Trabajar y socializar en el mercado de mujeres de Qamishlo

El mercado de productos para mujeres se inauguró el 7 de marzo de 2021 en el barrio Arbewiyê, en la ciudad Qamishlo, en Rojava. En la actualidad, hay 14 tiendas abiertas en los cuales las mujeres venden ropa, artesanías, productos de uso diario y libros. A medida que el mercado agrega un nuevo aliento a la ciudad, se ha convertido en un centro para mujeres que desean trabaja. Berivan Omer, vicepresidenta de Gestión Regional y Ecología, dijo que mercados de este tipo también existen en las ciudades de Dêrik y Amûdê.

Berivan explicó que como municipio de Qamishlo decidieron abrir el mercado ante las demandas de las mujeres. “Muchas mujeres nos solicitaron –contó-. Las mujeres necesitaban un espacio para vender lo que producen. Hicimos nuestro mejor esfuerzo para diseñar el mercado para satisfacer las necesidades de las mujeres. Es un espacio para que las mujeres trabajen, vendan lo que producen, hagan compras, lean libros escritos por escritoras y tomen café y té. No es solo un mercado de mujeres, sino también un espacio vital para las mujeres”.

Las organizaciones de mujeres apoyaron al municipio para abrir el mercado. “Las mujeres trabajaron hombro con hombro para abrir el mercado de productos para mujeres –indicó la funcionaria-. Es un espacio que no tiene concepto de trabajadoras-jefas. Tiene como objetivo crear una vida colectiva con la perspectiva de las mujeres. Tenemos muchas reacciones positivas. A las mujeres que vienen aquí desde otras ciudades les gusta mucho esta idea cuando ven el mercado”.

Berivan agregó que “el aumento diario del dólar (en Siria) empeora la crisis económica. Este mercado permite a las mujeres vender lo que producen para superar esta crisis económica”.

Asya Hacî tiene una tienda de anteojos y señaló que “es una gran sensación tener un espacio donde los hombres no tienen ningún efecto sobre nosotras. Como mujeres, trabajamos en solidaridad entre nosotras. Hacemos nuestro mejor esfuerzo para hacer de nuestro mercado un buen modelo para que las mujeres puedan socializar más”.

En tanto, Ala Omer, que también tiene una tienda en el mercado, expresó que “toda mujer quiere que su casa luzca hermosa, y las mujeres comienzan a comprar aquí lo que necesitan para sus casas. El mercado de mujeres refleja la solidaridad de las mujeres”.

Ala relató que además de vender lo que produce, “enseño a las mujeres a hacer artesanías”.

FUENTE: Roj Hozan / JinNews / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *