Una nueva estrategia para los kurdos a medida que los cambios se extienden por Irán

Durante mucho tiempo se ha considerado que el Kurdistán iraní es lo que Allan Hassaniyan llama la “cuna ideológica para el surgimiento del nacionalismo kurdo”. Por lo tanto, parece paradójico que los kurdos iraníes sean casi inexistentes en la cobertura de los medios internacionales. Comparados con sus contrapartes en las regiones kurdas de Siria, Irak y Turquía, ahora parecen estar rezagados en su activismo sociopolítico.

Sin embargo, a pesar de la falta de titulares que llamen la atención, el movimiento político kurdo iraní se encuentra en un momento crítico. Hay un sentimiento renovado de nacionalismo entre la población kurda, y en particular también entre los kurdos chiítas, impulsado por problemas económicos sin precedentes y la reacciona al creciente nacionalismo entre los persas y los azeríes en Irán. Esto se suma a un creciente debate entre activistas e intelectuales kurdos iraníes sobre la trayectoria y el discurso futuros del movimiento kurdo de Irán.

¿Qué hace diferente al Kurdistán iraní?

La realidad histórica y socioeconómica del Kurdistán iraní es marcadamente diferente de la de las otras tres partes del Kurdistán. Una comprensión de estas diferencias es esencial para discusiones informadas y recomendaciones para los objetivos y metas del movimiento kurdo iraní.

A diferencia de las regiones kurdas de Turquía, Irak y Siria, que alguna vez fueron parte del Imperio Otomano, el Kurdistán iraní ha sido gobernado constantemente por gobernantes iraníes durante al menos 400 años. El Imperio Safavida destruyó los principados kurdos bajo su control mucho antes que los otomanos, y presionó por la centralización y el dominio religioso chiíta. Además, la mayoría de los kurdos iraníes son musulmanes sunitas, mientras que la mayoría de los iraníes son chiítas, lo que los ha convertido en una doble minoría, a diferencia de los kurdos sunitas en Turquía, Irak y Siria, países de mayoría sunita. Estos dos factores influyeron en las desviaciones socioeconómicas y políticas de la región del Kurdistán otomano de maneras importantes, y que siguen siendo relevantes en la actualidad.

Si bien los kurdos iraníes constituyen aproximadamente el 10% de la población de Irán, su diversidad religiosa, lingüística y social ha dificultado la unidad. Religiosamente, se estima que alrededor del 60% de los kurdos iraníes son sunitas, mientras que alrededor del 35% son chiítas y casi el 5% pertenecen a la minoría yarsani. Lingüísticamente, existe una división similar entre los hablantes de los dialectos kurmanji, sorani, gorani y feyli.

Además, las provincias kurdas de Irán están integradas en el Estado iraní en diversos grados. Según el Índice de Desarrollo Humano (IDH), entre las 31 provincias de Irán, la provincia de mayoría kurda chiíta de Ilam se ubica entre las seis primeras, y Kermanshah, otra provincia kurda chiíta, es la duodécima. Las provincias de Kurdistán y de Azerbaiyán Occidental, que tienen importantes poblaciones kurdas sunitas, se encuentran entre los cinco últimos.

Eso no quiere decir que la situación de los kurdos chiítas sea buena: de hecho, Ilam y Kermanshah se encuentran entre las provincias con más desempleo juvenil, y la actual crisis económica en Irán ha golpeado con especial dureza a estas áreas. Sin embargo, este modelo de desarrollo es diferente de otros países de la región con poblaciones kurdas, especialmente Turquía, que tiene un pasado imperial similar. En Turquía, las provincias kurdas están peor de manera uniforme.

A diferencia de Turquía, donde existe una división demográfica entre el oeste y el este, en Irán el núcleo persa reside en el centro del país, flanqueado por azeríes, kurdos, árabes, turcomanos, lures y baluches, más cerca de las fronteras del país. Teherán, la ciudad más desarrollada de Irán, está mucho más cerca de las ciudades kurdas y azeríes del noroeste de Irán que de las ciudades del este y sur del país, lo que hace que el noroeste esté mejor conectado con Teherán.

Una última diferencia importante a considerar es el hecho de que las fronteras de Irán se han mantenido relativamente sin cambios durante más tiempo que las de Turquía. En muchos sentidos, el territorio de Irán corresponde al del período imperial. Esto contrasta fuertemente con Turquía, que tuvo una experiencia mucho más traumática después de la Primera Guerra Mundial, tanto que se ha acuñado un término para describirlo: “Síndrome de Sèvres”. Este término se refiere al trauma duradero compartido por los gobernantes post-otomanos y la sociedad en Turquía debido a las promesas “divisivas” hechas por las potencias triunfantes de la Entente a los armenios y kurdos en el Tratado de Sèvres.

El manejo de la cuestión kurda por parte de los gobernantes turcos se ha visto influido, al menos parcialmente, por esta experiencia posterior a la Primera Guerra Mundial. Si bien Irán tuvo una breve experiencia de este tipo, cuando los estados azeríes y kurdos respaldados por la URSS intentaron separarse en la década de 1940, esto duró poco y parece menos impactante.

Cambiando la dinámica sociopolítica

La sociedad kurda en Irán está pasando por cambios sin precedentes, parcialmente estimulados por cambios sociopolíticos en la sociedad en general. A pesar del mosaico social antes mencionado, parece haber un sentimiento nacionalista revitalizado entre todos los kurdos, notablemente entre los kurdos chiítas, que han sido particularmente objeto de asimilación por parte del Estado iraní.

Hay tres razones clave para esto. Primero, un fervor nacionalista similar se está extendiendo entre otros grupos étnicos del país, incluidos los persas, los azeríes y los árabes. Esto sugiere que el chiísmo como fuerza unificadora parece haber llegado a su límite. En segundo lugar, los problemas económicos alimentados por las sanciones, la corrupción y la inflación vertiginosa han afectado profundamente a los kurdos. Y tercero, las acciones del movimiento kurdo en otras regiones kurdas, particularmente los desarrollos en la guerra contra ISIS en Siria e Irak, han atraído una atención considerable entre los kurdos iraníes.

Una nueva estrategia

Para capitalizar estos cambios y mejorar su posición, el movimiento kurdo en Irán necesita reevaluar su discurso y estrategia a la luz de estos desarrollos.

Los grupos kurdos iraníes más destacados son el Partido Democrático de Kurdistán (PDK), que se divide en el KDPI y el KDP-I; Komala, que también se divide en dos; y PJAK, que está cerca del PKK. Los kurdos en Irán tienen la ventaja de poseer un movimiento político mucho mejor organizado que otras minorías. Sin embargo, también están extremadamente divididos políticamente. Si bien el PDK y Komala han dominado históricamente el panorama político kurdo en Irán, el PJAK ha desafiado fuertemente a los partidos tradicionales.

Además, el liderazgo central de la mayoría de los partidos mencionados representa las áreas de sorani y sunníes, que representan menos de la mitad de la población kurda iraní. Las excepciones pueden ser el PJAK y el KDP-I, que también tienen apoyo en las áreas sunníes de kurmanji.

Un problema importante con muchos grupos kurdos iraníes tradicionales es que están fuertemente influenciados por el Kurdistán iraquí, probablemente porque muchos miembros y líderes de estos grupos han estado viviendo allí desde la década de 1980. Sin embargo, tanto la sociedad kurda como los regímenes gobernantes en Irak e Irán son drásticamente diferentes. Tomar posiciones poco realistas que no son aplicables a Irán basadas en experiencias en Irak le ha costado muy caro al movimiento kurdo iraní.

Además, las alas armadas de los grupos kurdos de Irán han congelado, en gran medida, su guerra de guerrillas contra Irán debido a la presión de los kurdos iraquíes, que tienen una relación complicada con el régimen iraní. Irónicamente, el PJAK, que tiene vínculos estrechos con el PKK y también ha tenido una relación complicada con Irán, ha sido el militarmente más activo.

Si los kurdos iraníes separan su política de la del Kurdistán iraquí, podrían operar de manera más libre y realista dentro de Irán. Esto también abriría espacio para la cooperación entre los partidos tradicionales kurdos iraníes y el PJAK. Es importante señalar aquí que todos los grupos kurdos iraníes, incluidos el PDK y Komala, están a la izquierda del espectro político, lo que significa que hay áreas probables para la alineación política.

Si bien la guerra de guerrillas renovada contra el Estado iraní es inviable por ahora, los grupos kurdos iraníes deberían utilizar un enfoque de múltiples frentes para obtener una mayor influencia política y social.

En primer lugar, a nivel local, los partidos kurdos deberían diseñar una estrategia para volverse más inclusivos, al abarcar a los diferentes segmentos de la sociedad kurda y romper con su enfoque tradicional en las áreas sunitas de sorani. Podrían hacer esto atrayendo a más chiítas, yarsanis y miembros de otras comunidades kurdas a su liderazgo, y construyendo redes de base en las regiones donde viven estas comunidades.

Aprender de la experiencia del Partido Democrático de los Pueblos (HDP) en Turquía podría ser un buen comienzo. Una ideología fuerte, fusionada con la identidad kurda, podría convertirse en un factor unificador atractivo y garantizar que los sunitas, alevíes, kurmanjis y zazas estén bien representados en la política kurda iraní, como lo están en el HDP. Si bien las condiciones en Irán no permiten el tipo de organización electoral que lleva a cabo el HDP, su enfoque político sobre la diversidad religiosa y étnica podría adaptarse a las realidades locales.

En segundo lugar, a nivel nacional, el discurso kurdo debe expandirse para abordar los problemas de todo el país. Como la minoría étnica políticamente más organizada en Irán, los kurdos deberían iniciar la cooperación con otras minorías, como azeríes, árabes, lurs y baluches, a medida que el activismo etno-político entre estos grupos gana ritmo. Esta sería también una buena oportunidad para construir un frente nacional para trabajar por la democratización sistémica y transformadora: una meta que beneficiaría a todas estas comunidades. Casi la mitad de la población de Irán está compuesta por minorías étnicas no persas. Hasta la fecha, el régimen ha empleado una estrategia de divide y vencerás para debilitar el poder político de estas comunidades. Construir una coalición inter-étnica de este tipo podría cambiar el equilibrio de poder.

Finalmente, hay espacio libre para que los kurdos maniobren en la división cada vez mayor entre los persas y los azeríes. El despertar nacionalista entre los azeríes en Irán, especialmente después del conflicto de 2020 en Karabaj, conflicto entre Azerbaiyán y Armenia, ha alarmado al régimen. Si bien el grupo ha sido un importante pilar de poder en Irán durante siglos, ha priorizado cada vez más su identidad turca al construir lazos políticos y culturales con Turquía y Azerbaiyán. Dada la estrecha afinidad cultural de los kurdos con los persas, pueden aprovechar esto para ganar más influencia en la provincia de Azerbaiyán Occidental, que limita con Turquía y tiene poblaciones kurdas y azeríes, así como en la región en general.

FUENTE: Abdulla Hawez / Kurdish Peace Institute / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.