Rojava: un año para construir estabilidad y paz

Durante el año 2020, el norte y el este de Siria enfrentó una amplia variedad de desafíos: guerra, ocupación, terrorismo e inestabilidad, una fuerte recesión económica, una pandemia global y mucho más. Sin embargo, hemos enfrentado estos desafíos con determinación y compromiso con nuestra gente. Hemos actuado no solo por nuestro propio pueblo, sino también para proteger al mundo de la amenaza global del terrorismo de ISIS y actuar como un faro de democracia y estabilidad en Medio Oriente. Nuestros corazones aún laten con el deseo de llevar democracia, paz, estabilidad, igualdad y prosperidad a Medio Oriente. Todavía estamos en pie; es la fuerza de la gente del norte y este de Siria la roca sobre la que nos apoyamos.

Es por eso que 2021 es el año en que la gente del norte y este de Siria está pidiendo a la comunidad internacional que se la incluya en las conversaciones sobre el futuro de Siria. Pedimos que se nos reconozca como un actor clave en la solución de la crisis siria. Somos un tercio de Siria. Pedimos como mínimo la inclusión del Consejo Democrático Sirio (COSUDE) y la Administración Autónoma del Norte y Este de Siria (AANES) en las conversaciones de paz de la ONU ordenadas por la RCSNU 2254, así como en el Comité Constitucional sirio.

Hemos actuado constantemente a través de la crisis siria en beneficio de nuestra gente, Medio Oriente y el mundo. Pedimos ahora un asiento en la mesa, un lugar estable en las coaliciones mundiales y el reconocimiento como parte indispensable de una Siria democrática.

Los desafíos que hemos superado el año pasado han sido brutales. Si bien la mayor parte del mundo se enfrentó a la pandemia, hemos enfrentado la aparición del coronavirus con poco o ningún personal capacitado, pocas instalaciones médicas y una falta de máquinas de prueba y equipo de protección personal. Nuestra infraestructura de salud había quedado en desorden después de una década de guerra e inestabilidad. Pero con una respuesta unificada temprana, que incluye órdenes de quedarse en casa, restricciones de viaje y desinfección pública, hemos mantenido nuestros números de casos mucho más bajos de lo que podrían haber sido.

Hemos soportado continuos ataques y violaciones de derechos humanos por parte del ejército turco y las milicias respaldadas por Ankara, mientras que el resto del mundo mira hacia otro lado, incapaz de admitir que Turquía pueda cometer estas atrocidades. La actual ocupación turca de nuestra región -Afrin, Serêkaniyê y Gire Spi- ha venido acompañada de robos, asesinatos, secuestros y otras violaciones. Aunque Turquía puede estar perdiendo el favor de Occidente, todavía es capaz de ganar suficiente dinero para continuar librando el genocidio y el expansionismo territorial contra los kurdos y la gente del norte y este de Siria. El pueblo del norte y este de Siria ha resistido los ataques turcos con la misma determinación con la que derrotamos al “califato” de ISIS.

En 2020, nuestra economía colapsó como nunca antes. La libra siria permanece baja. Nuestra gente enfrenta índices de pobreza aún más altos. El hambre y la inseguridad alimentaria están aumentando. Estamos comprometidos a superar estos desafíos, y la administración del norte y este de Siria está trabajando todos los días para proporcionar ayuda alimentaria y agua, estabilizar los precios de los bienes y necesidades básicos, y asegurar los medicamentos y la nutrición que nuestro pueblo necesita.

La AANES es una autoridad que gobierna alrededor de un tercio del territorio sirio y cinco millones de personas. La AANES proporciona servicios diarios a millones de sirios, incluidos educación, electricidad, agua, saneamiento y seguridad en el norte y este del país. Sus fuerzas de seguridad, las Fuerzas Democráticas de Siria (FDS), son un firme aliado de Estados Unidos y un socio de la Coalición Global del Departamento de Estado de Estados Unidos para derrotar al ISIS. La derrota del “califato” del ISIS por parte de las FDS fue anunciada por el ex presidente Trump en marzo de 2019 y celebrada en todo el mundo.

Así que es hora de que nos incluyan en las conversaciones sobre nuestro futuro. La inclusión en las conversaciones sobre el futuro de Siria nos ayudará a desarrollar nuestra misión por una Siria democrática, recibir ayuda humanitaria, ampliar las capacidades de nuestra gobernanza y reducir el daño y el sufrimiento por el que muchos están pasando. Nos ayudará a reconstruir después de una década de guerra e inestabilidad, muchas de las cuales ocurrieron mientras luchamos contra el “califato” de ISIS y mantuvimos al resto del mundo a salvo de su violencia y opresión. Nos ayudará a generar impulso para recuperar nuestro territorio de la ocupación turca, restaurar los derechos humanos y la dignidad de nuestra región, y permitir que las personas desplazadas y los refugiados finalmente regresen a casa.

Deseamos que nuestro pueblo, al final de una larga y amarga década de dificultades, tenga el tipo de estabilidad y certeza que necesita para recuperar los pedazos de su vida. En muchos casos, son piezas que dejaron esparcidas por los cuatro rincones del mundo, cuando las personas se convirtieron en refugiados en otros lugares. Sigue siendo nuestro pueblo, ya sea que residan en el norte y el este de Siria o que regresen allí solo en sueños por la noche. Tantos anhelan volver. La inclusión en las conversaciones sobre nuestro futuro les dará a muchos la seguridad que necesitan para planificar su viaje de regreso.

Deseamos llevar la verdadera democracia a una Siria unificada, una Siria que respete las diversas comunidades, etnias y religiones de su gente, una Siria que defienda la igualdad, los derechos de las mujeres y los derechos humanos. Hacemos un llamado por una Siria descentralizada que permita a las comunidades tener poder sobre su gobierno local, funcionarios electos y recursos compartidos.

Somos una parte necesaria de una resolución pacífica del conflicto sirio, somos una fuerza para la democracia que se hace más brillante cada día y somos una parte integral del futuro de Siria.

FUENTE: Sinam Mohamad / Syrian Democratic Times / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *