Viyan Soran: un espíritu consagrado a la libertad

La comandante guerrillera, también conocida como Viyan Caf, y cuyo nombre civil era Leyla Wali Hussein, nació en Suleimaniya, en el sur del Kurdistán, en 1981. Se unió al movimiento kurdo a los 15 años. A pesar de su corta edad, Viyan Soran asumió con relativa rapidez responsabilidades en los más altos órganos de dirección del movimiento de liberación. Además de integrar la guerrilla de mujeres YJA Star, fue miembro de las Fuerzas de Defensa del Pueblo (HPG) y sirvió en el consejo del PAJK, así como en el comité de reconstrucción del PKK.

A continuación, compartimos las cartas que la mártir Viyan Soran dejó a su familia y al líder kurdo Abdullah Öcalan antes de realizar su acto de autosacrificio, ocurrido el 1 de febrero de 2006, cuando se prendió fuego para protestar por el aislamiento impuesto por el Estado turco a Öcalan.

A mi querida familia,

En primer lugar, envío mis saludos y respetos a mi madre, mi padre, mis hermanas, mis hermanos, todos los parientes y amigos. Les deseo que estén sanos y los beso uno a uno.

Mi querida familia, no les he enviado una carta desde hace unos diez años debido a las posibilidades y condiciones de la lucha, y en parte porque estaba enfadada con ustedes. El hecho de que no nos entendiéramos sobre mi participación en el movimiento por la libertad de los kurdos y el movimiento de liberación de las mujeres, dirigidos por el presidente Apo y el PKK, causó dificultades. Pero espero que, después de diez años, comprendan el camino que he elegido y la lucha que prefieren miles de mujeres y hombres jóvenes de las cuatro partes del Kurdistán. Les guste o no, son una familia de esta revolución. No deben cerrar su puerta y su corazón a los amigos y amigas, y a esas ideas y objetivos de los que millones de personas y su hija están enamorados. Tienen un lugar respetable y valioso en la sociedad y son kurdos, cuyo patriotismo ha sido atestiguado por Halabja, Anfal, las víctimas y los exiliados de su historia.

Por lo tanto, no deberían tratar la participación y la presencia voluntaria de una mujer que participa en la solución de la cuestión nacional como una cuestión de vergüenza y honor. No deberían seguir los aspectos atrasados y tradicionales de la sociedad, y deberían admitir ante ustedes mismos que las mujeres son seres sociales. Porque la aceptación de las mujeres como seres humanos es la afirmación de la voluntad de la sociedad y del pueblo. De lo contrario, su vida estará incompleta. Ahora es su momento de decidir. Deberían proteger la historia, la resistencia y el heroísmo del pueblo y de la humanidad, y deberían poder decir que, como todo kurdo honrado, existimos y serviremos en la medida de nuestras posibilidades.

Tenía 15 años cuando les dejé. Ahora tengo 24. Les ruego que piensen con objetividad y se pregunten: “¿Qué hace esta chica, para qué y cómo lucha?”.

Nunca me arrepentí de mi elección

A partir de ahora, amigos y amigas irán a su casa y les visitarán. Lean mis cartas y pregunten por mí y por la vida de mis amigos. Miren constantemente RojTV y escuchen la Voz de Mesopotamia. Leanlos libros del Presidente Apo. Entonces entenderán por qué su hija siguió ese camino y mi permanencia en esta vida. No les digo que lo hagan de una manera u otra, pero pongan la mano en su conciencia y decidan por ustedes mismos.

A este respecto, sólo diré una cosa sobre mí. Durante casi nueve años, nunca he sentido ningún arrepentimiento. Comprendí mucho en el PKK y me siento muy honrada por ello. Una de las verdades más básicas que comprendí fue la de amar a mi madre, a mi padre, a mis hermanas y hermanos, y a toda la humanidad. Durante un tiempo me enfadé mucho con ustedes y me decía: “¿Por qué me malinterpretan y se van del PKK?”. Con el tiempo, me di cuenta de que no eran los únicos culpables, porque su actitud estaba arraigada en siglos de problemas políticos y de una mentalidad atrasada.

Al no haber creado una oportunidad para debatir con ustedes, también tuve mi parte de culpa. En este sentido, me gustaría pedirles disculpas y afirmar que han ocupado un lugar en mi corazón y en mi mente, tanto como familia como cualquier otra persona kurda. Estoy dispuesta a sacrificar mi vida por la creación de una vida feliz. Mi respuesta al esfuerzo que han puesto en mí no es traicionar la sangre de los mártires, sino protegerlos y sacrificarme.

Esta acción mía es una respuesta a la política de negación del pueblo kurdo y al aislamiento impuesto al Presidente Apo. Si tuviera algo más valioso que dar, además de mi vida, contra la opresión en el camino hacia la libertad del pueblo kurdo y de las mujeres, también lo daría. Pero en un momento como éste, en que el pueblo kurdo se levanta cada día y avanza hacia el éxito, me parece insuficiente que una mujer como yo se sacrifique. Como muchos amigos y amigas, me considero en deuda con el pueblo y las mujeres que sufren.

Me gustaría escribir algo para cada uno de ustedes, pero sólo tengo unas horas para actuar. Por falta de tiempo, no puedo escribirles más que esto. Porque tengo hermanos y hermanas y gente a la que hacer promesas, tanto o más que a ustedes. Por último, quiero decir algo más: les pido que entiendan correctamente mi propósito y mi método, y que no lo juzguen mal. Porque yo viví para esto y determiné mi plan de martirio con mis propias manos. Le ruego a Awaz que se reincorpore a las filas de la guerrilla, levante mi arma y vuelva al abrazo de las montañas libres del Kurdistán. Porque le quiero mucho. Porque merece estar entre sus camaradas. De la misma manera, no impidan que otros chicos y chicas se conozcan a sí mismos y a su futuro, y adquieran fuerza de voluntad.

Por último, les ofrezco mis saludos, mi amor y mi respeto, y espero que sean felices y se sientan honrados.

Un saludo y mis mejores deseos,

Su hija

Carta a Abdullah Öcalan

Mi querido Presidente,

Desde el día en que oí su nombre y lo conocí, he sentido la vida, sé quién soy y cómo debo vivir. Sus ideas me introdujeron en mí misma y me enseñaron a vivir con sentido. Me enseñó el alfabeto de la libertad. Aunque tuve dificultades en su escuela, nunca experimenté ambivalencia y no me arrepentí. Porque en su escuela descubrí el poder del sentido, del pensamiento y del ser humano. Me di cuenta de que nada es imposible; pero a condición de que se tome en serio su propósito, crea en él y lo logre. Como mujer y kurda, la libertad era mi objetivo y creía en él de todo corazón. Por esta razón, me gustaría verle de cerca, aunque sea por un momento, para abrazarle, respirar en su hombro, y luego debatir con usted lo que tengo en mi corazón sobre la libertad, las mujeres y mi pueblo.

Sin embargo, la sucia conspiración internacional desarrollada interna y externamente en 1998 creó una separación entre usted y yo, y el fin de esta conspiración se convirtió en la esperanza de miles de mis amigos que querían verle, como yo. Después de que le hicieran prisionero, se desarrolló en mí una conmoción más fuerte, y el poder de la decisión y la libertad se hizo más fuerte en mi corazón. Nunca he perdido el anhelo y la esperanza de verle. Siempre he intentado sentirle cerca. Por eso siempre tuve diálogos con usted dentro de mí. Sentía que me llenaba de energía. Y eso me ha inspirado.

Ha sido el invitado de mis sueños en numerosas ocasiones y estoy muy feliz por ello. Pero la verdad es que no puedo expresar todos mis sentimientos y pensamientos hacia usted. Sin embargo, después de 1999, una verdad siempre resonó en mi mente. Y es que no podía aceptar que una gran persona como usted fuera hecha prisionera, me decía que una persona así no lo merece. Por supuesto, no veo sólo a los Estados implicados en la conspiración como responsables de este cautiverio, del aislamiento del Líder de un pueblo y de la orientación de la humanidad. Veo la débil e inadecuada camaradería mía y de mis otros amigos y amigas como problemática en esta conspiración, así como la traición de los Estados deshonestos e hipócritas. Por eso, las mujeres que depositan sus esperanzas de libertad en usted siempre se han avergonzado de sí mismas.

Quiero fortalecer la resistencia de mi pueblo

El 15 de febrero de 2006 entraremos en el octavo año de cautiverio de Reber Apo. Sin embargo, la conspiración internacional ha iniciado un nuevo y peligroso proceso en Imrali y contra el pueblo kurdo. Quieren frustrar los esfuerzos de paz y democracia de Reber Apo y del pueblo. Están llamando a una rendición y a un abandono del presidente Apo. Quieren domesticarnos, acostumbrarnos a una vida sin el Presidente Apo, sin ideología, sin fuerza de voluntad. Por esta razón, el pueblo kurdo está gritando sus reacciones en todo el mundo contra la política de aniquilación y negación dirigida contra el Presidente Apo.

Como alumna suyo, quiero renovar mi lealtad ante los ataques ilegítimos del 15 de febrero este año, y quiero reforzar las acciones de resistencia de mi pueblo. Como muchas otras personas, quiero ser testigo ante la justicia de la historia, para enviar un mensaje a los corazones y mentes congeladas de la civilización, de la sociedad de clases, con el fuego de mi cuerpo, para exponer la falsedad y deshonestidad del Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Quiero responder a la conspiración internacional

Presidente, la razón de mi acción es no aceptar la conspiración contra usted y el pueblo kurdo y levantarme contra la injusticia infligida a usted y al pueblo kurdo por los Estados soberanos. Es también una autocrítica de mi inadecuada camaradería, para librarme del sentimiento de vergüenza ante el pueblo y la historia. Me reafirmo y confío en que su línea ideológica y su filosofía tengan éxito. Muchos piensan y dicen que destruirán la línea ideológica en su persona. Sin embargo, no me lo tomo muy en serio y lo veo como una afirmación vacía. Porque ahora tiene un lugar en el corazón, en el cerebro y en todas las células de millones de personas, especialmente de las mujeres.

Tiene peso en la historia y en la sociedad. Siempre nos ha mostrado cómo ser dedicados y honestos con las mujeres. Hoy, a pesar de todos mis defectos y debilidades, quiero hacer mi autocrítica y mostrar mi determinación hacia el socialismo democrático y científico y el nuevo paradigma. Quiero dar un mensaje, aunque sea pequeño, a la reacción interna y a los ataques externos. A menudo, he deseado que hubiera algo más valioso que mi vida y que pudiera sacrificarla por el camino del Presidente Apo, de mi pueblo y de las mujeres oprimidas.

Mi corazón no puede encontrar la paz sin usted

Tenía en mente la idea de llevar a cabo tal acción tras tu cautiverio en 1999. Sin embargo, como el momento y las condiciones no eran adecuados y pensaba que no aceptaría tal acción, me esforcé por expresar mi honestidad y mi compromiso con la vida. Hoy sé que no aceptará mi acción y la criticará. Pero, ¿qué debo hacer, Presidente? Algunos se enamoran y huyen cogidos de la mano. Así es como me enamoré yo. Mi corazón no puede encontrar la paz sin usted, sin sonrisas en los rostros de los niños de mi país. Le pido disculpas por haber retrasado mi decisión en un proceso y tiempo tan largos, con 8 años de diferencia y lejos de usted.

También quiero decirle que soy muy fiel y esperanzada. Sentí que me dio el mayor honor y regalo del mundo, especialmente cuando mencionó mi nombre y pidió que me eligieran para el Comité de Reconstrucción del PKK. Lo considero un gran honor. Seguir llamando a la revolución de Bashur la Revolución de las Mujeres ha desarrollado mi creencia en la lucha. Ahora, quiero ser una pequeña respuesta a sus esfuerzos y a los valores que he creado como mujer de Bashur contra este silencio muerto que reina allí.

Por último, le ofrezco mi anhelo de conocer, mi amor y mis saludos. A usted, un ser humano tan singular. Presidente, no lo olvide nunca. Le echamos mucho de menos, le echamos muchísimo de menos.

Saludos, con respeto y anhelo…

FUENTE: ANF

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.