Para prevenir un resurgimiento de ISIS

Muchos de los terroristas de ISIS que han sido descubiertos y arrestados por las Fuerzas Democráticas de Siria (FDS) en los últimos meses tienen el mismo estribillo. Dicen que están en esto por el dinero.

Si muchos miembros de ISIS en el norte y este de Siria se unen por dinero, entonces la solución al terrorismo debería ser encontrar un trabajo bueno, útil y productivo para la gente de la región. Si la estabilización y la asistencia para el desarrollo se tomaran más en serio, estaríamos bien posicionados para prevenir otro resurgimiento de ISIS en la región anteriormente reclamada por el grupo terrorista como su “califato”.

La derrota territorial de ISIS ocurrió en marzo de 2019, cuando la aldea de Baghouz, el último bastión de ISIS que quedaba en el llamado “califato”, fue controlada por nuestras fuerzas. Decenas de miles de miembros de ISIS y sus familiares fueron capturados y puestos bajo la custodia de las FDS. Esta fue una victoria anunciada por el entonces presidente Donald Trump y celebrada en todo el mundo. Nuestros hombres y mujeres pagaron caro esta victoria. Más de 11.000 soldados de las FDS perdieron la vida en la batalla para liberar nuestra patria de ISIS. Ahora, los mercenarios sobreviven en centros de detención y sus células durmientes representan un grave riesgo para la estabilidad de la región.

Las FDS, con la ayuda del ejército estadounidense y la Coalición Global para Derrotar a ISIS, han estado realizando investigaciones y redadas para eliminar las células terroristas restantes. Desde principios de año, nuestras fuerzas han desmantelado a cientos de grupos terroristas que han estado conspirando para cometer atrocidades.

Además, ISIS todavía vive y respira. El campamento de Al-Hol alberga a más de 50.000 ex militantes de ISIS con sus familiares, mujeres y niños, muchos de los cuales emergieron de las cavernas y túneles subterráneos de Al Baghouz después de que nuestras fuerzas capturaran la aldea. Nadie había predicho que tanta gente se escondía en las sombras mientras luchábamos contra ISIS, pero todos debían ser detenidos. En los dos años transcurridos desde su captura, los funcionarios del norte y este de Siria han pedido a la comunidad internacional ayuda para procesar a todos estos detenidos, muchos de los cuales volverían directamente a luchar por el “califato” si fueran liberados. Hasta ahora, pocos estados-nación han ofrecido apoyo. Estos miembros de ISIS detenidos están sentados juntos todos los días, comiendo, rezando, planeando nuevos ataques terroristas, y enseñándoles a los niños su brutal ideología.

Además de los riesgos de las células durmientes restantes y los detenidos de ISIS, nuestra falta de desarrollo es otra causa de preocupación ante un resurgimiento del grupo terrorista.

Los aldeanos que no pueden encontrar trabajo en ningún otro lugar buscarán trabajo con ISIS. Es posible que estos trabajos no sean la primera opción para un aldeano, pero resultarán atractivos para alguien que no tenga mejores opciones.

En el norte y el este de Siria, como el resto de Siria, nuestra economía está en peligro. Tenemos del 80 al 85 por ciento de las personas que viven por debajo del umbral de la pobreza. Tenemos una tasa de desempleo masiva. Ahora, se proyecta que veamos un rendimiento de trigo de menos de la mitad de las 600.000 toneladas de trigo que nuestra región produce anualmente. Además de esto, la escasez de agua, como en la zona de Hesekê se ha generalizado debido a la ocupación turca de la estación de agua de Alouk, la sequía y el robo del agua del río Éufrates por parte de Turquía.

El peligro económico es una causa conocida de terrorismo. ISIS entiende esto y aprovechará las dificultades para reclutar más miembros. Mientras ISIS pueda pagar salarios, continuará reclutando nuevos miembros que estén desesperados por cualquier tipo de trabajo.

Lo que nuestra región realmente necesita para evitar un resurgimiento de ISIS, es asistencia económica. Necesitamos rehabilitar nuestros sistemas de riego, reconstruir nuestras escuelas, reconstruir nuestros puentes. Necesitamos que reparen nuestras fábricas y que el equipo que fue robado y vendido por ISIS sea reemplazado, para que nuestra región pueda producir una vez más. Necesitamos programas de capacitación y recuperación para nuestra gente, para ponerse al día después de diez años de guerra e inestabilidad. Necesitamos asistencia para la estabilización y el desarrollo de nuestra región para asegurar que nuestra frágil paz pueda perdurar. Esto ayudará a garantizar que la gente tenga un trabajo productivo y no caiga en las garras de ISIS debido a factores económicos.

Hicimos un servicio al mundo al combatir el flagelo del terrorismo global y evitar que los ataques se extendieran por el resto del mundo. Ahora, necesitamos que la comunidad internacional nos ayude a recuperarnos de las batallas que libramos por el bien de todos.

FUENTE: Sinam Sherkany Mohamad / Syrian Democratic Times / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *