Perfil de Rojava: una región autónoma nacida en medio de la guerra de Siria

Hay un “laboratorio de democracia” en el Medio Oriente llamado Rojava. Es una región del Medio Oriente que ahora es un lugar de práctica para los principios de la democracia confederal. Por lo tanto, los principios de democracia directa, igualdad de género y sostenibilidad son la base de la gobernanza autónoma en la región de Rojava, que incluye tres cantones en el norte de Siria (Cantón de Afrin, Cantón de Jazira y Cantón de Kobane) y la Región de Sheba.

El surgimiento de un gobierno autónomo en la región de Rojava no puede separarse de los conflictos armados, caóticos y prolongados, en Siria e Irak, así como de la violencia llevada a cabo por ISIS contra los kurdos en ese país.

Los kurdos son una nación sin un Estado, cuya gente se distribuye en cuatro países del Medio Oriente: Irán, Irak, Siria y Turquía. Separados por las fronteras nacionales, los kurdos tienen una experiencia histórica diferente, a pesar de que todavía sienten que son un pueblo con la misma suerte.

Rojava y la influencia de Abdullah Öcalan

Antes de que naciera ISIS y se extendiera el terror en Siria e Irak, la comunidad kurda tenía una larga experiencia de ser víctima de discriminación y violencia. En Turquía, por ejemplo, la comunidad kurda ha sido durante mucho tiempo objeto de represión y discriminación. De hecho, las palabras “kurdo” y “Kurdistán” están censuradas por el gobierno turco.

Este hecho se convirtió en uno de los impulsos para la formación del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), en 1974, con el ideólogo Abdullah Öcalan. Al comienzo de su surgimiento, el PKK estaba comprometido con el aliento del marxismo-leninismo y apoyó la formación de un Estado en Kurdistán a través de la revolución armada.

El PKK era una organización pequeña al principio, pero se convirtió en una fuerza política importante entre los kurdos. El gobierno turco también etiquetó a este grupo como terrorista, como lo hacen los países occidentales, y logró arrestar a Abdullah Öcalan.

Öcalan fue condenado a cadena perpetua por un tribunal turco. Fue durante su tiempo en prisión cuando las opiniones ideológicas de Öcalan cambiaron. Comenzó a considerar la idea del confederalismo democrático. Las ideas de Öcalan se inspiraron en el pensamiento de un socialista libertario de Estados Unidos, Murray Bookchin.

El confederalismo democrático enfatiza la autonomía de las regiones independientes del poder centralizado del Estado. Esta idea se basa en una forma de política participativa que está teñida por los valores del feminismo y el ambientalismo.

Los pensamientos de Öcalan inspiraron a la generación más joven de sucesores kurdos del PKK. Entonces, en el norte y este de Siria la idea de Öcalan se puso en práctica a través del establecimiento de la Administración Autónoma del Norte y Este de Siria (AANES), o lo que ahora se conoce como Rojava.

La democracia nace en medio del conflicto sirio

En el verano de 2012, la Unión Democrática Kurda (PYD), un partido sirio-kurdo con estrechos vínculos con el PKK, rápidamente tomó el control de tres áreas kurdas en el norte de Siria gracias al apoyo de su fuerza de milicias (las Unidades de Protección Popular / YPG).

Luego, en 2014 anunciaron la formación de un gobierno autónomo democrático en la región. Leezenberg (2016) sostiene que una transición pacífica de poder en las regiones de Rojava es posible porque existe un acuerdo entre el gobierno sirio y el PYD.

El gobierno sirio en ese momento se enfrentaba a la resistencia armada de los grupos rebeldes de oposición, opuestos al gobierno de Bashar Al Assad. Con una capacidad de combate efectiva, las YPG se sumergieron en este conflicto armado tanto contra los rebeldes como contra los ejércitos de ISIS.

La participación de las YPG en la lucha contra los grupos rebeldes y el ISIS es un hecho sorprendente, considerando que las relaciones entre los kurdos y el gobierno sirio eran tensas en ese momento.

Durante el período de 2014 a 2015, las fuerzas de las YPG junto con las milicias del PKK y el Ejército Sirio Libre lograron frustrar muchos ataques de ISIS. También lograron presionar a ISIS en varias áreas.

Este éxito demostró la eficacia del ejército kurdo, que inmediatamente atrajo la atención de los medios internacionales y acercó a Estados Unidos a las YPG. Por otro lado, el aumento del prestigio de las YPG preocupa al gobierno turco.

Anteriormente, junto con varios otros grupos políticos, el PYD formó en 2013 la coalición Movimiento por la Sociedad Democrática (TEV-DEM), que es inclusiva, multiétnica y multicultural.

Esta coalición luego redactó una Constitución, que se convirtió en la base de la región autónoma kurda en Siria. Después de la celebración del referéndum, la Constitución se adoptó inmediatamente en las tres regiones (Afrin, Jazira y Éufrates), en 2014.

Esta Constitución recibió el nombre de “Carta del Contrato Social”. Además de contener los conceptos básicos de gobernanza en Rojava, la Constitución regula el cumplimiento de los derechos humanos hasta la implementación de la igualdad de género (artículo 28).

El artículo 8 de esta Constitución dice: “Cada Cantón de la región autónoma se basa en el principio básico de autogobierno. Cada Región puede elegir libremente a sus representantes y órganos de representación, y puede luchar por sus derechos siempre que no estén en conflicto con los artículos de la Constitución”.

Como consecuencia, las áreas en Rojava no son administradas por el gobierno estatal (Estado), sino por las unidades políticas de la comunidad.

Este modelo de gobernanza comunitaria sigue los pasos de los pensamientos de Öcalan y Bookchin, sobre cómo la sociedad se gestiona democráticamente.

“Rojava no es un Estado kurdo ni una administración kurda”, escribió Evangelos Aretaios en un informe en el sitio web Open Democracy. “Es el gobierno del Kurdistán sirio formado por varias etnias y religiones que tienen un papel en la implementación de la democracia y el gobierno”.

A pesar de haber implementado con éxito una gobernanza alternativa del Estado-nación en los últimos años y haber paralizado con a ISIS, Rojava aún no está libre de la amenaza de un ataque. Además, hasta ahora, ningún país ha reconocido la autonomía en Rojava.

Después de que Estados Unidos, el aliado de Rojava en la lucha contra ISIS, se retirara del Medio Oriente, Rojava estuvo en peligro de una invasión militar turca. La historia del conflicto entre Turquía y el PKK, y la afiliación del PKK con los kurdos de Rojava, le permitió al régimen de Erdogan atacar Rojava cuando invadió el norte de Siria.

Uno de los casos más recientes se vio el 17 de agosto de 2021, cuando Turquía llevó a cabo bombardeos en la región de Rojava, que resultaron en la muerte de un civil e hiriendo a otros cinco.

Turquía es miembro de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). La membresía de Turquía en la OTAN ciertamente hace que Estados Unidos tenga que pensarlo dos veces si quiere interferir en los intereses de Turquía sobre Rojava. Mientras Turquía todavía vea a los kurdos como rebeldes, la amenaza de una invasión militar seguirá acechando en Rojava.

FUENTE: Stanislaus Axel Paskalis / Kaos en la Red

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.