Rojava trata de construir una sociedad verde, pero Turquía la está privando de agua y energía

Casi lo primero que recibe a los recién llegados a Rojava son filas interminables de torres de perforación de petróleo que se extienden hacia el desierto, transportando decenas de miles de barriles de crudo de baja calidad todos los días y dejando el suelo circundante contaminado y rezumando cuando se golpea con una pala. Para los voluntarios internacionales atraídos a las regiones autónomas dirigidas por los kurdos por su visión de una sociedad ecológica, democrática directa y feminista, puede ser un espectáculo impactante.

“Sabemos que el petróleo es la riqueza de nuestra tierra”, dice a Novara Media Hediya Mihmed, copresidente del Comité de Ecología regional. “Pero tenemos que aprender a utilizarlo mejor. La verdad es que la economía de Rojava depende de la gasolina, que tiene un impacto negativo en el medio ambiente”.

Los otros dos pilares de la “Revolución de Rojava” están bien establecidos. Un sistema robusto y cada vez más activo de democracia local descentralizada está ganando vitalidad a medida que pasan los años; en 2020 se celebraron consultas públicas y reformas generalizadas en las regiones autónomas ahora conocidas como Administración Autónoma del Norte y Este de Siria (AANES). Mientras tanto, el movimiento de mujeres continúa logrando cambios sociales dramáticos a través de su red de consejos de mujeres, casas de mujeres y comités de reconciliación, incluso frente a la oposición violenta de elementos de la población local.

A pesar de los avances que se han logrado, Rojava se está quedando atrás en cuanto a medidas ecológicas. Si bien hay muchos proyectos ecológicos positivos en marcha, desde campañas de plantación de árboles a través de aldeas construidas de manera sostenible, hasta importantes proyectos cooperativos que cubren decenas de miles de hectáreas, a nivel macro la región es apenas más neutra en carbono de lo que estaba bajo el control del régimen de Bashar Al Assad.

Para entender por qué debemos reconocer el delicado equilibrio de poder geopolítico en la región. La red eléctrica en la AANES es casi toda hidroeléctrica, tal como lo era antes del estallido de la guerra en Siria. Desde la década de 1970, las regiones que componen la AANES han dependido de la presa Tabqa, más conocida como la presa del Éufrates, la más grande de Siria. La presa estaba destinada a alimentar una central hidroeléctrica con ocho turbinas capaces de producir 880MW por hora e irrigar un área de 640.000 hectáreas a ambos lados del río Éufrates. La presa nunca alcanzó su máximo potencial en ninguno de estos objetivos, y la energía que produce no se acerca lo suficiente para satisfacer las necesidades de los millones de personas que ahora viven en las regiones autónomas de la AANES. (En un buen día, la presa recibe alrededor de 300 M/s de agua y puede producir 200 MW/h de electricidad).

Por lo tanto, la electricidad de la red normalmente solo está disponible de cuatro a 12 horas al día, variando según la región de la AANES. La mayoría de las comunidades, por lo tanto, dependen de generadores de diesel crudo para compensar la brecha. Este diésel crudo, conocido como “mazut”, también se utiliza para alimentar automóviles y para calentar hogares. Mazut es la principal fuente de contaminación del aire en la AANES, mientras que la tierra sufre la contaminación por escorrentía de la extracción de petróleo utilizando equipos obsoletos de baja calidad. (Tabqa también se complementa con una pequeña central eléctrica de petróleo y otra presa más pequeña río arriba).

Para empeorar las cosas, las regiones árabes tribales y kurdas históricamente marginadas que componen la AANES nunca recibieron la autonomía para refinar su propio petróleo por parte del régimen de Al Assad, por lo que la AANES todavía se ve obligada a enviar petróleo a las regiones controladas por el régimen para refinamiento, o en algunos casos para participar en refinamiento ad-hoc altamente tóxico y derrochador sobre fuegos abiertos.

Armando agua

Hay varias razones para el déficit de capacidad hidroeléctrica que obliga a la región a depender de generadores diesel, todas las cuales apuntan a los diversos desafíos geopolíticos que se interponen entre la AANES y su visión de una sociedad más ecológica.

Primero, la presa resultó dañada en el transcurso de los combates. En 2013, los rebeldes sirios tomaron el área que rodea la presa, pero los ingenieros del régimen de Al Assad siguieron teniendo acceso para mantener el flujo de energía, una realidad de facto que se repite en otras partes de Siria, donde los técnicos del régimen también continuaron accediendo a campos petroleros y otras infraestructuras, incluso cuando cayó en manos de ISIS. No obstante, la presa sufrió daños en el conflicto. ISIS se apoderó de la presa en 2014.

Welat Derwish, jefe del Comité de Presas y Energía de la AANES, explica: “ISIS colocó minas en las ocho turbinas y las detonó. También quemaron la central eléctrica”. La AANES pudo restaurar cuatro turbinas en un año y medio, pero la presa está funcionando muy por debajo de su capacidad.

En segundo lugar, y de manera relacionada, la AANES no puede importar las piezas necesarias para reparar la presa. Las piezas industriales pesadas que se necesitan solo están disponibles para la compra del gobierno y no en el mercado abierto. Debido a su falta de estatus oficial o reconocimiento internacional, la AANES no puede comprar estas piezas. Tampoco puede reparar su debilitada tecnología de extracción de petróleo, gran parte de la cual también resultó dañada durante la guerra.

En tercer lugar, la situación se vio agravada por la devastadora invasión y ocupación de la AANES por parte de Turquía, en 2019. Con la luz verde de Estados Unidos, el asalto mató a cientos de personas y desplazó a cientos de miles de civiles. Turquía ahora está exigiendo que cantidades excesivas de energía sean dirigidas a las regiones ocupadas y aterrorizadas por sus milicias yihadistas, muchas de las cuales desvían energía adicional antes de que llegue a la menguante población local.

En el curso de la invasión, Turquía tomó el control de una estación clave de bombeo de agua. Ahora corta regularmente el flujo de agua a hasta un millón de civiles en otras partes de la AANES durante semanas o meses, exigiendo que la AANES dirija cada vez energía poder a las regiones bajo su control a pesar del hecho de que, como potencia ocupante, Turquía está requerido por el derecho internacional para satisfacer estas necesidades en las regiones bajo su control. Es el equivalente a que Israel exija que la Autoridad Palestina pague la factura de los servicios públicos por los asentamientos ilegales en Cisjordania.

Turquía cortó el flujo de agua 15 veces por separado a lo largo de 2020 y ha continuado hasta 2021, incluso exigiendo que la AANES financie la reparación de la infraestructura eléctrica destruida por los bombardeos turcos.

“El agua no debe utilizarse como moneda de cambio. Esto es sucio y poco ético. Como cuestión de humanidad, proporcionaremos electricidad, pero Turquía debería reparar las líneas (eléctricas) que ellos mismos destruyeron”, dijo a Novara el copresidente de Energía de la AANES, Rustem Ziyad.

En cuarto lugar, la invasión turca también obligó a la AANES a aceptar el regreso de los soldados del régimen sirio a las guarniciones y las líneas del frente en todo el territorio autónomo, en un acuerdo destinado a contener el devastador asalto de Turquía. Aunque la AANES conserva plena autonomía política y militar, el régimen ha podido reclamar una parte de la energía que se distribuye desde Tabqa, lo que ha provocado más apagones en toda la AANES.

Y quinto, como se señaló anteriormente, Turquía tiene un largo historial de convertir en armas su control de fuentes de agua clave como el Éufrates y el Tigris, en violación del derecho internacional. El gobierno de Erdogan ha estado desviando sistemáticamente el río Éufrates, lo que ha reducido el flujo de agua que llega a la presa de Tabqa. Esto da como resultado una disponibilidad aún menor de energía limpia, así como dificultades para los agricultores locales que dependen del Éufrates para regar sus campos, lo que impulsa una mayor dependencia de los generadores que consumen diesel.

Petropolítica

Más allá de todas estas preocupaciones, la AANES depende de las ventas de diésel, que constituyen la mayor parte de su escasa facturación anual. Con un presupuesto menor que el de casi cualquier Estado-nación del mundo, la AANES debe entregar pan subsidiado y otros artículos esenciales a millones de ciudadanos, mantener la provisión de servicios básicos y financiar fuerzas armadas capaces de mantener a raya a Turquía por un lado e ISIS por el otro.

Éstas son las duras realidades de intentar llevar una política energética progresiva a un sistema de gobierno fuera del control estatal. Una revolución verde en una región autónoma es tan difícil de lograr como el socialismo en un país. En cierto sentido, los desafíos que enfrenta la AANES son la imagen especular de los que se enfrentan, por ejemplo, en el Reino Unido, donde cualquier reducción del consumo de energía solo puede producirse a expensas de las importaciones masivas de CO2 del sur global. Al igual que los estados en la parte superior de la cadena alimentaria de consumo de energía, la AANES está vinculada a una petroeconomía regional de la que no puede simplemente optar por no participar.

“Hemos creado un cambio de mentalidad”, dice Mihmed, copresidenta del Comité de Ecología. “El sistema comunal es la base de una mentalidad comunitaria, con un enfoque en un medio ambiente limpio y la plantación de árboles. Pero la guerra no nos ha permitido seguir esta estrategia al máximo. Por ejemplo, nuestros proyectos de saneamiento y perforación de pozos fueron detenidos por la guerra. Lanzamos campañas de plantación de árboles, pero en Afrin (ocupada por Turquía) entonces (las milicias respaldadas por Turquía) han estado arrasando árboles. Ni siquiera tenemos las herramientas para medir el alcance de la contaminación o detener los derrames de petróleo”.

La AANES tiene un historial de superación para enfrentar los inmensos desafíos que se le presentan, con políticas audaces y de mente abierta. La crisis financiera de 2019/2020 impulsada por la crisis libanesa, la mala gestión financiera del régimen de Al Assad, el coronavirus y las sanciones de Estados Unidos a Siria, hicieron que la libra siria (SYP) perdiera el 400% de su valor en el espacio de un año y los lugareños luchasen por pagar los servicios básicos esenciales, ya que los salarios promedio cayeron de 100 dólares por mes a solo 25. En respuesta, la AANES introdujo una amplia gama de productos subsidiados: aceite, azúcar, lentejas, frijoles y otros productos básicos locales. También anunció un nuevo impulso para la autonomía alimentaria, con el objetivo de desarrollar la producción autónoma de verduras por primera vez en las próximas temporadas mediante la financiación de proyectos comunitarios y cooperativos de jardinería: “Cada patio debe convertirse en un huerto”’, decía el lema compartido con los lugareños en las reuniones comunales el verano pasado.

Tales esfuerzos son admirables y tendrán un impacto positivo en el medio ambiente local. Pero las reformas energéticas que necesita la región son de naturaleza macropolítica. Turquía debe verse obligada a permitir el flujo total de agua hacia la AANES para aumentar la cantidad de energía hidroeléctrica que se puede distribuir. El embargo parcial impuesto a la AANES debe levantarse para permitir que la Administración Autónoma importe nuevas piezas para la presa, sus propias refinerías para reducir su dependencia del régimen sirio, o incluso materiales como paneles solares para reducir por completo su dependencia del diésel. Estados Unidos podría abrir mañana, si quisiera, un cruce fronterizo de este tipo en la AANES: elige no hacerlo, y prefiere mantener la región marginada, aislada y diplomáticamente vulnerable.

La comunidad internacional debe intervenir para obligar a Turquía y a otros actores estatales hostiles a retirarse y permitir que la revolución ecológica en el espacio la AANES florezca. Hasta que esto suceda, la visión de la AANES de una Rojava verde permanecerá oculta detrás de nubes de humo mazut.

FUENTE: Matt Broomfield / Novara Media / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.