. Entre los acusados, se encontraban los relacionados con las desapariciones forzadas de la década de 1990, lo que motivó a las madres a reanudar las protestas.

Esta fase posterior a 2009 ha sido el periodo en el que cesaron las esperanzas de encontrar vivos a los desaparecidos. Las sentadas empezaron a centrarse en demandas más tangibles en torno a la rendición de cuentas y la justicia, la búsqueda de los restos de los muertos y el enjuiciamiento de los autores. En el mismo periodo, las sentadas se trasladaron más allá de Estambul y se extendieron a Batman, Diyarbakır, Cizre y Yüksekova, en la región kurda, bajo el nombre kurdo de “Dayikên Şemiyê”, que se traduce como Madres del Sábado. Durante los toques de queda de 2015-2016 tras la escalada del conflicto kurdo, se suspendieron las sentadas en la región kurda. Ahora, las protestas semanales solo continúan en Estambul, Diyarbakır y Batman.

El éxito y la eficacia de las víctimas organizadas en los procesos de transición suelen evaluarse en función del grado de consecución de la verdad, la justicia y la rendición de cuentas. Sin embargo, Turquía es uno de esos países en los que ha faltado la voluntad oficial de rendir cuentas por los crímenes del pasado. Nunca ha habido un programa general de justicia transicional a pesar de la existencia de iniciativas de base. Por lo tanto, en países como Turquía, donde el conflicto y el régimen represivo continúan, la mera presencia y persistencia de las víctimas organizadas debería considerarse un gran éxito.

Las Madres del Sábado construyeron un espacio público en el que las nociones de verdad, justicia, memoria y responsabilidad, han ganado visibilidad y apoyo de una amplia red de actores. Y lo que es más importante: dieron a conocer a un público más amplio las desapariciones forzadas, una de las violaciones de derechos humanos más sistemáticas de la década de 1990, y movilizaron a una amplia red de activistas, políticos, periodistas, defensores de los derechos humanos y abogados para exigir responsabilidades y justicia.

A través de una lucha persistente, que se ha ido ampliando desde 1995, las Madres de los Sábados trabajaron para conseguir un país en el que las desapariciones forzadas no vuelvan a producirse y los autores sean procesados. Uno de los logros más significativos de las Madres de los Sábados es que crearon uno de los movimientos más sostenibles y visibles de Turquía a pesar de la continua violencia policial y de los esfuerzos de criminalización del Estado.

Las Madres del Sábado construyeron un espacio público en el que las nociones de verdad, justicia, memoria y rendición de cuentas han ganado visibilidad. Y lo que es más importante: dieron a conocer a un público más amplio las desapariciones forzadas, una de las violaciones de derechos humanos más sistemáticas de la década de 1990, y movilizaron una amplia red de activistas, políticos, periodistas, defensores de los derechos humanos y abogados para exigir responsabilidades y justicia.

Los movimientos de víctimas de todo el mundo, como las Madres de la Plaza de Mayo en Argentina, y el Grupo de Apoyo a Khulumani en Sudáfrica, han sido clave para la creación del discurso de la justicia transicional. El movimiento de las Madres de los Sábados es también un ejemplo inspirador de cómo los grupos organizados de víctimas movilizan las demandas de verdad, justicia y responsabilidad, y contribuyen a los objetivos de la justicia transicional.

Aunque actualmente no existe una voluntad oficial por parte del Estado hacia la justicia transicional, las Madres de los Sábados deberían ocupar un lugar central en el diseño e implementación de medidas de justicia transicional cuando surja la oportunidad política. Es la única manera en que un proceso de justicia transicional puede estar centrado en las víctimas y crear una paz sostenible.

FUENTE: Nisan Alıcı / LSE / Traducción: Rojava Azadi Madrid / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.