“Ser parte de las YPJ es empoderar a todas las mujeres”

Heval Ruken es originaria República Checa y se sumó a las Unidades de Protección de las Mujeres (YPJ), que defienden el territorio de Rojava (Kurdistán sirio).

Women Defend Rojava la entrevistó para que contara su experiencia.

-¿Por qué las mujeres internacionalistas vienen a Rojava?

-En diferentes revoluciones la participación de las/los internacionalistas ha sido una parte importante del proceso revolucionario, y la Revolución de Rojava no es una excepción. Estamos viviendo en tiempos de caos y hay muchas crisis en todo el mundo. El sistema ya no puede ocultar su verdadera cara y es el capitalismo mismo, que causa esas crisis, se vuelve insostenible por sí mismo y hace lo que puede, para hacernos creer que, es la última y más desarrollada solución.

Pero la gente en todo el mundo está luchando por los cambios, están en búsqueda de alternativas y en realidad, es más que obvio, que el capitalismo es el sistema que más se opone a la sociedad.

En estos tiempos, y en las condiciones no poco hostiles, ha brotado una semilla, una alternativa realizable, ofreciéndonos una solución a los más esenciales problemas sociales. En el sistema de Confederalismo Democrático, con 10 años de experiencia en Rojava, es la vida y la economía comunal, la liberación de la mujer y el enfoque ecológico, que forman los tres pilares principales de la Revolución y a la vez los objetivos a largo plazo. Por supuesto son metas que no se lograrán de un día para otro y ni tampoco sin mucho esfuerzo y lucha.

Mujeres del todo el mundo están inspiradas por esta revolución y vienen a Rojava a participar en el proceso, y se unen a las YPJ, porque esto significa dar un paso importante en la lucha.

-¿Quiénes son las YPJ y por qué luchan?

-Abdulah Öcalan trazó el camino por la liberación de miles de personas, y no sólo del pueblo kurdo. Su filosofía nos está dando la luz en la escéptica y oscura visión de nuestro futuro y esperanza de una vida más igualitaria y justa.

La autodefensa es una función básica e inherente a todo ser vivo. También las YPG/YPJ se construyeron a partir de esta necesidad básica, de defender y proteger a su pueblo. Pero no está de más decir que son esencialmente diferentes que los ejércitos del Estado. En primer lugar, no protegen los intereses de ningún Estado, ni luchan por la hegemonía, ni quieren invadir las tierras de otros. Son las Unidades de Protección del Pueblo y de la Mujer. La participación es voluntaria y siempre vinculada a la ideología revolucionaria.

Los últimos cien años el pueblo kurdo está bajo de constantes ataques y sufriendo genocidios de todo tipo. El Estado turco, con la ayuda de diferentes grupos extremistas islámicos, como son Al Nusra o Daesh, y por debajo las potencias hegemónicas con sus intereses, son quienes quieren borrar a los kurdos del planeta y aprovecharse de su sagrada tierra.

Pero a pesar de todos los ataques, invasiones, embargos y dificultades, el pueblo kurdo ha resistido y no ha dejado de luchar por su autonomía y dignidad. También, heroicamente, derrotaron al Daesh y liberaron el territorio, que hoy en día se conoce como Confederación Democrática del Noreste de Siria.

-¿Qué significado tiene ser una mujer internacionalista en las YPJ?

-Muchas mujeres de diferentes lugares vienen a participar, porque se sienten vinculadas a estas ideas. El hecho en sí, de ser las unidades solo de mujeres, es una idea muy inspiradora y liberadora. Durante miles de años, las mujeres han sido moldeadas y oprimidas por la mentalidad patriarcal, obligándolas a verse y sentirse como un ser débil y dependiente, como una propiedad del hombre. Esta mentalidad sigue presente no sólo aquí en Oriente Medio. La mujer ha sido expulsada de las esferas sociales, utilizada como esclava o instrumento para producir hijos y servir al hombre. Las mujeres sufren violencia, y por muy “progresista” que sea el país del que proceden, están siendo asesinadas y maltratadas.

Ser mujer significa estar conectada por esta realidad, por nuestra historia y por la misma lucha. “La sociedad no será libre hasta que la mujer no sea libre”, dice Abdullah Öcalan. Por eso y mucho más, todas las mujeres deben saber cómo defenderse, ser conscientes de su fuerza y luchar por su liberación. Todo el mundo debería tener el derecho y poder proteger su comunidad y luchar por su tierra.

La mayor amenaza para Rojava en la actualidad es el Estado turco, que mano a mano con los extremistas islámicos han ocupado tres ciudades del territorio liberado, utilizando métodos sucios y causando muchos crímenes de guerra. A pesar de varios acuerdos internacionales y la presencia de hegemonías mundiales como son Rusia y Estados Unidos, los ataques aún continúan. Resistir y luchar contra estos ataques no es sólo dar la propia vida en la lucha contra el fascismo, es también resistir contra toda esta lógica que está detrás de estos crímenes y mayormente gobierna el nuestro mundo en los presentes días.

Ser parte de las YPJ y participar en esta resistencia es un gran honor y empoderamiento para todas las mujeres. Deseo que todas las mujeres, que comparten la necesidad de luchar por la libertad, sean de donde sean, de una manera u otra, participen y se unan a esta Revolución, o al menos conozcan y entiendan lo que está sucediendo en Rojava y los importantes pasos que se han dado por aquí. La historia es ahora, y nosotros somos parte de ella. ¡Defendémosla!

FUENTE: Women Defend Rojava / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.