Músicos de todo el mundo denuncian el encarcelamiento de la cantante kurda Nûdem Durak

Roger Waters, Pete Townshend, Robert Plant, Peter Gabriel y Brian May, músicos de rock de renombre internacional, encabezan una campaña para denunciar el injusto encarcelamiento de la cantautora kurda Nûdem Durak en Turquía.

En un extenso artículo publicado el 18 de febrero en la revista Rolling Stone, se explicó que el ex líder de Pink Floyd convocó a varios colegas para demandar que Durak tenga un juicio justo.  

La cantautora fue acusada por el Estado turco, sin pruebas concretas, de sostener relaciones con integrantes del Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK), al que Ankara considera una organización terrorista. Miles de hombres y mujeres del Kurdistán turco (Bakur) en la actualidad atraviesan la misma situación que Durak.

El abogado de la artista kurda denunció que fue sentenciada sin poder presentar pruebas adecuadas para su defensa.

“Nûdem Durak es nuestra hermana –expresó Roger Waters-, y tenemos la responsabilidad absoluta de apoyarla a ella y a los cientos de miles de personas que continúan sufriendo su destino con encarcelamientos falsos en todo el mundo, sobre todo en los Estados Unidos y el Reino Unido”.

Por su parte, Peter Towshend, líder de The Who, explicó a Rolling Stone que “el arte debe ser donde nuestro corazón creativo pueda liberarse, ya sea para la elevación del espíritu humano o para nuestra necesidad de justicia”. El cantante y guitarrista agregó: “Nûdem resulta ser kurda. Su voz está conectada a su alma y su alma siempre cantará para su familia, su gente y su nación. Como músicos, no podemos detenernos. Nuestra verdad es quiénes somos y quiénes nacemos para ser. Sucede que la música de Nûdem es buena música, y es muy triste que un país con el inmenso legado artístico histórico de Turquía trate a una buena música de la forma en que han tratado a Nûdem, independientemente de lo que sientan sobre el deseo de reconocimiento de los kurdos”.

En tanto, Peter Gabriel, ex cantante de Genesis, declaró: “Me enteré de la persecución de los músicos kurdos en la década de 1980, y más recientemente me enteré de la difícil situación de Nûdem a través de mi hija, que estaba trabajando en Voice Project”.

FUENTE: Rolling Stone / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.