“La destrucción turca de la naturaleza en Afrin es parte del plan de cambio demográfico”

Financiado y apoyado por la Hermandad Musulmana y fundaciones palestinas, el Estado turco invasor continúa modificando la estructura demográfica del cantón de Afrin (Rojava, Kurdistán sirio) mediante la construcción de casas y la destrucción de la naturaleza en las regiones ocupadas del noreste de Siria.

Según la Organización de Derechos Humanos de Afrin (ODHA), los mercenarios del Estado turco invasor han cortado 345 mil olivos después de que ocuparon Afrin. También quemaron más de 11 mil hectáreas de tierras agrícolas, dejándolas improductivas. Además, talaron todos los árboles de un bosque cerca del lago Meydankê, en el distrito de Shera.

La Agencia Ambiental de la Administración Autónoma del Norte y Este de Siria (AANES) declaró en un comunicado del 8 de septiembre que, aproximadamente, dos millones de árboles han sido talados desde 2018.

Îbrahîm Şêxo, portavoz de la ODHA, habló con la agencia de noticias ANHA sobre la destrucción, las violaciones y el cambio demográfico en la región ocupada de Afrin.

“Afrin, que fue ocupada como parte de un plan en marzo de 2018, es testigo de las violaciones del Estado turco contra la población y la naturaleza. Turquía está cambiando su estructura demográfica y destruyendo su naturaleza”, denunció Şêxo.

“El Estado turco invasor continúa construyendo casas coloniales para familias extranjeras en las regiones ocupadas con el pretexto de actividades caritativas con financiamiento y apoyo de asociaciones e instituciones en los estados del Golfo y Palestina”, agregó.

Al señalar que la ODHA documentó los crímenes del Estado turco en Afrin, Şêxo explicó: “Según los documentos que tenemos y las imágenes difundidas por los medios, se talaron más de cuatro mil árboles en las cercanías del lago Meydankê por parte de la organización llamada Hayat El Sairîn, que incluye mercenarios de (la milicia) Sultán Murad, especialmente Abu Bilal y su grupo. En un par de horas, miles de árboles fueron cortados por motosierras y excavadoras”.

Al refutar una declaración emitida por los consejos locales afiliados al Estado turco en Afrin, Şêxo indicó: “Afirman haber plantado árboles en la región para justificar sus crímenes ante el público. Sabemos bien que la plantación de los árboles comienza en febrero o marzo. No en agosto o septiembre, cuando la temperatura alcanza los 40 grados. Están haciendo esto sólo para cubrir sus crímenes. Las imágenes no son solo de Meydankê. La Brigada El Weqas (vinculada a Turquía) taló cuatro mil árboles en la aldea de Aska, al oeste del distrito de Jindires. Además, los mercenarios talaron más de dos mil árboles en los pueblos del distrito de Shera y el pueblo de Çema”.

Şêxo reveló que, según la información obtenida de las y los residentes de las aldeas de los distritos de Şiyê y Mabeta, mercenarios de la Brigada Semerqend amenazaron con secuestrar a los lugareños y cortar más de diez mil árboles durante más de un mes, alrededor de la montaña y el valle de Cihenem, entre las aldeas de Rûta, Delo y Hec Qasimo.

Şêxo alertó que los mercenarios “quemaron el área forestal en Hec Hesna y alrededor de la montaña Qaziqlî y construyeron casas coloniales. Lo mismo bien podría hacerse en Meydankê. La montaña Ehlam y las inmediaciones del lago son lugares estratégicos, así como Kiwêt El Rehmê, Damascus El Xeyriyê”.

“La tala de árboles y la construcción de casas coloniales se realizan simultáneamente. Cortan árboles y los queman, y luego vuelven a nivelar el suelo. Construyen estas casas coloniales después de recibir dinero de organizaciones palestinas y del Golfo –advirtió-. Por organizaciones palestinas, nos referimos a las organizaciones que trabajan bajo la supervisión de la Hermandad Musulmana, como ‘Honorable Life’, ‘Wefa El Muhsinîn’ y ‘Xeyr Umme’”.

El representante de la ODHA criticó a las organizaciones y asociaciones que intentan cambiar la estructura demográfica de Afrin: “Esto no es lo correcto. Más bien deberían apoyar a los desplazados internos de Afrin que viven en condiciones difíciles en los campos del cantón de Shehba, sujetos a constantes bombardeos por parte del estado turco invasor y sus mercenarios”.

FUENTE: ANHA / ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.