Difa al-Watani: la red criminal paramilitar en Damasco

Las provocaciones llevadas a cabo por el gobierno de Damasco en Qamishlo y Hesekê, en el norte de Siria, a través de un grupo paramilitar llamado Difa al-Watani (Fuerzas de Defensa Nacional, NDF) han vuelto las miradas hacia esta estructura.

Después de que el gobierno impusiera el embargo a Shehba y Alepo, y comenzara a realizar detenciones arbitrarias, la tensión experimentada en estas regiones se trasladó a Qamishlo y Hesekê.

El grupo paramilitar NDF ha atacado y secuestrado recientemente a civiles, lo que generó provocaciones en ambas ciudades kurdas.

El NDF, creado por el servicio de inteligencia Muhaberat al inicio de la guerra civil siria, no es una organización nueva.

Cuando comenzaron las protestas de la Primavera Árabe, la Muhaberat, que es conocida como la inteligencia más fuerte entre los países árabes, hizo algunos preparativos para evitar que las protestas se extendieran a Siria.

Hacia finales de 2009, la Muhaberat envió algunas personas a Irán para organizar milicias y entrenarse en contraguerrilla. Estas personas recibieron dos meses de preparación por parte de la inteligencia iraní Itlaat, basado en el sistema Besic (comités de voluntarios ​​en inteligencia).

Luego, estas personas regresaron a Siria y comenzaron a organizar milicias, especialmente en Damasco y Alepo.

Sus actividades dentro del servicio de inteligencia de las fuerza aérea siria, la institución de la que procedía Hafez Assad, uno de los fundadores del partido Ba’ath, han aumentado el poder del NDF.

Con el inicio de las protestas conocidas como “la ira del viernes” en 2011 en Siria, estas personas se unieron en su mayoría a los manifestantes y desempeñaron un papel en la creación de provocaciones y en la denuncia de quienes participaron en las protestas.

Tras el estallido de los enfrentamientos en 2012, muchos criminales condenados por asesinatos, robos, extorsión, violación y crimen organizado fueron liberados. Estos ex criminales fueron incluidos en esta estructura.

Establecido oficialmente en 2012, el NDF brindó un gran apoyo al régimen, especialmente en ciudades como Alepo y Damasco. Esta estructura, que primero participó en actividades de inteligencia como el espionaje, la elaboración de perfiles y la provocación, luego tomó su lugar en operaciones en las ciudades.

Más tarde, el NDF comenzó a trabajar en estrecha colaboración con Hezbollah y la Fuerza Al Quds, afiliada a la Guardia Revolucionaria iraní bajo el mando de Qasem Soleimani, y se organizó rápidamente en muchas ciudades de Siria.

El número de sus afiliados -que cobran un salario en las ciudades luego de recibir un mes de capacitación-, aumentó rápidamente y en 2013 la cifra superó los 40 mil.

Los crímenes de guerra que cometieron como asesinato, tortura, secuestro, violación, rescate y saqueo en provincias como Homs, Hama, Dara, Latakia, Damasco y Alepo, fueron en aumento en 2012, 2013 y 2014.

Los miembros del NDF, que fluctuaron entre las organizaciones ISIS, Al Nusra e Ihvan (Hermandad Musulmana) en muchos lugares, también cambiaron de bando durante la batalla en varias ciudades.

Durante los ataques del ISIS a Hesekê, en julio de 2015, muchos miembros del NDF se unieron a esa organización terrorista.

Hesekê no cayó en manos del ISIS gracias a la intervención de combatientes de las YPG/YPJ, tras varios días de violentos enfrentamientos.

En agosto de 2013, el parlamento sirio encontró una cobertura legal para esta estructura paramilitar, al aprobaron un decreto que autoriza a las empresas a financiar a las milicias.

Con la protección gubernamental y los recursos financieros, el número de miembros del NDF ha aumentado. Se estima que en la actualidad la estructura paramilitar supera los 100 mil integrantes.

Con la promulgación del decreto, se dice que Fadi Ahmad (también conocido como Fadi Saqir), que tiene una empresa en Damasco, financia y dirige el NDF. Fadi Ahmed se encuentra entre los 39 nombres incluidos en la lista de sanciones de la Ley César, impuesta por Estados Unidos en agosto de 2020.

Tras las recientes provocaciones del NDF en Hesekê y Qamishlo, las Fuerzas de Seguridad Interna de la Administración Autónoma del Norte y Este de Siria (AANES) aumentaron las medidas de seguridad en los barrios donde el NDF está activo.

La AANES advirtió tanto a Rusia como al régimen de Damasco de las provocaciones de las fuerzas del NDF.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *