No solo una historia de atrocidades y opresión, Afrin también es una historia de esperanza, lucha y resistencia

Los combatientes internacionales dentro de las Unidades de Protección del Pueblo indicaron que el 20 de enero es un día para recordar a sus compañeros que han resistido por el pueblo

Los combatientes internacionales dentro de las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) emitieron una declaración que marca el tercer aniversario del inicio del ejército de ocupación turco y los ataques de sus mercenarios en Afrin, confirmando su lucha continua por la liberación de los territorios ocupados, enfatizando que están seguro de que prevalecerán.

El texto de la declaración decía:

En enero de 2018, el estado fascista turco bajo el gobierno de Erdogan comenzó su llamada “Operación Rama de Olivo” con el apoyo de miles de mercenarios yihadistas. La alianza ideológica del gobierno MHP-AKP y sus mercenarios fue opuesta por las Unidades de Protección Popular y las Unidades de Protección a la Mujer -YPG e YPJ- en una heroica resistencia durante más de dos meses.

Efrin era una de las zonas más pacíficas de toda Siria, en gran parte libre de la guerra activa hasta que comenzó la invasión. Allí cobraron vida intensamente la democracia de base, la vida comunitaria, los proyectos ecológicos y la liberación de la mujer.

Efrin también se convirtió en un lugar de refugio para cientos de yezidis que escaparon del terror genocida del llamado “Estado Islámico” y encontraron allí un nuevo y, sobre todo, un hogar seguro.

Hoy, Efrin parece un montón de escombros. Las bandas yihadistas saquean las propiedades de la población desplazada y de quienes no han huido, destruyen el medio ambiente de Afrin, destruyen y profanan sitios culturales e históricos, secuestran y violan a mujeres y se casan por la fuerza con mujeres jóvenes y menores. Con la aceptación de la OTAN, Turquía está cometiendo crímenes de guerra contra la población local con su ejército sustituto, la coalición yihadista conocida como el “Ejército Nacional Sirio”. Desde el comienzo de la “Operación Rama de Olivo”, Turquía no solo siguió el plan de una operación militar a corto plazo, sino que también presionó para la anexión del área a Turquía. Hoy, en Efrin, se enseña a los niños de acuerdo con el plan de estudios y la ideología turcos, los letreros, etc. están escritos en turco, la lira turca se ha introducido como moneda y la oficina de correos turca es responsable de diversas tareas logísticas. Junto con el inicio de la construcción de un muro alrededor de los territorios ocupados, definitivamente podemos hablar de un intento de anexión.

Pero Efrin no es solo la historia de terribles atrocidades y opresión, sino también la historia de esperanza, lucha y resistencia.

Varios internacionalistas también tomaron su lugar en la resistencia de Efrin. De todas partes del mundo, de las más diversas luchas y corrientes ideológicas, nuestros compañeros participaron en las obras militares y de defensa civil. En el proceso, nuestros amigos Kendal Breizh (Olivier François Jean Le Clainche), Şahin Hüseyni (Haukur Hilmarrson), Hêlîn Qereçox (Anna Campbell) y docenas más de nuestros amigos cayeron.

En Kurdistán decimos “Şehid Namirin”: nuestros mártires no mueren. Nuestros mártires no mueren porque los recordaremos y continuaremos con sus luchas y deseos. Porque recordar significa pelear y pelear significa recordar. Para nosotros el 20 de enero es un día para recordar a nuestros amigos caídos y las razones que los movieron y nos mueven a todos a unirnos a esta revolución, a participar en ella, a moldearla y defenderla. Es un día para recordar y recordarnos a nosotros mismos que es necesario trazar una línea clara entre nosotros y el enemigo, no olvidar lo sucedido y sacar fuerzas de ello para los próximos meses, años y ofensivas. Recordar que todos podemos tomar nuestro lugar en esta revolución y contribuir a Rojava y a la Administración Autónoma libre del noreste de Siria. No importa si participamos en las obras militares o sociales, porque aquí también podemos aprender y comprender: la sociedad solo puede triunfar con la defensa, y la defensa solo puede triunfar con la sociedad.

Nos gustaría enfatizar una vez más que Rojava es la revolución de todas las personas que participan en ella y contribuyen aquí con fuerza y ​​esfuerzo. Rojava es la tierra de todos nosotros y podemos experimentar y realizar aquí una parte de lo que siempre hemos soñado: Construir una vida libre. Como nuestros camaradas antes que nosotros lo han hecho y siguen haciendo día a día en Ain Isa o Til Temir, también es nuestra tarea como internacionalistas oponernos a los enemigos de la revolución. También depende de nosotros expulsar a los ocupantes de Efrin, de Rojava, de todo Kurdistán y Medio Oriente junto con la gente. Depende de todos y cada uno de nosotros.

Hoy también queremos recordar los múltiples momentos de risa, las dificultades vividas y su superación comunitaria con nuestros compañeros y gritar en la certeza de nuestra victoria:

¡Viva la resistencia de Afrin y Kurdistán!

¡Hasta la liberación de todos los territorios ocupados!

¡Abajo el fascismo, en Turquía y en todo el mundo!

¡Viva la solidaridad internacional!

ANHA

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.