Yezidíes en Siria: décadas de negación de la existencia y discriminación + Informe

Resumen ejecutivo

La presencia de las comunidades yezidíes en Siria y en la región se remonta a tiempos remotos (1). Como consecuencia de múltiples genocidios, sus comunidades, antaño numerosas, han disminuido y ahora son una minoría religiosa en riesgo de aniquilación. Las comunidades supervivientes siguen viviendo en pequeños enclaves en países como Siria, Irak, Kurdistán y Turquía.

En 2014, los yezidíes sufrieron el último genocidio a manos del Estado Islámico (ISIS) -también conocido como Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL), y por el acrónimo árabe Daesh en los medios locales-. El ISIS atacó la región de Sinjar (Shengal), en Irak, y luego detuvo y transportó a miles de yezidíes hombres y mujeres a Siria, donde fueron sometidos a “horrores casi inimaginables”, según la Comisión Internacional Independiente de Investigación sobre la República Árabe Siria -en adelante, Comisión de Investigación sobre Siria- (2).

La mayoría de las campañas de exterminio perpetradas contra los yezidíes fueron precedidas por campañas de desprestigio, que apuntaban a las creencias, la fe, las costumbres y los orígenes de la comunidad y tenían como objetivo difundir desinformación sobre la religión y sus rituales, así como deshumanizar a sus practicantes. Estas campañas de desprestigio contribuyeron a crear un entorno hostil que, en última instancia, condujo al asesinato y al desplazamiento de los yezidíes.

Además de las campañas de desprestigio dirigidas, otros factores han dañado la reputación de las religiones minoritarias en Siria y las han diferenciado de la “religión oficial” del Estado. Entre estos factores están la falta de entendimiento mutuo entre las religiones existentes, la escasa tolerancia religiosa y la negativa de las instituciones religiosas y gubernamentales sirias a reconocer el derecho de las comunidades religiosas más pequeñas a practicar libremente sus rituales y tradiciones.

Aunque la mayoría de los yezidíes son de etnia kurda y hablan la lengua kurda (kurmanji), desde el punto de vista religioso se diferencian de la población kurda suní mayoritaria. Como minorías, algunos yezidíes prefieren que se les reconozca como grupo étnico, claramente separado de los kurdos, debido a sus diferencias culturales y religiosas (3).

El templo central de los yezidíes -el templo de Lalish- se encuentra en la zona de Shikhan, cerca de la ciudad de Mosul, en la provincia de Nínive, en Irak. Sin embargo, las poblaciones yezidíes están repartidas por el Kurdistán iraquí (Bashur) y partes de Siria, Líbano, Turquía e Irán. Además, un gran número de ellos se encuentra en Armenia y Georgia.

Los horrores del ISIS no fueron los últimos perpetrados contra los yezidíes, que siguen sufriendo atrocidades cometidas por otros grupos militares, incluidos los grupos armados de la oposición afiliados a la Coalición de la Oposición Siria (COS). Las facciones de la oposición cometieron una amplia gama de violaciones contra los yezidíes durante y después de las operaciones “Rama de Olivo” dirigidas por Turquía en 2018 y “Primavera de la Paz” en 2019. Por ejemplo, algunas facciones detuvieron arbitrariamente a mujeres yezidíes en la región de Afrin y las coaccionaron para que se “convirtieran al Islam” (4). Además, en Afrin actualmente se prohíbe a los yezidíes celebrar actos religiosos e impartir educación religiosa.

Estas violaciones han sido objeto de escrutinio internacional. En su informe de 2020 sobre Siria, la Comisión de Estados Unidos para la Libertad Religiosa Internacional criticó las denuncias de “persecución y marginación” contra “las minorías religiosas y étnicas, especialmente los kurdos desplazados, los yezidíes y los cristianos, en zonas bajo control turco, como en la ciudad de Afrin”. Además, la Comisión recomendó que el gobierno de Estados Unidos “exprese una presión significativa sobre Turquía para que proporcione un calendario para su retirada de Siria, garantizando al mismo tiempo que ni sus militares ni sus aliados del FSA (Ejército Libre Sirio) amplíen su área de control en el noreste de Siria, y lleven a cabo la limpieza religiosa y étnica de esa zona” (5).

Metodología

Este informe enumera los genocidios cometidos contra las comunidades yezidíes y aborda las campañas de desprestigio que prepararon el camino para esos genocidios. Las campañas de difamación han difundido información errónea sobre las creencias, costumbres y orígenes de los yezidíes, caracterizando erróneamente a la comunidad y haciéndola vulnerable a la violencia.

En respuesta a la difamación, el informe ahondará en los orígenes del yezidismo, sus creencias, rituales y los símbolos que lo identifican como religión. Además, el informe revisará las violaciones perpetradas contra los yezidíes en Siria en particular, enumerando también varias fatwas (edictos) islámicas emitidas contra el yezidismo, y las narrativas islámicas proyectadas sobre él.

Además, el informe abordará la presencia de la comunidad yezidí en la Siria contemporánea, y cómo los sucesivos gobiernos sirios trataron a esta minoría religiosa, abordando también las prácticas a las que están expuestos los yezidíes en las zonas controladas por los grupos armados respaldados por Turquía en la región de Afrin y sus alrededores, y en la zona de Ras al-Ayn/Serêkaniyê, tras las dos ofensivas de Turquía en Siria en 2018 y 2019, conocidas respectivamente como “Operación Rama de Olivo” y “Operación Primavera de la Paz”. Las operaciones provocaron el desplazamiento del abrumador porcentaje de la población yezidí en la zona de Ras al-Ayn/Serê Kaniyê, y de la mayoría de la población que habitaba en Afrin.

Para ello, el informe se basa principalmente en 32 entrevistas, realizadas a víctimas yezidíes que se encuentran en Siria y/o han emigrado a bordo. Entre los entrevistados hay 14 mujeres.

Además de los relatos de las víctimas, el informe se basa en informes y estudios publicados por organizaciones locales e internacionales de derechos humanos.

Al abordar la cuestión de los yezidíes desde el punto de vista jurídico, el informe cita la Constitución siria, en particular los textos relacionados con la libertad religiosa, y la Ley del Estatuto Personal siria, que proporciona a los ciudadanos marcos normativos.

Desde el punto de vista histórico, el informe repasa varios estudios e investigaciones sobre el yezidismo en Siria y en la región, abordando sus orígenes y su doctrina, así como las violaciones perpetradas contra sus seguidores.

El informe se divide en tres secciones. En la sección I, el informe aborda las violaciones relacionadas con el conflicto, cometidas contra los yezidíes en Siria desde 2011 hasta 2022, centrándose en las violaciones perpetradas en las zonas controladas por el ejército turco, en las regiones de Afrin y Ras al-Ayn/Serêkaniyê. Además, el informe respalda la documentación con los testimonios de las víctimas, que sufrieron la apropiación de bienes, la detención o incluso la muerte por abrazar una religión diferente a la de las facciones gobernantes en sus zonas.

En la sección II, el informe aborda las violaciones que sufrieron los yezidíes bajo el gobierno sirio (SG), centrándose en los abusos anteriores a 2011, incluida la privación de derechos legales y la falta de reconocimiento como grupo religioso independiente. En este contexto, el informe revisa los marcos legales y constitucionales del GE, además de la Ley del Estatuto Personal, y las violaciones de los derechos de los yezidíes como comunidad religiosa. Además, el informe presenta las leyes y legislaciones internacionales que protegen los derechos de las minorías religiosas, de acuerdo con los principios universales de derechos humanos.

En la sección III, el informe indaga en las raíces del yezidismo, explorando sus orígenes, creencias y ritos. Además, el informe examina las violaciones cometidas contra los yezidíes a lo largo de su historia y su ubicación en Siria y establece una serie de recomendaciones a los accionistas.

Introducción

Los yezidíes se definen como una comunidad religiosa tradicional no misionera y muy unida. Se aferran a sus antiguos rituales sociales y religiosos, regidos por leyes específicas establecidas hace miles de años. Tanto como grupo humano como comunidad religiosa, se considera que reflejan las creencias y prácticas de las antiguas sociedades indoarias.

El templo central de los yezidíes -el templo de Lalish- se encuentra en la zona de Shikhan, cerca de la ciudad de Mosul, en la provincia de Nínive (Irak). Sin embargo, las poblaciones yezidíes se extienden por el Kurdistán iraquí y partes de Siria, Líbano, Turquía e Irán. Además, un gran número se encuentra en Armenia y Georgia (6).

Se han llevado a cabo varias campañas de limpieza étnica y masacres contra los yezidíes, con campañas de desprestigio que caracterizan erróneamente a la comunidad y su sistema religioso. Estas campañas han intentado con frecuencia alejar a los yezidíes de su propia religión, a veces clasificándolos como cristianos o musulmanes, y etiquetándolos como “murtadeen” (apóstatas).

Los intentos de categorización religiosa forzada se encontraron con la resistencia y el rechazo, y en algunos casos, la negativa significó la muerte. A muchos yezidíes, amenazados existencialmente, sólo les quedaban tres opciones para sobrevivir: cambiar de religión, convertirse a la religión del gobernante de la zona o del grupo dominante, o abandonar sus hogares y escapar a otro lugar.

En Siria, los yezidíes han sido históricamente objeto de opresión y persecución. Se les ha privado de practicar sus propios ritos religiosos, de aprender y enseñar los orígenes de su religión, de construir nuevos lugares de culto o de restaurar los antiguos como otras religiones y comunidades de Siria, e incluso de realizar sus ceremonias religiosas. Además, se les obligó a asistir a clases de al-Tarbiyah al-Islamiyah (educación islámica) en las escuelas.

Después de 2011, los yezidíes tuvieron una oportunidad histórica de sacar a la luz su carácter religioso en las zonas bajo el control de la Administración Autónoma -dirigida principalmente por kurdos y establecida oficialmente en 2014-. Sin embargo, esta oportunidad fue breve. Las zonas donde vivían muchos yezidíes, como Afrin y Ras al-Ayn/Serêkaniyê, sufrieron dos incursiones militares turcas: “Rama de Olivo” en 2018 y “Primavera de Paz” en 2019.

Tras las dos ofensivas, las zonas objetivo sufrieron violaciones sistemáticas de los derechos humanos. Las violaciones se perpetraron especialmente contra los kurdos y, naturalmente, no perdonaron a los yezidíes (7).

Además de las campañas de desprestigio dirigidas, otros factores han dañado la reputación de las religiones minoritarias en Siria y las han diferenciado de la “religión oficial” del Estado. Entre estos factores se encuentran la falta de entendimiento mutuo entre las religiones existentes, la escasa tolerancia religiosa y la negativa de las instituciones religiosas y gubernamentales sirias a reconocer el derecho de las comunidades religiosas más pequeñas a practicar libremente sus rituales y tradiciones.

El material jurídico y académico sobre la historia y las prácticas yezidíes ponen de manifiesto la existencia de fuerzas políticas y religiosas recurrentes que han tratado de desvirtuar públicamente el yezidismo, degradar a sus seguidores e incitarlos a convertirse a la religión dominante de la zona. Incluso en los textos académicos, la fe y la comunidad religiosa yezidí han sido mal calificadas y degradadas, y algunos investigadores han calificado al yezidismo de “religión situacional” moderna o de secta que se ha desviado “bajo el manto de las religiones reveladas”, e incluso han tildado sus rituales de “herejías sufíes”.

Otros investigadores establecieron un vínculo entre el yezidismo y las antiguas religiones iraníes, como el zoroastrismo y el maniqueísmo, y también con creencias de la antigua Mesopotamia, como la sumeria, la babilónica y la mandea. Otro grupo de investigadores consideró que el yezidismo era una representación de las diversas creencias religiosas antiguas de los pueblos de Asia Central.

Salvo unos pocos, la mayoría de los estudios centrados en el yezidismo han descuidado la investigación de los orígenes de la religión y el entorno del que surgió. Como resultado, la desinformación sobre las clases sociales y las estructuras religiosas yezidíes está muy extendida.

Estos estudios, fundados en hipótesis religiosas, nacionales e intelectuales preexistentes, se basaron en las fuentes de esas hipótesis como si fueran ideas establecidas. En consecuencia, surgieron opiniones divergentes sobre el origen de esta religión, sus principios básicos y rituales, e incluso su nombre.

Sin embargo, el genocidio dirigido por el IS en 2014 contra los yezidíes en Sinjar impulsó muchos estudios recientes que adoptaron nuevas perspectivas en su enfoque de la naturaleza de esta comunidad religiosa y las realidades que la rodean.

Recomendaciones

Los yezidíes consideran que el yezidismo es una religión independiente, no una rama de ninguna de las otras religiones de Siria u Oriente Medio, como el islam, el cristianismo y el judaísmo. El yezidismo tiene su propio sistema de creencias, enseñanzas y rituales. Por lo tanto, el yezidismo debe ser igualado con otras religiones en términos de tratamiento y no ser sometido a la marginación existencial y doctrinal al ser forzado bajo el manto de otras religiones.

Históricamente, los yezidíes han sido marginados por los sucesivos gobiernos sirios. Estas prácticas contradicen claramente los deberes a los que se ha comprometido el Estado sirio en virtud de varias constituciones sirias, incluida la vigente de 2012, que estipula la igualdad entre los sirios sin discriminación por ningún motivo, incluida la religión, al tiempo que garantiza la libertad de creencias.

Además de las pautas de exclusión, se han perpetrado violaciones a gran escala contra los yezidíes en los territorios sirios ocupados por Turquía y los grupos armados de posición sirios que respalda.

En particular, la marginación de los yezidíes y los múltiples intentos de negar su existencia han generado tensión y animosidad entre los distintos componentes de la población del país, lo que ha tenido repercusiones crónicas y catastróficas en las comunidades yezidíes. En Siria, la falta de reconocimiento oficial de los yezidíes como religión independiente ha marginado a sus comunidades y les ha arrebatado diversos derechos, especialmente los relacionados con el establecimiento de su estatus personal, como el registro de matrimonios y nacimientos.

Teniendo en cuenta esta historia, en un intento de evitar los efectos adversos de la mala gestión religiosa en Siria por parte de los sucesivos gobiernos y de proteger a las comunidades yezidíes de las violaciones relacionadas con la religión, los redactores de este informe recomiendan lo siguiente:

-Las Naciones Unidas deben reconsiderar la estructura del actual Comité Constitucional Sirio y garantizar la representación de los miembros de la comunidad yazidí en el seno del Comité y en todos los niveles de las negociaciones políticas sobre Siria, en consonancia con el Comunicado de Ginebra, que estipula que deben garantizarse los derechos de las “comunidades más pequeñas”.

-El Comité Constitucional Sirio (SCC) -reunido en Ginebra en virtud de la Resolución del Consejo de Seguridad nº 2254 de 2015- debe prestar atención a la diversidad en Siria, incluida la diversidad religiosa, y hacer de la próxima constitución un texto que respete la diversidad y todas las formas de diferencia, incluida la diversidad religiosa, y reconozca el yezidismo como una religión independiente. Además, el CCE debe abolir los textos que perpetúan la discriminación, incluida la basada en la religión y las creencias, como el artículo que prescribe que el Islam es la religión del presidente del Estado.

-La autoridad legislativa siria debe promulgar una ley especial para los yezidíes en relación con las cuestiones de estatuto personal, como ocurre con otras religiones, en consulta y coordinación con el clero y los actores de la comunidad yezidí.

-El poder legislativo sirio debe promulgar leyes que penalicen la discriminación contra los miembros de cualquiera de las religiones presentes en Siria, y cumplir las obligaciones establecidas en los pactos y cartas internacionales sobre los derechos de las minorías religiosas, especialmente la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948 y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de 1966.

-El gobierno sirio debe tomar las medidas necesarias para impedir las políticas de marginación y exclusión contra los miembros de cualquiera de las religiones existentes en Siria, especialmente los yezidíes. Dichas medidas incluyen la aplicación de leyes que penalicen la discriminación, la modificación de los programas escolares para atender la diversidad religiosa mediante la difusión de la cultura de la libertad de religión y de creencias, así como la tolerancia hacia los demás, la optimización del uso de los medios de comunicación y la realización de campañas de sensibilización, la celebración de reuniones y talleres de formación con este fin.

-El gobierno sirio debe cooperar con los organismos internacionales con experiencia en el campo de las minorías religiosas, especialmente con el Relator Especial sobre Cuestiones de las Minorías, para poner en práctica los compromisos y las medidas recomendadas anteriormente.

FUENTE: Syrian for Truth and Justice / Rojava Azadi Madrid

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.