“Tenemos que reclamar y proteger nuestra lengua”

El director de cine Veysi Altay destacó la importancia de desarrollar formas y métodos para preservar la lengua kurda, y no dejarla a merced de otros.

La lengua y la cultura kurdas han sido fuertemente atacadas por los interventores estatales nombrados en los municipios de las ciudades kurdas de Turquía, especialmente en los últimos seis años.

Por eso, la represión de la lengua kurda continúa: se prohíben las obras de teatro en kurdo y quienes hablan el idioma en público son objeto de ataques racistas.

Altay señaló que los ataques han continuado desde la creación de la República turca, a principios del siglo XX, pero que se han hecho más visibles en los últimos años.

“Como Internet está cada vez más extendida y la gente puede seguir todo con sus teléfonos móviles y compartirlo fácilmente, los ataques pueden entrar en nuestra agenda más rápidamente –analizó-. Los ataques del Estado van ahora más allá de sus propias leyes. Mientras que en el ámbito público, esta mentalidad racista y monista se extiende también a la sociedad. Esto puede ocurrir en cualquier ámbito de la vida”.

Altay recordó que “incluso, cuando una obra de teatro se representa en kurdo, se enfrenta a una reacción o a una prohibición sólo por el idioma, independientemente del contenido de la obra. Como sabes, la obra ‘Bêrû’, de Dario Fo, fue prohibida recientemente por la Oficina del Gobernador del Distrito de Gaziosmanpaşa. Pueden prohibir muy fácilmente una obra escrita tal vez 100 años antes del PKK. También han dicho descaradamente que se trata de ‘propaganda terrorista’”.

“Si le quitas la lengua, la cultura y la tierra a una sociedad, puedes destruirla –analizó el realizador-. Por eso, los mayores ataques se producen a través de la lengua. Los kurdos han resistido estos intentos y han insistido en hablar y trabajar en su lengua, pero no es suficiente. Incluso hoy, tengo que hacer una crítica personal. ¿Nos ocupamos lo suficiente de la lengua? ¿Podemos insistir en lo importante que es la lengua materna? ¿Están nuestras instituciones y políticos hacen lo suficiente para que las futuras generaciones hablen esta lengua? Yo respondería definitivamente que ‘no’ a estas preguntas. En primer lugar, tenemos que proteger nuestra propia cultura y lengua materna”.

Altay añadió: “A veces, podemos traducir nuestras reuniones de cientos de personas al turco muy fácilmente para alguien que no habla kurdo. Cuando posponemos nuestra lengua en todos los ámbitos, nos limitamos. ¿Quién protegerá nuestra lengua y nuestra cultura cuando hagamos esto? Si protegemos y desarrollamos nuestra lengua, los ataques también se debilitarán. Si los fideicomisarios (interventores estatales) se dirigen a los carteles en kurdo cuando llegan por primera vez, esto está un poco relacionado con la forma en que ha llegado el kurdo. El síndico puede ser kurdo, pero sigue atacando su propia lengua”.

“Por lo tanto, en primer lugar, tenemos que insistir en nuestra propia cultura y lengua. Tenemos que desarrollar formas y medios para preservar nuestra lengua, y no dejarla a merced de otros. Porque si nos quitan por completo nuestra lengua, la lucha política estará incompleta”, finalizó Altay.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.