Más de 300 abogadas y abogados demandan visitar a Abdullah Öcalan

Más de 300 abogadas y abogados de 22 países solicitaron al Ministerio de Justicia turco visitar al líder kurdo Abdullah Öcalan y a los otros tres presos que se encuentran totalmente incomunicados en la isla-prisión de İmrali.

En una conferencia de prensa realizada ayer en el Press Club de Bruselas, Bélgica, las y los letradas coincidieron que en Imrali se aplica “una forma especial y discriminatoria de aislamiento”.

Hélène Debaty, presidenta de la Unión de Abogados por la Democracia (SAD) e integrante de la Asociación de Abogados Demócratas Europeos (AED); Selma Benkhelifa, de la Red de Abogados Progresistas de Bruselas; Stéphane Boonen, director de los Colegios de Abogados de Bélgica, Alemania y Francia; y Maurice Krings, ex presidente del Colegio de Abogados de Bruselas, fueron las encargadas de brindar los detalles de la declaración sobre Öcalan.

Debaty declaró que las y los abogados presentaron un informe detallado a las agencias estatales relevantes en Turquía. La titular de la SAD recordó que 775 abogadas y abogados registrados en 29 colegios de abogados solicitaron a la Fiscalía General de Bursa, el 10 de junio de 2022, visitar la prisión de İmrali.

De acuerdo con el artículo 25 del Reglamento sobre Visitas a Convictos y Detenidos, las y los abogados extranjeros tienen derecho a visitar a los convictos en Turquía, si se cumplen con las convenciones internacionales de las que el Estado turco es parte.

Debaty leyó una carta enviada al Ministerio de Justicia de Turquía, que aborda las violaciones sistemáticas de los derechos en la prisión de Imrali.

“A Abdullah Öcalan, Ömer Hayri Konar, Hamili Yıldırım y Veysi Aktaş, que están detenidos en la prisión de alta seguridad tipo F de İmrali, se les impide ilegalmente ver a sus abogados –remarcó Debaty-. Si bien a Abdullah Öcalan no se le ha permitido ver a su abogado desde el 7 de agosto de 2019, a Veysi Aktaş, Hamili Yıldırım y Ömer Hayri Konar no se les ha permitido ver a sus abogados ni una sola vez desde 2015, cuando fueron trasladados a la isla de İmrali”.

En la carta se detalló que “se ha aplicado una forma especial y discriminatoria de aislamiento en la prisión de İmrali desde el 15 de febrero de 1999. La prohibición de visitas legales ha estado en vigor continuamente durante ocho años, desde el 27 de julio de 2011 hasta el 2 de mayo de 2019. En 2019, cinco abogados realizaron visitas. Después de la última visita de un abogado el 7 de agosto de 2019, se reanudó la prohibición”.

A su vez, Debaty explicó que “no se ha tenido noticias de Öcalan desde que se realizó una última llamada telefónica breve, el 25 de marzo de 2021. Esto constituye una circunstancia preocupante. Como abogada que sigue de cerca los asuntos en Turquía, soy muy consciente del impacto político y social de esta situación”.

En su informe sobre su visita de 2019 a la prisión de İmrali, publicado el 5 de agosto de 2020, el CPT (Comité de Prevención de la Tortura del Consejo de Europa) consideró la prohibición total de los contactos de Öcalan y los otros tres reclusos con el mundo exterior como un tipo de encarcelamiento en régimen de incomunicación. El CPT afirmó que tal estado de cosas era inaceptable y contravenía los instrumentos y estándares internacionales de derechos humanos pertinentes.

Las continuas injerencias en el derecho a la defensa y el estado de aislamiento impuesto a Öcalan y al resto de reclusos han provocado declaraciones de organismos de derecho internacional, como ELDH, AED y Lawyer for Lawyers, y reacciones críticas de una amplia red de abogados en distintas ocasiones.

Debaty agregó: “Me gustaría recordarles que el 10 de junio de 2022, 775 abogados registrados en 29 colegios de abogados diferentes solicitaron a la Oficina del Fiscal General de Bursa tener visitas de abogados con el Sr. Abdullah Öcalan, el Sr. Hamili Yıldırım, el Sr. Ömer Hayri Konar y el Sr. Veysi Aktaş, poniendo fin a la prohibición ilegal de visitas de abogados en la prisión de İmrali”.

La prohibición viola claramente las Reglas Mínimas Estándar para el Tratamiento de los Reclusos (Reglas de Nelson Mandela) de las Naciones Unidas (ONU), actualizadas en 2015, las recomendaciones del CPT y la Ley de Ejecución de Turquía (Ley No. 5275). Los estados tienen la obligación de garantizar que los detenidos y presos puedan ejercer sus derechos independientemente de su identidad y la naturaleza de su sentencia.

También es una violación de los derechos y privilegios de los abogados establecidos en los Principios Básicos sobre la Función de los Abogados de las Naciones Unidas, en particular los Principios Básicos 8 y 16.

El Principio Básico 8 es muy claro: “Toda persona arrestada, detenida o encarcelada deberá contar con oportunidades, tiempo e instalaciones adecuadas para ser visitada y comunicarse y consultar con un abogado, sin demora, interceptación o censura y con total confidencialidad. Dichas consultas pueden estar a la vista, pero no al alcance de la vista, de los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley”. De manera similar, el Principio Básico 16 también establece que los gobiernos garantizarán que los abogados puedan desempeñar todas sus funciones profesionales sin intimidación, obstáculos, acoso o interferencia indebida y viajar y consultar con sus clientes libremente tanto dentro de su propio país como en el extranjero.

De conformidad con el artículo 25 del Reglamento sobre visitas de personas condenadas y detenidas, los abogados extranjeros, incluso sin un poder notarial, tienen derecho a ver a una persona condenada en Turquía, siempre que cumplan con las convenciones internacionales a las que el Estado turco está sujeto.

“Los esfuerzos duraderos de nuestros colegas en Turquía contra el aislamiento y la violación del derecho a la defensa es esencialmente una lucha por la implementación de los derechos protegidos en las convenciones internacionales de las que Turquía es parte, especialmente la Convención Europea de Derechos Humanos. Por lo tanto, les presento mi solicitud para ver a Abdullah Öcalan y a los demás presos recluidos en İmralı, Veysi Aktaş, Hamili Yıldırım y Ömer Hayri Konar, dentro del alcance del artículo 25 del Reglamento mencionado”, aseguró Debaty.

Este jueves, las familias y los abogados de los presos políticos kurdos en la prisión de Imrali solicitaron nuevamente a la Fiscalía General de Bursa y a la dirección de la cárcel reunirse con Öcalan y los demás reclusos.

El 14 de marzo de 2021 se difundieron rumores en las redes sociales que afirmaban que Öcalan había muerto en la cárcel. Inmediatamente, se organizaron protestas en todo el mundo exigiendo una visita urgente de los abogados a Imrali.

El 25 de marzo, Öcalan pudo hablar con su hermano Mehmet Öcalan. La breve conversación telefónica se produjo aproximadamente un año después de una llamada anterior, el 27 de abril de 2020, y fue la primera vez desde entonces que Öcalan tuvo un contacto real con alguien del exterior.

La conversación telefónica se llevó a cabo bajo la supervisión de la Fiscalía General de Urfa y se interrumpió muy pronto. Asimismo, la llamada telefónica de otro preso de Imrali, Hamili Yıldırım, con su familia también fue interrumpida bruscamente. Se informó de que los otros dos presos, Ömer Hayri Konar y Veysi Aktaş, no realizaron la llamada telefónica que se les ofreció en protesta por el aislamiento.

Hasta ahora, todas las solicitudes de visita han sido rechazadas o no han recibido respuesta.

Los abogados de Öcalan pudieron reunirse con su cliente el 2 y el 22 de mayo, el 12 y el 18 de junio, y el 7 de agosto de 2019, por primera vez en ocho años. Desde el 7 de agosto de 2019, todas sus solicitudes han quedado sin respuesta.

Después de que los abogados de Öcalan solicitaran a la Fiscalía de Bursa una “reunión urgente” el 22 de noviembre, se supo que se habían dictado otras dos prohibiciones contra el líder kurdo.

La Fiscalía también rechazó la solicitud de las familias para reunirse con sus parientes, citando una prohibición de visita familiar de tres meses emitida por la Junta Disciplinaria de la Institución Penal de Imrali, con fecha del 18 de agosto de 2021.

La Delegación de Imrali, que pudo mantener conversaciones con Öcalan en el marco de las negociaciones de paz, no ha sido tampoco autorizada a visitar la isla penitenciaria desde abril de 2015. Desde la última visita del equipo de abogados, el 7 de agosto de 2019, las autoridades turcas no han respondido a ninguna de las continuas solicitudes de visita.

Las autoridades turcas utilizan la “hoja de ruta para las negociaciones” presentada ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos en 2009 como justificación para la prohibición de las visitas del equipo de abogados de Abdullah Öcalan.

Por otra parte, la investigación iniciada en 2012 contra los abogados del líder del pueblo kurdo Abdullah Öcalan, Rezan Sarıca, Ali Maden, Baran Doğan, Cengiz Yürekli, İnan Akmeşe, Mahmut Taşçı y Mehmet Selim Okçuoğlu, se retomó a principios de 2021.

Los abogados acudieron a la fiscalía y prestaron declaración. Una vez tomadas las declaraciones, la acusación preparada por la Fiscalía fue aceptada por el 33º Tribunal Penal Superior de Estambul. Los abogados están acusados, entre otras cosas, de “pertenencia a una organización terrorista”, y se espera que comparezcan ante el tribunal en septiembre.

En el acta de acusación, en la que se muestran como elemento delictivo las reuniones de los abogados con Öcalan, también se cita como elemento delictivo la negativa de los abogados a aceptar las acusaciones contra ellos. Además, mientras que el uso del derecho a guardar silencio por parte del abogado Cengiz Yürekli se mostraba como elemento delictivo, las llamadas telefónicas realizadas por los detenidos con sus familias debido a su profesión también se consideraban un delito.

El tema más interesante de la acusación fue que se citaron como elementos delictivos declaraciones como “se está aplicando el aislamiento a Öcalan” y “no se ha permitido a los abogados verle durante 300 días”. Se trataba de frases contenidas en declaraciones de los abogados a la prensa.

Para ver la lista completa de firmas, click aquí

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.