Rojava: en la base de la Revolución (Fotogalería)

Desde sus inicios, en 2013, lo que se ha convertido en la Administración Autónoma del Norte y Este de Siria (AANES) ha estado tratando de poner en marcha, en las áreas bajo su control, el proyecto de confederalismo democrático teorizado por el revolucionario Abdullah Öcalan, líder del PKK.

Hoy en día, la AANES se enfrenta a muchas dificultades: amenazas repetidas de invasión turca, bloqueo de sus fronteras, interferencia de la Coalición Internacional y ONG’S que desembarcaron en gran número después de la derrota militar del Daesh, en 2019. El proyecto político que lleva la Administración Autónoma sigue echando raíces en la población, y esto gracias a las personas que han optado por involucrarse desde los primeros días de la Revolución; cuando no fue así, lo hicieron clandestinamente, desde hace años.

En muchas aldeas de las zonas rurales, los residentes están trabajando para implementar la autogestión de la vida cotidiana a través de los municipios y asambleas locales. A menudo, estas mujeres y hombres han pagado un alto precio por ganarse el derecho a existir libremente.

Beyandûr, área bajo el control de la Administración Autónoma del Norte y Este de Siria. La región fue convertida una vez el granero de Siria por el régimen de Al Assad, a costa de la destrucción de la biodiversidad y el uso excesivo del suelo y el agua. Incluso hoy en día, la agricultura es uno de los principales recursos y la población sigue siendo muy rural. En el panel, la fotografía de Egîd, un niño del pueblo. Fue martirizado en 2017 en Raqqa, después de varios años en las autodefensas de la Revolución, las YPG. Su padre, Abou Egîd, también luchador, estaba a menos de 100 metros de distancia.

Abou Egîd y Menifa, su esposa, frente a su casa. Abou Egîd luchó durante mucho tiempo en las YPG/SDF (Fuerzas Democráticas Sirias); ahora está ocupado visitando a las familias de los mártires para comprobar qué necesitan. Menifa, por su parte, se involucró desde el inicio de la Revolución dentro del Kongra Star, el movimiento de mujeres, y del PYD (Partido de la Unión Democrática), la estructura política kurda que tiene su origen en el proyecto de confederalismo democrático en Siria. Ella resultó herida por un bombardeo en la ciudad de Serêkaniyê en 2019, durante el ataque turco, después de ir allí en apoyo a los habitantes. Su lesión la obligó a dejar de trabajar con las cooperativas de los pueblos de los alrededores. Ahora está en el PYD y en el municipio de su aldea. Además de un hijo caído, tienen una hija que está involucrada en las guerrillas del PKK, el Partido de los Trabajadores del Kurdistán.

Berivan tiene 14 años. Lleva dos años jugando al fútbol en Qamishlo, la antigua capital de facto de  la Administración Autónoma, en el club Berxwedan, que está patrocinado por las Asayish, las fuerzas de seguridad interna. A ella también le encanta cantar. Con una pequeña cantidad de dinero recibido como regalo cuando su equipo ganó la Copa Siria, en 2019, le compró zapatos a su madre, que los perdió en Serêkaniyê durante un bombardeo turco. En su equipo hay unas quince jugadoras.

Los tres idiomas oficiales de la Administración Autónoma son el kurdo, el árabe y el siríaco. Una de las primeras reformas de la Administración fue precisamente reconocer la existencia de las lenguas de cada pueblo en el norte de Siria y darles la libertad de aprenderlas.

Una reunión de la comuna en el pueblo. Los municipios son asambleas en las que puede participar cada habitante. Se organizan en comités (salud, economía, autodefensa, mujeres, etc.); se habla de servicios a la población, necesidades… Por ejemplo: suministro de fuel oil, pan, rehabilitación de carreteras, protección de campos. En este día, la asistencia se reduce debido al Covid-19. Se habla de la renovación de un puente que unirá la tierra de los habitantes. Menifa dice: “Los hombres ejercen mucha presión sobre las mujeres. Por ejemplo, cuando comencé a trabajar, mi padrastro y su familia me presionaron para que dejara de trabajar. Pero ahora me felicitan. Los inicios de la Revolución fueron difíciles porque hubo poca gente involucrada. Cuando comenzó la asamblea, en 2013, no había mucha gente. Hemos trabajado mucho. Solo había cuatro comisiones al principio; ahora hay muchas más. Al principio, mi esposo y mi hija me dijeron que tenía que unirme a la comuna. Les dije que no había ido mucho a la escuela, que no sabía leer ni escribir bien. Pero me dijeron que podía trabajar y ayudar a la gente, que era una persona como cualquier otra”.

La aldea kurda de Beyandûr se ha mantenido en subdesarrollo por el régimen sirio. El río, casi vacío por la sequía, necesita una limpieza. Es función del municipio liberar los recursos necesarios y organizar el trabajo.

Abu Egîd, Menifa y otro veterano visitan a Hatiya Sexmus, esposa de Abu Macid, martirizado en Deir Ezzor; la ciudad vio al régimen de Al Assad enfrentarse a las fuerzas rebeldes y yihadistas de Daesh. Abou Egîd y él eran hermanos de armas: se unieron a las YPG al mismo tiempo. Abu Macid era profesor. Dos de sus hijos están en las fuerzas de seguridad interna, las Asayish, y una de sus hijas luchó en las YPJ, la rama femenina de las autodefensas revolucionarias.

Uno de los hijos de Abu Macid le dio a su hijo el nombre de su padre como tributo: una tradición común. También viven en el pueblo y cuidan a su madre.

En las aldeas del norte de Siria, toda la economía se centra en la agricultura. Los campos se extienden hasta donde alcanza la vista, aplastados por el calor durante el día. Al fondo, la cercana frontera con Turquía está bloqueada por un alto muro de hormigón que se ilumina por la noche. Los campesinos que se aventuran cerca del muro corren el riesgo de que los soldados turcos les disparen. Los residentes temen que una próxima ofensiva del ejército turco los empuje al exilio.

La comuna del pueblo de Beyandûr organizó la iluminación del campo deportivo para los jóvenes. El voleibol y el fútbol son dos deportes populares en Rojava. Además de las actividades deportivas, el lugar ofrece un espacio donde los residentes pueden reunirse, charlar alrededor de una pipa de agua, sentados en sillas de plástico.

Mahmud Yussef recibe a los recién llegados. Durante la cosecha, los habitantes organizan patrullas en los campos para evitar incendios provocados por Daesh con el fin de destruir los cultivos. Mahmud es copresidente de la comuna del pueblo; dice con orgullo que vio a Öcalan, desde lejos, en la década de 1990, cuando el PKK abrió su primera academia en el Valle de Bekaa, en el Líbano. En ese momento, el partido estaba organizando giras para grupos de Siria. Uno de sus hijos, miembro de las fuerzas de seguridad interna, conocido por su participación en el campo cultural, fue asesinado por un coche bomba.

Las patrullas están formadas por ciudadanos comunes y voluntarios de las HPC, las fuerzas de protección de la sociedad: no son profesionales de la seguridad, pero han recibido capacitación y son llamados regularmente para apoyar a las Asayish en controles en los puestos de control, vigilancia de campos o vecindarios. La capacidad de defenderse es un elemento importante del proyecto confederalista democrático.

Cerca de Tirbespiye, un área bajo el control de la Administración Autónoma. Mahaya Jangir es parte de las HPC-Jin, la rama femenina de esas fuerzas. Inicialmente, tuvieron que luchar para ser aceptadas por la población. Su contribución a la protección de la comunidad, sin embargo, terminó siendo reconocida, especialmente durante la lucha contra los incendios provocados por Daesh. “Empecé a entrenarme en armas e ideología. Estoy aquí para defender a nuestros niños y nuestra tierra. Hay mujeres hermosas en todo el mundo, somos las que nos resistimos. No mires nuestros vestidos, sino nuestras ideas. Somos humanos. No nos gustan los muertos, ni la guerra, ni la sangre. Queremos la hermandad entre kurdos, árabes y cristianos. Mi marido fue martirizado en Rumeilan”.

En estos pequeños caminos rurales bordeados por campos de trigo y pozos de petróleo, las HPC realizan controles. Los recuerdos del verano de 2019, cuando las células durmientes de Daesh devastaron cultivos quemando campos, todavía están en la mente de todos. La amenaza ha disminuido en gran medida.

La carretera, que suele estar muy transitada, está tranquila esta noche. El calor opresivo da paso al relativo frescor del crepúsculo. En una hora, las HPC serán llamadas para otra misión: deberán acompañar a las Asayish en un punto de control. Mahaya tendrá que volver para cuidar a sus nietos.

El petróleo, la agricultura y la ganadería son los principales recursos del norte de Siria. Cuando termina la cosecha, los agricultores alquilan sus campos a los criadores.

Tirbespiye. Fajire Jaffar Khalef y su hija Beritan. Se unió a las YPJ en 2013, luego se casó y decidió involucrarse en la sociedad civil. Ella es la coordinadora de las HPC-Jin. Su madre, Nahima Sabri Sexo, de 50 años, se unió a las HPC en 2014. También tiene un hijo en las filas de las YPG.

Todas estas mujeres son voluntarias y han decidido involucrarse al servicio de la protección de su comunidad. La mayoría han perdido parientes en la guerra o tienen familiares involucrados en las Asayish. Algunas también participan en otras estructuras: movimiento de mujeres, Kongra Star, municipio, etc. Muchas han estado involucradas en la Revolución desde sus inicios. Para ellas, participar en la protección de la sociedad es un orgullo. Involucrarse en las HPC, o en otras estructuras, les permitió involucrarse en la vida pública y capacitarse en varios campos, y tener una educación integral a la que no tuvieron acceso bajo el régimen sirio, patriarcal y conservador.

Pueblo de Mesoq, bajo el control de la Administración Autónoma. Asamblea de la región de Aliyan, que reúne a treinta y dos pueblos. La asamblea es el intermediario local de la Administración: los vecinos acuden a la validación de sus papeles y presentan sus solicitudes. En la pared del fondo, el retrato de Abdullah Öcalan, teórico y revolucionario de la emancipación kurda para Oriente Medio y la Diáspora: está detenido desde 1999 en Turquía. Desde su prisión en la isla de İmrali, pensó en el confederalismo democrático en lugar del marxismo-leninismo original del PKK, en parte inspirado por el trabajo del comunista libertario estadounidense Murray Bookchin. Este marco de análisis y acción sirve como paradigma político para la empresa revolucionaria en marcha en Rojava.

Pueblo de Mesoq, bajo el control de la Administración Autónoma. Hafifa es miembro del Comité de Justicia de la Asamblea, junto con sus amigas Mawluda y Yusra. Está integrado por cuatro mujeres y cuatro hombres electos. Aunque no tienen formación jurídica, sus compañeros reconocen sus habilidades de mediación. La idea es evitar en la medida de lo posible pasar por un tratamiento legal y resolver los conflictos mediante la discusión. Si un conflicto no se resuelve, vuelve al comité de justicia en Tirbespiye, la ciudad de la que depende la región de Aliyan.

El papel del Comité de Justicia es resolver los conflictos a nivel local. Hoy, un granjero fue a la comisión porque uno de sus vecinos apacentaba sus ovejas en sus cultivos, destruyéndolos. La comisión deja pasar dos días antes de examinar el caso, tiempo suficiente para que los denunciantes lleguen a un acuerdo por su cuenta. A continuación, recibe a las dos partes y las escucha para discutir una solución.

Después de la sesión dominical del Comité de Justicia, Hafifa y Yusra se unen a Mawluda, Amel y las otras mujeres, con quienes se han organizado en una cooperativa agrícola.

Hafifa (izquierda), Amel, Yusra y Mawluda (a la derecha) son las primeras en lanzar, con la ayuda del Comité de Economía de Mujeres, una cooperativa agrícola. Cultivan trigo, comino y garbanzos; juntan su dinero para cubrir el costo de operación de la tierra, que es alquilada por la Administración por el 25% de las ganancias. Luego comparten los beneficios por igual al final de la cosecha. Los maridos de Hafifa y Mawluda están en las fuerzas de seguridad internas; el de Amel luchó durante mucho tiempo en las YPG.

Para ahorrar dinero, las mujeres hacen autostop o caminan al campo. En estas áreas remotas no hay transporte público.

Para la cosecha de trigo tienen que contratar segadores que vienen con sus máquinas. Estas tarifas se adelantan mediante la puesta en común del dinero de las mujeres. Amel se enorgullece de montar la cosechadora con Nafiya, la coordinadora de campo que supervisa el proyecto de la Comisión de Economía de la Mujer dentro de la Administración Autónoma.

Trabajan colectivamente. Al unirse a la cooperativa, todas aceptan participar en el trabajo y en las reuniones. Hafifa suele ir acompañada de su hija.

Este año 2021, la severa sequía, acentuada por Turquía -que ha represado el agua en ríos y arroyos- ha provocado malas cosechas. El trigo y los garbanzos no han madurado lo suficiente; los granos son demasiado pequeños. Los garbanzos solo pueden ser buenos para la alimentación animal.

FUENTE: Loez / https://www.revue-ballast.fr / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *