El Movimiento de Mujeres Kurdas lucha contra la violencia de género y resiste la ocupación

Durante los meses de noviembre y diciembre, los movimientos de mujeres en Rojava (en el noreste de Siria) y Bakur (en el sureste de Turquía) tomaron las calles para crear conciencia sobre la violencia de género. Centradas en el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer el 25 de noviembre, las acciones llamaron la atención sobre los crímenes contra las mujeres en todos los ámbitos de la sociedad, desde la discriminación, el acoso y el abuso en las familias y las comunidades, hasta las atrocidades contra las mujeres durante la guerra.

Este año, la campaña estuvo marcada por crímenes continuos contra mujeres en ambos lados de la frontera. Las mujeres en Rojava recordaron a dos políticas feministas caídas: Hevrin Khalaf , asesinada por yihadistas respaldados por Turquía en octubre de 2019, y Zehra Berkel, asesinada en un ataque con drones en junio de este año. También llamaron la atención sobre el destino de las mujeres secuestradas por facciones de la oposición siria: al menos 80 casos de este tipo se han registrado en Afrin solo en 2020.

En Turquía, varias políticas feministas están en prisión por el delito de representar a sus electores. En septiembre, a una ex diputada se le agregó un año a su sentencia porque calificó al presidente Recep Tayyip Erdogan de misógino. Los casos recientes de violencia sexual perpetrados por personal de seguridad en ciudades kurdas se han cometido con total impunidad. Los esfuerzos oficiales para encontrar a una joven kurda que desapareció en enero han cesado en contra de los deseos de su familia. 361 mujeres han sido asesinadas por hombres desde principios de año, efectivamente, uno por cada día de 2020.

Estos casos no son tragedias aisladas, sino tácticas integrales de la guerra de Turquía en Kurdistán. A medida que el régimen del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) ha consolidado el poder y ha encendido conflictos destructivos, también ha envalentonado a innumerables perpetradores de violencia sexista. Ya sea que los delitos sean cometidos por agentes del Estado o simplemente por hombres que saben que el Estado se pondrá de su lado, el resultado ha sido un ataque al derecho básico de las mujeres a vivir una vida segura, digna y pacífica.

Una guerra internacional contra las mujeres

Durante la última década del gobierno de Erdogan, el número de mujeres asesinadas por hombres ha aumentado casi todos los años. Las autoridades han intentado legalizar el estupro y el matrimonio infantil no una, sino dos veces, y han amenazado con abandonar la Convención de Estambul, el principal tratado internacional que penaliza la violencia de género.

La represión de la oposición kurda ha eliminado a cientos de mujeres de todos los niveles de la política, y ha cerrado prácticamente todos los centros de mujeres en las regiones kurdas. Las mujeres que se resisten a estas políticas antidemocráticas enfrentan cargos de brutalidad policial y terrorismo.

En Rojava, la situación quizás sea peor. Turquía ha empleado a milicias yihadistas brutales que ven a las mujeres como inherentemente subordinadas a los hombres, para aplastar los avances revolucionarios en la libertad de las mujeres hechos por la Administración Autónoma.

Las mujeres y las niñas en los ocupados Afrin, Serekaniye y Tel Abyad han perdido todas las protecciones legales e institucionales contra la violencia y la discriminación, mientras que los hombres que sirven en las fuerzas de poder de Turquía no enfrentan consecuencias por cometer crímenes contra las mujeres al mundo. Las autoridades religiosas afiliadas a la ocupación, cuyos fallos influyen y a menudo invalidan el derecho civil, han elogiado la poligamia y defendido los llamados asesinatos por honor; sus prácticas contra las mujeres han provocado un aumento de los matrimonios infantiles en los territorios ocupados.

Campañas contra la violencia masculina y estatal

Las conexiones entre el autoritarismo, el militarismo y el sexismo del régimen del AKP son sistémicas e inequívocas. Por lo tanto, para las mujeres kurdas la lucha contra las tres formas de opresión está conectada. Su lucha es un ejemplo esencial de cómo desafiar a los estados violentos y a los hombres violentos al mismo tiempo, y cómo construir una sociedad alternativa libre de ambos.

En Rojava, un programa de cuatro semanas que duró del 10 de noviembre al 10 de diciembre llegó a cientos de mujeres en ciudades y pueblos de toda la región. Grupos como la Organización SARA para la Prevención de la Violencia contra la Mujer, el Consejo Democrático Sirio y el Consejo de Mujeres Sirias, organizaron programas educativos para concienciar sobre la violencia doméstica, mientras que se llevaron a cabo manifestaciones masivas condenando los crímenes de guerra contra mujeres en áreas ocupadas.

“El feminicidio es la base de la eliminación de la sociedad: sin mujeres, una sociedad no puede prosperar. Se está llevando a cabo una guerra multifacética y estratégica contra las mujeres”, decía un comunicado de Kongra Star emitido el 25 de noviembre.

La declaración agregaba: “Las mujeres de todo el mundo siguen luchando en el sentido más amplio y con actividades intelectuales que son cada vez más profundas. Pero antes de que podamos alcanzar la unidad nacional como mujeres, el resultado deseado de esta lucha, primero debemos aceptar la verdad de que la violencia contra las mujeres a nivel mundial ha alcanzado el nivel de la guerra”.

En Bakur, las mujeres del Partido Democrático de los Pueblos (HDP) y las organizaciones afiliadas, organizaron una campaña aún más extensa bajo el lema “Em xwe diparezin” (“Nos defendemos”). Estas actividades duraron de septiembre a diciembre. Según la portavoz del Movimiento de Mujeres Libres (TJA) Ayşe Gökkan, sus talleres contra la violencia habían llegado a 3.000 mujeres a mediados de noviembre.

El 11 de diciembre, la TJA publicó un informe sobre casos de violencia masculina y estatal contra mujeres kurdas durante el año. Su informe encontró que 2.250 mujeres solicitaron protección contra el abuso a ONG y asociaciones, 775 mujeres buscaron refugio y 60 mujeres fueron encontradas muertas en circunstancias sospechosas.

También señaló que cerca de 250 activistas de TJA habían sido detenidas durante el transcurso del año, y que un número similar de políticas feministas y defensoras de los derechos de las mujeres fueron objeto de detención, arresto y otras formas de acoso legal. Las recomendaciones de la TJA para resolver la crisis incluían propuestas de políticas que abordaban tanto cuestiones específicas de los derechos de las mujeres como las relacionadas con el alcance total de la guerra en Kurdistán. Un punto pidió a Turquía que adoptara plenamente la Convención de Estambul, mientras que otro pidió nuevas negociaciones para pacíficamente resolver la cuestión kurda.

A nivel internacional, el Movimiento de Mujeres Kurdas de Europa (TJK-E) ha lanzado una petición para exigir que Erdogan enfrente la justicia internacional por los crímenes del régimen del AKP contra las mujeres. La campaña “100 razones para juzgar al dictador” compartirá las historias de 100 mujeres asesinadas por el Estado turco y sus representantes.

Hasta ahora, las mujeres a las que han conmemorado incluyen a Sakine Cansiz, la legendaria cofundadora del PKK asesinada por la inteligencia turca en París en 2013; Taybet Inan, una madre kurda baleada por las fuerzas de seguridad turcas, cuyo cuerpo fue dejado en la calle durante una semana; y Derya Koc, una funcionaria electa del HDP asesinada en los sótanos de Cizre. “Queremos buscar justicia y exigir un enjuiciamiento de Erdogan. Con este esfuerzo, queremos ser la voz de todas las mujeres del mundo que son víctimas de violencia y (llamar) la atención sobre todos los delitos de Estado cometidos contra las mujeres”, afirmaron las organizadoras de la campaña. Hasta ahora, más de 1.000 personas se han inscrito en la convocatoria.

FUENTE: Meghan Bodette / Medya News / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *