La razón de Estado turca

El miércoles pasado se encontraron tres cuerpos durante los trabajos de restauración en la antigua prisión central de Amed (Diyarbakir), en el distrito Sur (Kurdistán turco, Bakur), que fue destruida casi por completo por el ejército turco en la guerra urbana de 2016. En la década de 1990, el servicio de inteligencia militar turco (JITEM), responsable de miles de asesinatos de civiles, utilizó la prisión como centro de interrogatorio. En ese momento, este centro se conocía como la dirección de los “desaparecidos”.

En enero de 2012, se descubrieron partes del cuerpo durante los trabajos de construcción, por lo que la Fiscalía General de Diyarbakır se hizo cargo del asunto, pero después de eso nunca se habló una palabra públicamente sobre el descubrimiento.

Cada vez que se clava un pico en el suelo, se descubren cuerpos debajo de las antiguas oficinas estatales en Kurdistán. La prisión de Diyarbakir tenía una doble reputación notoria en la década de 1980: como una de las peores prisiones de tortura del mundo y como símbolo de resistencia.

Amenazas contra Grecia

El miércoles pasado, el ejército turco realizó un ejercicio militar llamado “Efes 2022” sobre las islas griegas del mar Egeo. Recep Tayyip Erdogan participó personalmente en el ejercicio militar y volvió a amenazar con argumentos hipócritas, como la militarización de las islas por parte de Grecia, por lo que Turquía ya no reconoce allí la soberanía griega. Sin embargo, fueron países de la OTAN como Estados Unidos y Francia los que trasladaron sus bases militares a las islas e hicieron un pacto con Grecia. Erdogan amenazó en Twitter, en griego: “Grecia se arrepentirá como hace cien años si no observa su enfoque, palabras y hechos”. Nuevamente, el mismo día, Erdogan anunció su candidatura para las elecciones presidenciales de 2023, en las que el AKP volverá a presentarse en alianza con el partido fascista MHP.

Ataque contra Rojava

Incluso cuando Erdogan muestra sus músculos en el Egeo, en realidad está mirando el autogobierno democrático en el norte y el este de Siria. El miércoles, el asesor de seguridad del presidente estadounidense, Jack Sullivan, habló por teléfono con el asesor del presidente turco, Ibrahim Kalin. Durante la llamada telefónica, Sullivan dejó en claro que Estados Unidos no piensa mucho en una operación militar en Rojava. La subsecretaria de Estado del Departamento de Estado de Estados Unidos, Barbara Leaf, también dijo al Comité de Asuntos Exteriores que su país le ha dejado claro a Turquía que se opone a una operación militar turca en el noreste de Siria. Sin embargo, ciertamente no espera que Turquía se abstenga de una operación militar debido a las objeciones de Estados Unidos. Queda por ver si Erdogan verá esta declaración como una luz verde para su operación militar, tan a menudo invocada.

En su discurso del jueves, subrayó: “A lo largo de nuestra frontera, estableceremos una zona de seguridad de 30 kilómetros de profundidad. Con ello, no sólo desterraremos las organizaciones terroristas de nuestras fronteras, sino que también garantizaremos la seguridad de nuestros vecinos. No aceptaremos ningún corredor del terror y quiero subrayar que rellenaremos las partes que faltan de la zona de seguridad”.

Erdogan continuó diciendo que esperaba que los “aliados y compañeros de Turquía” entendieran las preocupaciones de seguridad de Turquía y que nadie tomara una decisión a favor de los “terroristas”. Este parece ser su mensaje a los Estados Unidos. Si bien la administración de Biden se opone públicamente a un ataque a Rojava, aún no está claro qué se está negociando a puerta cerrada. Sobre todo porque la operación militar turca está marcando como objetivos las ciudades de Tel Rifat y Manbij, que están bajo la jurisdicción del ejército ruso. Además, un número no despreciable de tropas iraníes están estacionadas en Tel Rifat. El jueves, Rusia también se pronunció públicamente en contra de una operación militar de Turquía en las áreas mencionadas. Ahora depende de cómo actuará Turquía.

Mientras Erdogan acusa a la Administración Autónoma del Norte y Este de Siria (AANES) de terrorismo, los drones y la artillería turcos los bombardean regularmente, matando a civiles. Kurdistán del Sur (Bashur, norte de Irak) también es bombardeado diariamente por la fuerza aérea turca, en violación del derecho internacional. Las fuerzas terrestres turcas están tratando de avanzar en las áreas liberadas en el sur de Kurdistán, como Avaşîn, Metîna, Heftanîn, Xarkurke y Zap, a pesar de las grandes pérdidas. La guerra de agresión turca se extiende a más de 100 kilómetros de profundidad en el territorio de Bashur.

Redadas y detenciones en Turquía

Dentro de Turquía, apenas pasa una semana sin redadas y arrestos. Los arrestos de mujeres políticamente activas, la detención de 20 periodistas kurdos y la represión de otros activistas son parte de esta regularidad y vida cotidiana ahora normalizada de los kurdos en Turquía.

¿Y cuál es la actitud de la oposición en Turquía? Al igual que los gobernantes, la llamada oposición en torno al partido CHP, la Mesa de los Seis, entiende la política como un medio de los turcos para los turcos. Intentan resolver todos sus problemas por la fuerza. Cuando se trata de los vecinos y las minorías de Turquía, todos se alinean detrás del régimen. Por eso no hay casi nadie con quien no esté en una torcedura y ninguna minoría con la que haya hecho las paces. Ya sea secular o religiosa, la política turca es militarista y dominante; no dudará en embarcarse en aventuras que terminarán en desastre. Por tanto, Erdogan dirigirá su ira contra los kurdos y establecerá un estado de guerra para poder ganar las elecciones en estas condiciones. La llamada ronda a seis bandas no tiene otra alternativa, porque no sale del marco de la razón de Estado de Turquía. Es muy posible que Erdogan espere hasta la próxima cumbre de la OTAN, pero su calendario electoral será decisivo. Con una operación militar en Rojava, se declarará el estado de guerra y emergencia, amordazando a cualquier oposición y poniéndola tras las rejas. Y como no hay una oposición real en Turquía, Erdogan también ganará las próximas elecciones con su retórica bélica y nacionalista-militarista.

Volviendo al principio: el hallazgo de cadáveres en el antiguo centro de interrogatorios JITEM. Sin importar quién estuviera en el poder en Turquía, todos siempre estuvieron de acuerdo en que cualquier injusticia sería enterrada una vez que los intereses turcos estuvieran en juego. Esa es la razón de Estado turca. Así fue en los años 1920, 1990, 2000; y así permanecerá hasta un final de algún modo caracterizado.

FUENTE: Dino Berog / ANF

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.