Refugiados de Makhmur se movilizan contra ataques turcos

Los habitantes del campamento de Makhmur, donde viven más de 15 mil personas en el Kurdistán iraquí (Bashur, norte de Irak), se reunieron frente al edificio de la Asociación de Familias de Mártires y marcharon hacia el lugar donde el ejército turco lanzó un ataque con drones el sábado pasado. El bombardeo como objetivo a los civiles que habitan el lugar.

Antes de leer una declaración, se guardó un minuto de silencio por todos los mártires del Movimiento por la Libertad del Kurdistán. El miembro de la Coordinación de la Asamblea de Iştar, Çiçek Cengiz, leyó una declaración en la que se denunció que los ataques del Estado turco se realizan en cooperación con el Partido Democrático de Kurdistán (PDK), que gobierna la región semi-autónoma de Bashur.

En la declaración también se condenó la negligencia y el silencio del gobierno iraquí y las Naciones Unidas, esta última a cargo del campamento de refugiados de Makhmur.

Los refugiados y las refugiadas coincidieron en que el silencio significa ayudar al Estado turco, por lo cual pidieron a la ONU y al Ministerio de Inmigración y Refugiados de la administración iraquí, que cumplan con sus responsabilidades.

Según informaron medios internacionales, los bombardeos turcos le costaron la vida a tres civiles. Rashad Galali, un diputado kurdo de Makhmur, dijo a la agencia de noticias AFP que el bombardeo tuvo como objetivo “una guardería de niños cerca de una escuela” en el campo de refugiados. “Tres civiles murieron y dos resultaron heridos”, indicó, precisando que no murió ningún niño.

A principios de esta semana, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan había mencionado el campo de Makhmur, que se encuentra a 250 kilómetros de la frontera turca. El mandatario lo comparó con las montañas de Qandil, en la frontera oriental de Irak, donde se encuentran las bases de las guerrillas del Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK).

“Para nosotros, el tema de Makhmur es tan importante como Qandil. Porque Makhmur es casi la incubadora de Qandil. Y si no intervenimos, esta incubadora va a seguir produciendo (terroristas)”, argumentó el mandatario turco. “La ONU no limpia este lugar, nosotros nos encargaremos”, amenazó Erdogan.

Luego del ataque a Makhmur, el presidente iraquí Barham Salih condenó enérgicamente el bombardeo, de “paso peligroso” por parte de Turquía. En una declaración, el mandatario aseguró que el ataque pone en peligro la vida de los civiles, incluidos los refugiados, y es contrario a las leyes internacionales y humanitarias.

Ante los reiterados bombardeos turcos en diferentes zonas de Bashur, unas 50 organizaciones no gubernamentales denunciaron esta invasión militar ante la oficina de la ONU, en la ciudad de Sulaymaniyah.

Según la agencia RojNews, Milko Bazyani, secretario del Partido de los Verdes del Kurdistán, dijo que se han reunido con funcionarios de la ONU en nombre de 50 ONG y les han presentado una petición de denuncia.

Bazyani se comprometió a seguir de cerca el proceso, afirmando que “la naturaleza del Kurdistán es nuestra línea roja. Nos opondremos a que cualquier partido o Estado ponga sus manos sobre ella. La naturaleza y el medio ambiente son un derecho fundamental que reclamamos”.

FUENTE: ANF / AFP / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.