Reflexiones sobre la guerra, la hipocresía, el racismo y la solidaridad selectiva

Mis padres se hicieron adultos durante la Segunda Guerra Mundial y vivieron bajo la brutal ocupación militar japonesa en el sudeste asiático, donde nací y viví hasta que mi familia emigró a Australia. De niño, me contaron las atrocidades indecibles de los tiempos de guerra, de las que fue testigo mi padre, pero también me contaron momentos de bondad, a veces incluso de algunos de los soldados ocupantes.

Pero la guerra también revela los despiadados intereses de los poderosos, que pueden sacar sistemáticamente lo peor de las personas, lo que convierte a algunos en autores de masacres, en carceleros y en torturadores.

Muchos de mis amigos kurdos, palestinos y de las Primeras Naciones se han dado cuenta, nada más estallar la última guerra en Ucrania, de la selectividad con la que los medios de comunicación, los políticos y otros creadores de opinión responden a la guerra y al sufrimiento de la gente. ¿Por qué hay mucha menos indignación y acción internacional sobre los muchos años de opresión y ocupación que han sufrido los pueblos de las Primeras Naciones y los pueblos del Sur global?

Está claro que el racismo está en juego. Los medios de comunicación y los dirigentes de los países más poderosos del mundo, demuestran una y otra vez que consideran que la vida de algunas personas es mucho más valiosa que la de otras, y que la vida de los blancos suele tener un precio más alto.

Pero, ¿realmente nos escandaliza esto? Deberíamos estar enfadados e indignados, pero no escandalizados porque, al fin y al cabo, esto es lo que hemos vivido tantas veces.

El racismo, la hipocresía y la solidaridad humana selectiva pueden incluso empezar a torcer los puntos de vista y las acciones de muchas personas que se indignan ante todas las guerras y la opresión, simplemente como resultado de que los medios de comunicación nos desensibilizan ante el dolor y el sufrimiento de “otros” pueblos.

Es indignante, pero tenemos que hacer algo más que expresar nuestra indignación. Tenemos que explicar la historia y los contornos de la riqueza, el poder y los privilegios que sustentan, y refuerzan sistemáticamente esta hipocresía racista.

Hace unas cinco décadas, cuando yo era un joven de 17 años que vivía por primera vez en un país rico y privilegiado, recibí una demostración de las raíces históricas del racismo.

Iba en un autobús de camino a un colegio, en el que intentaba obtener calificaciones para entrar en una universidad australiana, cuando un hombre europeo alto y mayor, con acento inglés, se sentó a mi lado.

Dijo que también era estudiante de la misma universidad y luego me explicó sin rodeos por qué creía que era “obvio” que los blancos eran superiores a todos los demás pueblos.

“Sin ánimo de ofender”, dijo, “pero si se mira la historia se ve que los europeos son superiores porque por eso hemos ganado todas las guerras y colonizado el mundo”.

Sin ánimo de ofender. Este hombre había sido subvencionado por el gobierno australiano para emigrar a este país. Por el contrario, mi familia y otros innumerables inmigrantes y refugiados no blancos habían pagado su propio camino, haciendo enormes sacrificios para escapar del conflicto, la discriminación o la pobreza.

Me enfadé y me indigné, lo que me hizo elegir una vida como activista contra toda opresión. Cuanto más me implicaba en los movimientos por la justicia y la liberación, más ejemplos encontraba de los vínculos entre el poder y los privilegios y el racismo. Y la educación más eficaz sobre esta cuestión vino de la participación en la lucha por la justicia de los pueblos de las Primeras Naciones de Australia.

Los pueblos indígenas de este continente fueron brutalmente desposeídos por los colonizadores europeos, que llevaron a cabo masacres y otras políticas sistemáticamente genocidas, en una prolongada guerra fronteriza que comenzó a finales del siglo XVIII pero que, podríamos decir, se extiende incluso hasta hoy, porque las cárceles de este rico país están desproporcionadamente llenas de personas de las Primeras Naciones.

Los habitantes de las Primeras Naciones representan ahora algo más del 3% de la población de Australia, pero el 29,5% de la población penitenciaria. Y esta desproporción está empeorando.

En el año 2000, los habitantes de las Primeras Naciones tenían 13,5 veces más probabilidades de ser encarcelados que los australianos no indígenas; en 2020, esta proporción se había multiplicado por 15,6.

Los niños de las Primeras Naciones constituyen un escandaloso 48% de la población juvenil detenida, y tienen 17 veces más probabilidades de ser encarcelados que los niños que no son de las Primeras Naciones. Esto es una advertencia de un exceso de encarcelamiento aún mayor en el futuro.

Se han producido más de 500 muertes de personas de las Primeras Naciones bajo custodia desde que una investigación nacional, largamente solicitada, sacó a la luz este problema en 1991.

Esto es nada menos que la criminalización del sector más pobre y oprimido de la población de este rico país. La tasa de mortalidad de los niños de las Primeras Naciones de entre 0 y 4 años es el doble que la de los demás australianos; la esperanza de vida de las Primeras Naciones es entre 7 y 9 años menor que la de los demás, y el 19,3% de los habitantes de las Primeras Naciones viven en la pobreza, en comparación con el 12,4% del resto del país.

La persistencia de esta desigualdad alimenta -perversamente- la idea racista de la “inferioridad” de los pueblos de las Primeras Naciones. No hace muchos años, un importante periódico de este país publicaba a gritos titulares que declaraban que los habitantes de las Primeras Naciones eran una “raza más criminal”.

Así que cuando vemos la flagrante hipocresía racista en el escenario mundial hoy en día, y el llamado selectivo de los belicistas (Putin es llamado pero no el dictador turco Erdogan), no es porque los kurdos, los palestinos, los yemeníes, los somalíes y todos los demás pueblos no europeos oprimidos y asolados por la guerra no han sufrido tanto como el pueblo ucraniano, sino que, perversamente, porque han sufrido más y durante más tiempo; eso ha sido utilizado por las instituciones de los ricos y poderosos para desvalorizar sistemáticamente su sufrimiento.

¿Y por qué? Porque les conviene a sus intereses, que es fundamentalmente preservar su dominio económico y político del mundo, lo que a su vez les permite acumular más riqueza y poder. La guerra puede, como se dice, sacar lo mejor y lo peor de las personas, pero seamos claros sobre los sistemas de opresión que dan forma a ese proceso.

FUENTE: Peter Boyle / Medya News / Rojava Azadi Madrid

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.