Montañas de Dersim: tierra de resistencia y belleza

Se dice que la historia no se esconde en lo que está escrito, sino en lo que no lo está. Los que cambiarán el curso de la historia no escrita son también los que dejarán su huella en la historia. Son combatientes por la libertad, que luchan sin descanso contra los soberanos, los opresores, el sistema dado. Los combatientes luchan, pelean, pagan el precio, pero triunfan. Y escriben sobre los que resistieron en la historia.

Dersim es uno de los lugares que resistieron la persecución en Kurdistán. El pueblo de Dersim no se doblegó ante el enemigo, resistiendo en las montañas rebeldes.

ANF Images

Tanto los hombres como las mujeres, los jóvenes y los ancianos, han elegido ser ellos mismos en estas tierras. La resistencia de nuestro pueblo no fue olvidada y hoy el Movimiento por la Liberación de Kurdistán alcanza su cima con la lucha del Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK). Los combatientes que resisten en las montañas se toman la mayor venganza de la historia.

Dicle Avaşin, una de estas combatientes por la libertad, habla de su época de guerrillera en Dersim.

“Quiero hablar de la geografía de Dersim –relata-. Tal vez, lo que cuento no hace justicia a esta belleza, pero algo queda para la historia cuando lo narras. He venido a las montañas, al lugar de la lucha para formar parte de esta historia. Ya había oído hablar de las montañas de Dersim, siempre me lo preguntaba, así que decidí unirme a Dersim y me dediqué a las montañas”.

Según Dicle, “cuando pisé Dersim y sus tierras, experimenté sentimientos muy diferentes, reviví la historia, me sentí como si siempre hubiera vivido con nuestro pueblo. Ya habíamos oído hablar de la masacre del pueblo de Dersim, pero venir a las montañas y ver lo que pasó aquí, tocar y vivir me hizo sentir más la resistencia y el dolor de nuestro pueblo”.

ANF Images

Los y las guerrilleras aseguran su presencia, sobre todo en las montañas y en las zonas de su confianza. En sus declaraciones, Dicle afirma: “La rebelión de las montañas de Dersim crea la sensación de que estás a salvo. Cada piedra, cada árbol, el agua, todo habla de lo que ocurrió en el pasado. Aquí hay cuevas naturales. Los guerrilleros construyen lugares para protegerse cada invierno. Mientras paseábamos por el lugar, nos encontramos con una cueva natural y empezamos a cavar algunos lugares para que nos sirviera de alojamiento”.

“Todos los compañeros podían oír y sentir la presencia de las grandes masacres que tuvieron lugar en el valle de Laç –recuerda-. Aquí todo se convirtió en un baño de sangre con la masacre de 1938”.

Para Dicle, “en las montañas de Dersim resuenan los gritos de cientos de mujeres que se lanzaron desde las rocas y los acantilados para no caer en manos del enemigo. Estos sentimientos hacen que la historia vuelva a cobrar vida”.

ANF Images

FUENTE: Sema Gabar / ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.