Se cumplen 84 años del genocidio de Dersim

Este 4 de mayo se cumple el 84º aniversario del inicio del genocidio de Dersim, región de Bakur (Kurdistán turco). Durante ese hecho, el gobierno turco masacró a miles de personas. Las que sobrevivieron, fueron desterradas. Y Dersim fue despoblada.

Han pasado 84 años y, sin embargo, Turquía no está dispuesta a reconocer este genocidio, como muchos otros genocidios kurdos. Los responsables de la muerte de miles de personas nunca han sido juzgados ni han salido a la luz los crímenes que cometieron. Por eso, las familias destrozadas nunca han podido descubrir su pasado.

Miles de personas siguen sin recibir noticias de sus familiares y amigos cercanos. Se desconoce el paradero de quienes, en aquel momento, eran niños kurdos y fueron secuestrados por el gobierno turco. Muchos otros países del mundo, que han tenido una experiencia similar y han cometido un genocidio contra su pueblo, han reconocido la injusticia y el dolor causado, y pidieron perdón.

Pese a todo esto, El Estado turco sigue resistiéndose a disculparse y recurre a la estrategia de que dicho genocidio “nunca existió”, al igual que hace con el genocidio armenio.

La campaña militar contra Dersim se montó en respuesta a un incidente relativamente menor, pero el ejército había esperado un motivo para castigar a las tribus de esa región. Un día de marzo de 1937, se quemó un puente de madera estratégico y se cortaron las líneas telefónicas. Se sospechó de Seyyit Riza y las tribus asociadas a él. El ejército pudo haber creído que aquello era el comienzo de la esperada rebelión. Una fuente turca menciona que, más o menos en la misma época, se produjo otro incidente menor en otro lugar de Kurdistán, y sugiere la coordinación de los nacionalistas kurdos.

Las primeras tropas enviadas para detener a los sospechosos fueron detenidas por miembros armados de la tribu. Los enfrentamientos no tardaron en intensificarse. Cuando las tribus siguieron negándose a entregar a sus líderes, se montó una gran campaña. Las operaciones militares para someter la región duraron todo el verano de 1937. En septiembre, Seyyit Riza y sus colaboradores más cercanos se rindieron, pero en la primavera siguiente las operaciones se reanudaron con una fuerza aún mayor. Fueron de una violencia y brutalidad sin precedentes.

El número de personas masacradas osciló entre 12 mil, según las cifras oficiales, y entre 70 y 90 mil según los habitantes de Dersim. Más de 10 mil personas tuvieron que exiliarse.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.