Publican el informe “Destrucción de tumbas kurdas por parte de Turquía”

Deniz Arbet Nejbir, asesor jurídico de Mojust e investigador asociado de la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados John Hopkins, redactó un informe titulado “La destrucción de tumbas kurdas por parte de Turquía”, publicado por el Observatorio de Justicia de Mesopotamia (MOJUST) y la asociación turca Özgürlük için Hukukçular Derneği (Asociación de Abogados por la Libertad – ÖHD).

El informe proporciona, por primera vez, un relato sin precedentes de los actos de destrucción de Turquía que se han dirigido contra los cementerios y tumbas kurdas en el sureste de Turquía (Kurdistán del Norte, Bakur) desde 2015 hasta finales de 2020.

Los actos sistemáticos de destrucción de cementerios y lápidas kurdas por parte de las fuerzas de seguridad turcas en 11 provincias del sureste de Turquía demuestran uno de los modernos métodos de represión impulsados por el Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), que ha reforzado la política de aniquilación kurda de Turquía.

El Partido Democrático de los Pueblos (HDP) ha realizado numerosas denuncias contra el Ejecutivo, al que responsabiliza de estos ataques generalizados y sistemáticos.

Este informe es único por tres razones significativas. En primer lugar, consolida las noticias disponibles presentadas por los periódicos nacionales e internacionales, así como las agencias de noticias y las conclusiones de las asociaciones de derechos humanos de Turquía, que han abordado la naturaleza y la forma de los ataques del Estado turco a las tumbas y cementerios kurdos.

En segundo lugar, demuestra cómo el HDP intenta persistentemente de denunciar al Estado turco y al actual gobierno por estos ataques generalizados y sistemáticos contra los cementerios y tumbas en Bakur.

Por último, presenta un estudio riguroso con métodos empíricos que han utilizado tanto Mojust como la ÖHD en sus esfuerzos para ayudar a las víctimas de estos ataques, en su búsqueda de justicia con el fin de romper la tradicional y sistemática política de impunidad del Estado para los autores de estos crímenes.

Para proporcionar un contexto político a estos actos de destrucción por parte del Estado turco, la primera parte del informe también ofrece un breve resumen de la política de supresión kurda en Turquía tanto bajo el régimen kemalista (desde 1923 hasta 2002) como bajo el régimen de Erdogan (desde 2002 hasta la actualidad).

El informe tiene la ventaja añadida de poner a disposición del público, en un solo lugar, información sobre los actos sistemáticos de destrucción de Turquía contra los cementerios y tumbas en el Kurdistán del Norte. En este contexto, esta investigación llena un importante vacío en el campo de los estudios kurdos.

Las conclusiones de la investigación revelan que la información de acceso público indica que las fuerzas de seguridad turcas realizaron 122 ataques contra cementerios kurdos entre el 17 de septiembre de 2015 y el 4 de abril de 2020. Como resultado de estos actos continuos de destrucción de cementerios y lápidas, al menos 1.644 tumbas fueron completamente destruidas y 2.926 tumbas fueron objeto de vandalismo.

Las fuerzas de seguridad turcas destruyeron por completo 18 cementerios donde se encuentran las tumbas de militantes caídos del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), en 11 provincias del sureste de Turquía mediante bombardeos aéreos y el uso de explosivos durante los periodos de tiempo mencionados.

Paralelamente a estos ataques, las fuerzas de seguridad vandalizaron -de forma sistemática y generalizada- las tumbas de los miembros del PKK en los cementerios públicos de todas las provincias de la región kurda desde 2015. Por ejemplo, 900 tumbas fueron completamente destruidas y 1.475 vandalizadas en la provincia de Sirnak; 143 tumbas fueron completamente destruidas y 340 vandalizadas en la provincia de Diyarbakir; 200 tumbas fueron completamente destruidas y 369 vandalizadas en la provincia de Batman; 150 tumbas fueron completamente destruidas y tres vandalizadas en la provincia de Tunceli (Dersim); 41 tumbas fueron destruidas y 69 vandalizadas en la provincia de Van; 200 tumbas vandalizadas en la provincia de Siirt; 232 tumbas vandalizadas en la provincia de Mardin; nueve tumbas completamente destruidas y tres vandalizadas en Suruc/Sanliurfa; 267 tumbas completamente destruidas en la provincia de Bitlis; 54 tumbas completamente destruidas en la provincia de Hakkari; 27 tumbas completamente destruidas y ocho vandalizadas en la provincia de Mus, y 80 tumbas vandalizadas en la provincia de Bingol.

Estas cifras también presentan el número mínimo de tumbas que fueron destruidas y dañadas. Todavía se desconoce el número exacto de tumbas que fueron objeto de destrucción en el sureste del país.

Tal y como afirma la Asociación Unidad y Cultura para la Ayuda y Solidaridad con las Familias que Perdieron a sus Parientes en la Cuna de las Civilizaciones (MEBYA-DER), las cifras mencionadas de las tumbas vandalizadas proporcionadas en la investigación sólo pueden “corresponder a menos de una cuarta parte de las cifras reales”, debido a que cualquier investigación sobre este tema es constante y persistentemente bloqueada y criminalizada por el Estado turco.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.