Turquía puede usar armas químicas con impunidad

Desde hace meses, el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) acusa al ejército turco de utilizar armas químicas en su contra. A principios de este mes, se presentó “evidencia”: un video, supuestamente mostraba el gas flotando en el aire frente a una cueva. Una familia de la zona donde, según los informes, se utilizan armas químicas, terminó en el hospital y ahora el PKK ha dado a conocer el nombre de un combatiente que, según afirman, sucumbió al gas venenoso. Los limitados mecanismos que existen para investigar las acusaciones no funcionarán, y Turquía lo sabe.

La Convención sobre Armas Químicas prohíbe el uso de este tipo de material. La Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ, ganadora del Premio Nobel de la Paz) es responsable de la implementación de la convención. No comentan sobre “evaluaciones externas”, dicen, pero su sitio web explica que se puede iniciar una investigación sobre el uso de armas químicas a petición de un llamado “Estado Parte”. Casi todos los estados (excepto Corea del Norte, Israel, Sudán del Sur y Egipto) han ratificado la convención y son “Estados Partes”. En este caso, Irak tendría que solicitar una investigación porque es el Estado en cuyo territorio tiene lugar el presunto uso de armas químicas. La posibilidad de que Irak haga esto es cero: el ministro de Defensa iraquí, ni siquiera considera que las violaciones fronterizas de Turquía sean una violación de la soberanía de su país; eso dice lo suficiente sobre la influencia que tiene.

Fósforo blanco

Oficialmente, Turquía no tiene armas químicas. Hay sustancias que se pueden utilizar en determinadas circunstancias, como el fósforo blanco, que no están totalmente prohibidas. Turquía y sus mercenarios en Siria pueden haberlo utilizado en 2019, pero la OPAQ nunca lo siguió. Lo que no tienes, no puedes usarlo.

La OPAQ también responde en casos de presunto uso de armas químicas que involucran no Estados Partes o que tienen lugar en territorios no controlados por Estados Partes. Esto no se aplica en el caso de un supuesto uso por parte de Turquía contra el PKK, porque “involucrar a no Estados Partes”; se refiere a los perpetradores, no a las víctimas. En resumen: la OPAQ no actuará.

Zona de guerra

¿Qué hay de las autoridades de la región del Kurdistán en Irak? ¿No son ellos los que al menos deberían intentar investigar lo sucedido? Sí, pero los médicos que trataron a una familia que ingresó con “síntomas inusuales” no investigaron la causa de los síntomas (ardor y ojos llorosos, problemas respiratorios, náuseas). El Partido Democrático del Kurdistán (PDK), que reina en la parte afectada de esa región del Kurdistán, tampoco investigará a fondo, porque sus vínculos con Turquía son demasiado estrechos, e incluso está cooperando con las operaciones militares turcas. El Gobierno Regional de Kurdistán (GRK) también puede no tener todas las instalaciones de laboratorio para investigar adecuadamente, sin mencionar las dificultades de reunir pruebas en una zona de guerra: el PKK puede dar permiso para acceder a áreas bajo su control, pero seguramente Turquía no detendrá las operaciones para permitir una investigación.

Túneles y cuevas

Algunos han sugerido que las imágenes que publicó el PKK muestran gases lacrimógenos. Podría ser, aunque el PKK afirma que varios combatientes han muerto por el gas utilizado, y los gases lacrimógenos (en general) no matan. El gas lacrimógeno no se considera un arma química, sino un “agente de control de disturbios”. Las armas químicas pueden causar la muerte, incapacitación temporal o daño permanente, mientras que los agentes de control de disturbios producen rápidamente irritación sensorial o efectos físicos incapacitantes que desaparecen poco tiempo después de la terminación de la exposición. Sin embargo, el uso de agentes antidisturbios está prohibido en la guerra. ¿Pero quién lo comprobará? ¿Y es “guerra” o, como diría Turquía, “antiterrorismo”, y eso importa en este caso particular en el derecho internacional?

Puede ser una doble violación, por cierto, porque está prohibido usar gases lacrimógenos en espacios cerrados, y los túneles y las cuevas califican como tal, aunque no me imagino que haya jurisprudencia al respecto. Se vuelve un poco detallado aquí y puede sonar absurdo (como a mí), pero lo menciono de todos modos porque completa el cuadro de la cantidad de preguntas que deben plantearse y responderse para ver qué convención, tratado o ley se aplica y por qué. Y qué imposible es desentrañar este enredo sin poder establecer ni siquiera los hechos más rudimentarios sobre las acusaciones del PKK.

Turquía es, por supuesto, consciente de esta situación práctica, (geo) política y jurídica. Sabe muy bien que, sea lo que sea lo que use, lo puede hacer con impunidad.

FUENTE: Fréderike Geerdink / Medya News / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *