Últimos ataques de Turquía demuestran fracaso en el tratamiento de la cuestión kurda

Los coportavoces de Asuntos Exteriores del Partido Democrático de los Pueblos (HDP), Feleknas Uca y Hişyar Özsoy, publicaron una declaración sobre la última ola de ataques mortales llevados a cabo por el ejército turco en varias partes del territorio de Kurdistán.

A continuación reproducimos el comunicado completo:

En la noche del 1 de febrero de 2022, el ejército turco atacó objetivos en Irak y el norte de Siria. Más de veinte ataques aéreos alcanzaron la región de Shengal (Sinjar), el hogar de los yezidíes que sobrevivieron al genocidio de ISIS en 2014. Más de diez ataques aéreos alcanzaron el campo de refugiados de Makhmour, hogar de una comunidad de kurdos -que ahora son más de 12.000- que llegaron a Irak en la década de 1990 para escapar de la destrucción de sus pueblos de origen por las fuerzas de seguridad en Turquía. Se sabe que dos residentes del campamento murieron y otros resultaron heridos. Las bombas que cayeron en la región de Derik, en el norte y el este de Siria, tuvieron como objetivo una central eléctrica -parte de la infraestructura esencial de la región- y también hirieron al menos a dos personas. Los bombardeos desde el territorio ocupado por Turquía afectaron a pueblos de Shebha, donde los desplazados kurdos de Afrin han encontrado refugio temporal.

Estos ataques coordinados contra personas que luchan por construir vidas y comunidades tras décadas de guerra y persecución, se produjeron en la tarde de un día de luto. La población del norte y el este de Siria estaba enterrando a los 121 soldados, trabajadores de prisiones y civiles muertos en el ataque e intento de fuga de ISIS en la prisión de Hesekê. Sus muertes se suman a las decenas de miles de personas de la región -kurdos, árabes y otros- que han muerto luchando contra ISIS. Independientemente de si son intencionados o no, estos ataques de Turquía están dificultando claramente la lucha contra el ISIS, proporcionando a la organización la oportunidad de reagruparse y seguir luchando como una fuerza muy peligrosa en la región.

Estos recientes ataques -y también los ataques más pequeños que el ejército turco lleva a cabo todos los días- demuestran, una vez más, el fracaso del gobierno turco para tratar la cuestión kurda en el país o en el extranjero, como algo más que una cuestión militar para ser enfrentado con pura fuerza. El gobierno ha estado utilizando el discurso de la “lucha contra el terror” para atacar a la oposición política, y en particular a los kurdos de Turquía, Irak y Siria, criminalizando las reivindicaciones y demandas kurdas de derechos, reconocimiento o autonomía, y militarizando aún más el conflicto que debería tratarse políticamente. Hasta que el gobierno tenga el valor de buscar, en cambio, una solución política que permita a turcos, kurdos y otras comunidades vivir en paz y con dignidad, sólo podemos esperar ver más destrucción y derramamiento de sangre. Por desgracia, esto significa más caos político y agitación en Turquía y en los países vecinos.

Turquía está llevando a cabo estos ataques como miembro de la OTAN y del Consejo de Europa, utilizando armas a menudo compradas a los países de la OTAN. Como hemos dicho en nuestras declaraciones anteriores sobre ataques similares, muchos civiles han muerto en estos ataques transfronterizos en zonas residenciales y con total impunidad. La “comunidad internacional” parece incapaz o no está dispuesta a pronunciarse contra esa destrucción y finge ignorar sus responsabilidades políticas y morales hacia los kurdos que siguen luchando contra el ISIS en circunstancias extremadamente graves. Los kurdos están claramente decepcionados e interpretan esta ignorancia constante como una aprobación y/o complicidad con estos ataques y la destrucción de sus vidas.

La vuelta a las negociaciones de paz en el contexto de la cuestión kurda es esencial para los kurdos, los turcos y otros pueblos de Oriente Medio y también más allá. También es esencial para la derrota de ISIS, que requiere la estabilidad regional. Bajo estos ataques, la estabilidad parece imposible.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.