Romper el silencio internacional sobre la agresión de Turquía

Una delegación internacional formada por 150 políticos, académicos, activistas y periodistas de toda Europa pretendía viajar esta semana a la región del Kurdistán iraquí para documentar la incursión militar de Turquía y contribuir al diálogo entre los distintos actores políticos kurdos. En lugar de ello, se han enfrentado a una fuerte represión, tanto por parte del principal partido, el PDK (Partido Democrático de Kurdistán), que a pesar de su condena oficial de la violación de la soberanía de la región por parte de Turquía, mantiene fuertes lazos económicos con su vecino del norte, como por parte de los gobiernos de los delegados.

Como describió un miembro de la delegación que desea permanecer en el anonimato: “Hemos venido aquí para romper el silencio internacional en torno a la invasión ecocida y genocida de Turquía en la región del Kurdistán de Irak”. En cambio, unos 40 de los delegados fueron detenidos o deportados a su llegada al aeropuerto internacional de Erbil, en la región, entre ellos la destacada periodista holandesa Frederike Geerdink. A otros 27, el gobierno alemán les impidió salir del aeropuerto de Düsseldorf, entre ellos el co-presidente de Die Linke y diputado en Hamburgo, Cansu Özdemir.

El Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), en el poder en Turquía, es ya conocido por su represión de políticos, académicos, activistas, periodistas y abogados que se atreven a desafiarlo. De hecho, 108 miembros del izquierdista Partido Democrático de los Pueblos (HDP) -el tercer partido más grande de Turquía, con sus raíces en el movimiento kurdo- están actualmente en juicio, enfrentándose a la cadena perpetua por protestar por la falta de acción de Turquía contra el Estado Islámico (ISIS) durante el asedio a Kobane. Muchos miles de miembros del HDP han sido detenidos en los últimos años, y el partido es actualmente víctima de los intentos del Estado turco de cerrarlo por completo. Pero ver que la represión de la libertad de expresión por parte del AKP se extiende no sólo a la región del Kurdistán de Irak, sino también a los gobiernos europeos cooperantes, es un hecho preocupante.

Esto se produce al mismo tiempo que la Cumbre de Líderes de la OTAN en Bruselas, en la que el presidente estadounidense Joe Biden mantuvo una conversación a puerta cerrada con el presidente Recep Tayyip Erdogan a principios de esta semana (por la semana pasada). Ni la OTAN ni ningún gobierno europeo han emitido aún ninguna declaración oficial de condena de las violaciones del derecho internacional y de los derechos humanos cometidas por Turquía en la región.

Aumenta la agresión turca

A los delegados que sí llegaron a la capital de la región, Erbil, se les siguió impidiendo realizar su trabajo. Como describió el delegado, a pesar de una reunión con el ministro de Asuntos Exteriores del Gobierno Regional del Kurdistán (GRK), Safeen Dizayee, sobre sus planes de visitar la sede de la ONU “para leer nuestra declaración formativa para la Iniciativa Internacional para la Defensa del Kurdistán”, posteriormente se les impidió salir de su hotel por parte de al menos 30 fuerzas de seguridad armadas del PDK, algunas de las cuales permanecieron estacionadas dentro del hotel después de que la delegación se trasladara a celebrar su conferencia de prensa en el interior.

Muchos de los actores políticos o de la sociedad civil con los que la delegación tenía previsto reunirse también han sido intimidados para que se retiren. El delegado expresó que “fue decepcionante que el PDK considerara oportuno bloquear nuestros intentos. En lugar de acoger nuestro apoyo al pueblo actualmente amenazado por Turquía, intentaron silenciarnos”.

La delegación tomó la decisión de abandonar Erbil para dirigirse a la ciudad de Sulaymaniyah, controlada por la Unión Patriótica de Kurdistán (UPK), en el este de la región, donde hasta ahora se han enfrentado a una represión comparativamente menor. Siguen empeñados en concienciar a la población de la región y de su país sobre la larga historia de agresiones de Turquía contra los kurdos y la larga historia de complicidad de la comunidad internacional.

En los últimos años, la escalada de la ocupación turca del norte de Siria tras la decisión del ex presidente Donald Trump de retirar las tropas estadounidenses en octubre de 2019, ocupó los titulares de todo el mundo, pero la condena internacional fue en última instancia superficial. Con el pretexto de luchar contra los militantes de las YPG/YPJ (Unidades de Protección del Pueblo), que recibieron apoyo de Estados Unidos en su lucha contra el Estado Islámico, Turquía ha reforzado su control sobre la región. Human Rights Watch ha expresado su preocupación por la limpieza étnica y ha documentado el abuso de civiles, con ejecuciones y trabajadores humanitarios desaparecidos que caracterizan la llamada “zona segura” que fue establecida en la región por Turquía y los grupos islamistas respaldados por Turquía. Turquía también interrumpió el suministro de agua en el norte de Siria, donde medio millón de personas ya se han quedado sin agua potable en medio de una pandemia mundial.

Desde el 23 de abril, la agresión turca al otro lado de la frontera en la región iraquí del Kurdistán también se ha intensificado en el marco de sus operaciones “Garra-Rayo”. El objetivo declarado de estas operaciones es atacar al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que se ha organizado contra el Estado turco y opera en parte desde la región del Kurdistán de Irak. Pero, como es demasiado habitual en los conflictos, los civiles se llevan la peor parte de esta incursión. Con la ampliación del alcance de Turquía en la región, los kurdos y otras minorías en general podrían ser cada vez más objeto de la misma represión a la que ya se enfrentan en el sureste de Turquía y en partes del norte de Siria.

Los actos recientes incluyen la tala extensiva para dar paso a los puestos de control turcos, y un funcionario kurdo afirma que ya se han quemado unos 5.000 acres de bosque y que Turquía ha vendido la madera para obtener beneficios económicos, devastando los pueblos y las granjas de los alrededores. Sólo en la última semana, los ataques aéreos turcos mataron al menos a tres personas en el campo de refugiados de Makhmour, que alberga a miles de refugiados kurdos que huyeron de la opresión turca en la década de 1990.

La delegación también ha viajado para reunirse con los familiares y la comunidad de cuatro personas muertas en otro ataque aéreo turco a principios de esta semana en la aldea de Halsho, en Sulaymaniyah. El delegado explicó que su intención es “expresar nuestras condolencias a la comunidad y hacer oír sus voces”. La familiar de uno de los asesinados expresó que “quiere que el Kurdistán esté unido” y está “rogando a los partidos políticos kurdos que estén unidos contra la invasión turca”.

En la reunión, Azad Omer, co-presidente de Tavgary Azadi (Movimiento por una Sociedad Libre) en la provincia de Sulaymaniyah, expresó que los kurdos de la zona “nunca han ocupado ninguna tierra, sólo la defendemos”. Continuó diciendo que “estamos en contra de cualquier tipo de derramamiento de sangre en la región. Sólo queremos la paz”.

El delegado también confirma que la amenaza que supone Turquía es bien conocida por otros actores políticos con los que se han reunido hasta ahora.

Romper el silencio

La delegación internacional, que se posiciona firmemente “en contra de la colonización del Kurdistán por parte de Estados externos”, ha pedido que “todas las organizaciones humanitarias e instituciones políticas internacionales apoyen una solución pacífica” y que los militares del Estado turco se retiren.

Esto contrasta con el silencio de los miembros de la OTAN. No cabe duda de que las relaciones con la OTAN requieren un delicado acto de equilibrio. De hecho, Erdogan ha amenazado anteriormente con “abrir la puerta” de Europa a los millones de refugiados sirios que Turquía acoge, algo que el comunicado de la cumbre de la OTAN se aseguró de agradecer a Turquía. Pero el silencio de la OTAN ante las flagrantes violaciones del derecho internacional y de los derechos humanos expone su prioridad de mantener su alianza militar por encima de su supuesto objetivo de defender los valores de “libertad individual, democracia, derechos humanos y Estado de derecho”. Los críticos de la OTAN también señalan el papel del comercio internacional de armas en la complicidad de los gobiernos occidentales, siendo Turquía uno de los principales clientes de las armas alemanas y británicas.

El delegado explica que en los próximos días esperan seguir compensando este silencio e “intercambiar experiencias y compartir ideas sobre cómo ejercer presión internacional para detener la ocupación”, y el trabajo continuará sin duda una vez que los miembros regresen a sus países de origen. El silencio internacional sobre la agresión a los kurdos ha tenido consecuencias devastadoras en el pasado, y si queremos evitar que la historia se repita, todos tenemos un papel que desempeñar.

FUENTE: Elise Boyle Espinosa / Roar Magazine / Traducción: Rojava Azadi Madrid

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *