#RiseUp4Rojava analiza los actuales acontecimientos políticos en Kurdistán

En un reciente análisis difundido, la plataforma #RiseUp4Rojava evaluó los actuales acontecimientos políticos en Kurdistán, región que es víctima de bombardeos permanentes por parte del Estado turco.

A continuación, publicamos fragmentos del documento completo:

Hoy escribimos en el día 65 de la heroica resistencia de la guerrilla en las zonas fronterizas de las Áreas de Defensa de Medya (Bashur, Kurdistán iraquí). El 23 de abril, el ejército de ocupación turco lanzó un asalto total contra las regiones de Metîna, Zap y Avaşîn, controladas por la guerrilla. La operación a gran escala recibió el nombre de “Garra Rayo” y “Garra Trueno”. Es una operación que se une directamente a la espiral de escalada de los últimos seis años en los que la dictadura fascista del AKP-MHP de Turquía ha hecho todo lo posible para romper la voluntad de libertad y resistencia del pueblo kurdo y de todas las fuerzas antifascistas de la región. Este ataque es la continuación de la guerra en las ciudades del Kurdistán del Norte (Bakur) en 2015 y 2016, la invasión en Afrin en 2018, en Girê Spî y Serêkaniyê en 2019, así como las guerras de agresión contra las guerrillas en las zonas de Xakurkê y Heftanîn.

El concepto de “ponerlos de rodillas”

Ya en octubre de 2014, en pleno apogeo de la resistencia en Kobanê contra ISIS, y mientras prevalecía un alto el fuego en Turquía y el Kurdistán del Norte desde el Newroz de 2013, los dirigentes del Estado turco decidieron el plan “ponerlos de rodillas” (Plana Çokdanîne). En pocas palabras, este plan consiste en poner de rodillas al Movimiento por la Libertad del Kurdistán y, en primer lugar, a su vanguardia, el PKK (Partido de los Trabajadores de Kurdistán). Para ello, se han movilizado todos los recursos militares, financieros-económicos y político-diplomáticos de que dispone el Estado turco desde hace seis años. Erdogan y el gobierno del AKP-MHP ven esta guerra como la única forma de mantener el poder y realizar sus aspiraciones imperiales.

Fue a finales del verano de 2014 cuando el pueblo de Rojava y sus fuerzas de defensa YPG e YPJ se levantaron heroicamente contra el avance de ISIS. Al mismo tiempo, después de que los Pesmerga del PDK (Partido Democrático de Kurdistán) abandonaran sus posiciones en todas las líneas del frente, las guerrillas de las YPG y las YJA-Star (Unidades de Mujeres Libres) en el sur del Kurdistán/norte de Irak se apresuraron a socorrer a los yezidíes en Shengal, en una operación histórica y pusieron fin al avance de las bandas islamistas en Kirkuk, Maxhmur y Hewler. Inspirados por la Revolución en Rojava y la resistencia contra ISIS, millones de personas en todo el mundo salieron a las calles y declararon su solidaridad. Surgió un nuevo movimiento internacional.

En el Kurdistán del Norte, en el levantamiento de octubre del 5 al 9 de octubre, los pueblos hicieron temblar de miedo y ansiedad a los gobernantes de Turquía durante unos días. Las instituciones del Estado y del gobierno ardieron en llamas y los soldados no se atrevieron a salir de sus cuarteles. 2014 fue un año de duro enfrentamiento y el movimiento revolucionario creció a partir de él y se hizo más fuerte y más grande día a día. Rojava resistió con éxito y se ganó el corazón de muchas personas en todo el mundo, en el Kurdistán del Norte y en Turquía se organizaron las masas, el proyecto del HDP (Partido Democrático de los Pueblos) se puso en marcha, en el Sur las guerrillas ganaron una popularidad largamente desconocida gracias a su intervención desinteresada y abnegada contra ISIS.

El Estado turco esperaba utilizar el periodo de alto el fuego para ablandar el movimiento y diluir sus principios ideológicos, pero, en cambio, la lucha armada atrajo a más gente de la que había atraído en mucho tiempo. Solo en agosto de 2014, Murat Karayilan declaró que más de 1.000 hombres y mujeres se habían unido a la guerrilla en el transcurso de un solo mes. La resistencia en Kobanê se mantuvo inquebrantable a pesar de la aparente superioridad de ISIS, entre otras cosas porque los guerrilleros y cientos de jóvenes del norte se pusieron en marcha, cruzaron la frontera hacia Kobanê, se unieron a la resistencia justo en el frente y, en su mayor parte, dieron su vida para evitar la caída de Kobanê a cualquier precio.

Para leer el informe completa, click aquí

FUENTE: RiseUp4Rojava / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *