Turquía invade la región del Kurdistán de Irak y el mundo apenas parpadea

Los valles están llenos de flores y el verde brillante de las hojas nuevas. Los cielos sobre el Kurdistán iraquí resuenan con los aviones de combate turcos y la artillería pesada, mientras que los helicópteros turcos transportan soldados. La primavera en Kurdistán ha sido, durante mucho tiempo, la temporada de las ofensivas turcas, pero en los últimos años han adquirido una nueva intensidad destructiva, con Turquía enviando sus drones y, según relatos de testigos presenciales, recurriendo a armas químicas. Este año amenaza con ser incluso peor que el anterior.

Poco a poco, Turquía ha estado invadiendo y colonizando efectivamente grandes áreas de un Estado vecino soberano, pero sus ataques apenas se han considerado dignos de un titular, y mucho menos de la censura internacional. De hecho, Turquía actúa con conocimiento y aprobación de Occidente. Como aliado estratégico de la OTAN, Turquía está exenta de críticas, pero, más que eso: Turquía ha disfrazado su invasión como una lucha contra el terrorismo. Los objetivos ostensibles de sus ataques son las bases del Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK) en las montañas iraquíes; y Estados Unidos y sus aliados han seguido el ejemplo de Turquía y sus propios prejuicios políticos para etiquetar al PKK como una organización terrorista. Esta designación de terrorismo en sí misma está bajo cuestionamiento, como explicaré, pero también se está utilizando como excusa para acciones que tienen como objetivo mucho más que eliminar al PKK.

Lo que Turquía está intentando es el restablecimiento de partes de su antiguo imperio otomano. El presidente Erdogan no ha ocultado sus planes imperialistas de ignorar las fronteras acordadas hace 99 años y tomar una franja de Irak y Siria bajo su control. Y, a medida que las dificultades económicas reducen su calificación en las encuestas, se ha vuelto aún más listo para obtener el apoyo popular apelando a los sentimientos nacionalistas.

En la región del Kurdistán de Irak, Turquía ha establecido una vasta red de bases militares a expensas tanto de la población local como del entorno natural. Los ataques turcos han forzado el vaciamiento -o casi vaciamiento- de cientos de aldeas y el desplazamiento de miles de personas, así como heridos y muertos entre la población civil. Los ataques han tenido como resultado la destrucción o el abandono de huertas, viñedos y colmenas, y la quema de miles de hectáreas de tierras de cultivo, y han tenido un grave impacto en la producción agrícola de la región. Al igual que en las áreas kurdas dentro de las fronteras de Turquía, el ejército turco también ha destruido deliberadamente hectáreas de bosque. Esto es en parte para impedir la actividad guerrillera, en parte para saquear la madera, pero también es una destrucción deliberada del paisaje kurdo debido al valor que le otorga la cultura kurda.

La invasión de Irak por parte de Turquía es mucho más que una “operación antiterrorista” y, como se mencionó, la designación del PKK como organización terrorista también está siendo cuestionada. Legalmente, según dictaminaron los tribunales belgas, el PKK es un actor no estatal en un conflicto armado contra el Estado turco y, por lo tanto, está sujeto a las leyes de la guerra, y no al derecho penal. El PKK se ha adherido a la Convención de Ginebra desde 1995. Llevan mucho tiempo buscando un acuerdo de paz que permita a los kurdos en Turquía vivir con dignidad, y ha instigado muchos altos el fuego con la esperanza de ver una solución negociada. También jugó un papel importante en la liberación de Irak y Siria de ISIS. El derecho internacional permite un papel para los movimientos de liberación; sin embargo, Estados Unidos y sus amigos no permitirán un papel para un movimiento que se define en contra de la democracia liberal y que está activamente comprometido en la construcción de una sociedad comunitaria alternativa con democracia de base.

Lo que hace que la ofensiva turca de este año sea especialmente peligrosa es el papel potencial del Partido Democrático del Kurdistán (PDK), que domina el Gobierno Regional del Kurdistán. Aunque el gobierno turco siempre ha sido implacablemente étnico-nacionalista y anti-kurdo, los propios juegos de poder del PDK los han atado cada vez más a Turquía, tanto económica como militarmente, de modo que se han convertido en poco más que vasallos del Estado turco. Esta relación se puso de manifiesto en la visita del pasado viernes a Erdogan, en Estambul, del primer ministro del Gobierno Regional del Kurdistán, Masrour Barzani. La fotografía muestra a Erdogan entronizado en una gran silla flanqueada por banderas turcas, mientras que la delegación visitante se alinea debajo de él. El PDK, que tiene sus propias fuerzas Peshmerga, ha ayudado a Turquía a luchar contra el PKK en el pasado. En la ofensiva de 2021, jugaron un papel de apoyo, proporcionando inteligencia a Turquía y protegiendo a las fuerzas turcas, mientras evitaban en gran medida el compromiso directo con el PKK. Esta vez se teme que se involucren aún más activamente.

El PKK ha tenido bases en Irak desde que tomó las armas contra el Estado turco a principios de la década de 1980, y especialmente desde que fueron expulsados ​​de Siria, en 1998. Han estado allí desde antes de que la región del Kurdistán de Irak obtuviera el reconocimiento internacional como entidad autónoma, cuando el PDK también se veía a sí mismo como un luchador por la libertad no reconocido. Inicialmente, el PDK y el PKK llegaron a un entendimiento, pero eso no duró mucho. El conservador y tribal PDK, con su economía neoliberal, difícilmente podría ser más diferente políticamente del PKK, y es ampliamente elogiado y apoyado por los Estados Unidos y muchos países europeos. (Esta semana, Masrour Barzani está en Londres para fortalecer los lazos con el Reino Unido). La historia muestra que el PDK no tiene escrúpulos en las alianzas que ha hecho para construir y mantener el poder y, bajo los Barzani se ha regalado la autonomía de la región que tanto costó conseguir.

El temor ahora es que Turquía organice una operación clandestina de la que se pueda culpar al PKK para que el PDK pueda entrar y no parezca que ha atacado a otros kurdos sin provocación. Mucha gente está preocupada de que Turquía logre incitar a una guerra intra-kurda. Esto podría permitir que los miembros destacados de la familia Barzani, que domina el PDK, amplíen aún más sus ya obscenas fortunas, pero, de lo contrario, el único ganador sería Turquía con sus ambiciones imperiales. Tal guerra traería aún más destrucción de vidas y medios de subsistencia, y más inestabilidad en una región ya volátil.

Se podría esperar que el gobierno iraquí proteste por la invasión de su territorio por parte de Turquía, pero es débil y está dividido, y puede hacer poco más que unas pocas declaraciones simbólicas. También parecen estar utilizando el ataque turco como tapadera para sus propios ataques contra los yezidíes en Shengal, que quieren mantener la autonomía de esa región.

Mientras tanto, la guerra en Ucrania le ha hecho el juego a Turquía. La búsqueda de alternativas al gas ruso ha dado lugar a discusiones sobre nuevos contratos de gas de la región del Kurdistán de Irak, exportado a través de Turquía. Y es aún menos probable que el resto del mundo note o se preocupe por la invasión de Turquía, especialmente mientras el Estado turco disfruta de la importancia que le otorga su geografía estratégica y usa sus vínculos con ambos lados de la guerra de Ucrania para hacerse pasar por un pacificador.

La ofensiva de Turquía en Irak se lleva a cabo al mismo tiempo que Turquía aumenta su agresión en Siria y dentro de sus propias fronteras. Está aumentando sus ataques para romper el alto el fuego en Rojava (que han incluido el bombardeo de pueblos cristianos asirios durante la Pascua); y está utilizando el Poder Judicial, controlado por el gobierno, para encarcelar a parlamentarios kurdos y cerrar el Partido Democrático de los Pueblos (HDP), que hace campaña por los derechos de los kurdos. Este aumento de la agresión en todos los frentes se ha interpretado como parte de la campaña de Erdogan para las cruciales elecciones generales y presidenciales que deben tener lugar en junio de 2023. El líder del principal opositor Partido Republicano Popular (CHP) ha seguido al gobierno y tuiteó su apoyo de la operación de Irak. Turquía siempre ha privado sistemáticamente a los kurdos de su derecho a expresar su identidad kurda, y de su derecho a protestar por esta privación por medios políticos. Es esta negación sistemática y perpetua de los derechos lo que ha llevado a algunos kurdos a emprender la lucha armada. Al bloquear todos los canales democráticos, las políticas de Turquía les niegan una alternativa pacífica.

Durante la mayor parte de cuatro sangrientas décadas, los gobiernos turcos han intentado, sin éxito, aplastar las demandas kurdas por medios militares. De 2013 a 2015, las negociaciones de paz generaron esperanza hasta que Erdogan dio un giro en U y negó que se hubiera llegado a ningún acuerdo. Si Estados Unidos y sus amigos realmente quieren ver el fin de la guerra con el PKK, deben dejar de apoyar la destrucción militar y trabajar para volver a la mesa de negociaciones.

Los kurdos en todas partes, incluidas muchas personas en Irak que están enojadas por el papel que está desempeñando su gobierno, están muy preocupados por lo que está sucediendo. Ha habido protestas en ciudades europeas, donde se repite el llamado a una solución política para Kurdistán. Los kurdos en Escocia también están preparando una protesta: para obtener más detalles, se puede consultar la página de Facebook de Solidaridad Escocesa con Kurdistán (SSK) para obtener más detalles. SSK está pidiendo a las personas que escriban a sus parlamentarios para pedirles que planteen sus preocupaciones al gobierno del Reino Unido. Como co-coordinador de SSK, Stephen Smellie señaló: “Esta es una invasión de Turquía a un Estado vecino. Turquía, miembro de la OTAN, que ha condenado la invasión rusa de Ucrania, está actuando con el apoyo del Reino Unido y otros miembros de la OTAN”. Mucha más gente debería estar enojada por todo esto.

FUENTE: Sarah Glynn / Bella Caledonia / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.