“Nuestro principal objetivo es desarrollar estructuras locales autónomas”

La guerra contra el ISIS, pero también las recurrentes invasiones turcas en el norte y el este de Siria, han dejado a decenas de miles de combatientes y civiles heridos y discapacitados de larga duración. Sin embargo, con un sistema sanitario en crisis, la Administración Autónoma del Norte y el Este de Siria (AANES) se esfuerza por satisfacer las necesidades médicas de su población. La Federación de Personas Heridas en el Norte y el Este de Siria (FDPNES) se creó para defender y representar a las personas con discapacidades de larga duración o permanentes, como consecuencia de la guerra.

Agid Brahim es el copresidente de la federación. Expone los objetivos de la organización, así como la situación general de los heridos de guerra en el noreste de Siria. Ya sean civiles o combatientes, la mayoría de los heridos durante el conflicto tienen problemas para acceder a la asistencia sanitaria. Ante estas dificultades, la federación intenta desarrollar soluciones locales para garantizar la prestación de asistencia a todos. La entrevista se realizó en septiembre de 2020.

La federación se creó tras el Congreso de Personas Heridas, que reunió a personas de todas las regiones del norte y este del país. Está representada por dos copresidentes, hombre y mujer, como todas las instituciones del movimiento democrático de esta región. La misión de la federación es representar a todas las personas heridas durante la guerra: los veteranos de las YPG y las YPJ, por supuesto, junto con las fuerzas de seguridad (Asayish) y otras fuerzas de autodefensa; pero también los civiles, que constituyen una parte muy importante de las víctimas del conflicto. La Federación supervisa diferentes comités relacionados con su misión de defensa de los heridos: acceso a la asistencia sanitaria y otras formas de atención, por supuesto, pero también educación, medios de comunicación, finanzas… Además, la Federación se compone de una red de comités locales presentes en cada región de NES.

Más allá del apoyo material, la Federación trabaja en el reconocimiento de (la causa de) los heridos dentro de la sociedad civil de NES. Los mártires (es decir, los muertos durante la guerra) representan los valores de la revolución. Pero también queremos destacar el sacrificio de los individuos heridos, sin olvidar su historia y lo que aportaron a esta revolución. Por lo tanto, nuestra organización también tiene la misión de ofrecerles oportunidades de participar en la sociedad a su manera. Por eso desarrollamos programas de educación para los heridos, para que puedan ser útiles, es importante para ellos.

Los veteranos heridos reciben un salario de 300.000 SYP al mes (en el momento en que se realizó la entrevista, esto suponía unos 100 dólares, aproximadamente cinco veces el salario de un jornalero medio y más alto que el salario medio pagado a los empleados de AANES). Se trata de un salario bastante elevado en comparación con el salario medio de Siria en la actualidad (donde hay una crisis económica en curso). Esto se debe a que el salario debe cubrir los gastos de atención, así como el apoyo a las familias de los lesionados.

La Federación también permite a los lesionados participar en la vida social e implicarse trabajando para la comunidad. Cuando se conoce a los lesionados, es impresionante ver lo alta que está su moral y cómo pueden ser una fuente de inspiración. Pero también hay muchas dificultades a las que deben enfrentarse, es cierto. A algunos de ellos les resulta difícil encontrar trabajo y pueden sentirse inútiles, por lo que nuestras academias les ayudan a formarse. Todavía nos falta un número suficiente de academias, así que queremos desarrollar más de estas instituciones.

La Federación también se ocupa de cuestiones sanitarias. La falta de infraestructuras y profesionales es una de las principales dificultades en este ámbito. Muchos de los heridos están a la espera de tratamiento u operaciones. La Federación de Personas Heridas trabaja junto con los Estados miembros de la Coalición Internacional para Derrotar al ISIS, así como con las ONG, para ofrecer soluciones para el acceso a la asistencia, pero nos enfrentamos a muchos obstáculos. Muchos de los individuos heridos están esperando tratamiento o cirugía. Por ejemplo, algunos de nuestros miembros en silla de ruedas podrían caminar si fueran operados.

Nos enfrentamos a crecientes dificultades para acceder a tratamiento en otras regiones (fuera del NES). Las tensiones políticas y la imposibilidad de llegar a acuerdos políticos con el (Gobierno) sirio dificultan que los pacientes reciban tratamiento en los hospitales del régimen. El hospital Sulaymaniya del KRI, que antes acogía a los pacientes procedentes del NES, está endureciendo las condiciones de acceso debido a la presión ejercida por Turquía sobre el Gobierno Regional del Kurdistán (iraquí). Los veteranos de la guerra contra el ISIS son estigmatizados como excombatientes, a pesar de las leyes internacionales que conceden a los heridos el derecho a ser considerados como civiles no combatientes. Algunos de ellos consiguen viajar a Europa por sus propios medios para recibir un tratamiento adecuado, pero esta solución sólo está al alcance de una pequeña minoría.

Uno de nuestros principales objetivos es, por tanto, desarrollar estructuras locales autónomas, con el fin de eliminar la dependencia de la insuficiente e incierta ayuda externa. También necesitamos más centros de fisioterapia. Necesitamos la ayuda de las ONG y de la Coalición en este sentido. Hay un centro en Sheddadi y estamos en proceso de abrir uno en Heseke, pero todavía nos faltan plazas. Estamos planeando crear toda una “ciudad” para albergar a los compañeros heridos, un lugar donde puedan vivir y recibir la ayuda adecuada, pero también donde puedan contar su historia de la revolución.

Nuestra Federación ha podido abrir una academia para formar personal de fisioterapia, financiada por las FDS (Fuerzas Democráticas de Siria), pero se necesitan más centros. Se están manteniendo conversaciones con la coalición y las ONG para obtener apoyo, que hasta ahora ha sido casi inexistente. Yo mismo soy un herido de guerra y puedo decir que estamos orgullosos de nuestra revolución y de nuestro sacrificio. Nuestros compañeros pueden estar heridos en el cuerpo, pero su espíritu sigue siendo decidido. Si la guerra amenazara su ciudad mañana, todos irían a defenderla, sin dudarlo.

FUENTE: Rojava Information Center (RIC) / Traducción: Rojava Azadi Madrid / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *