Lanzan campaña por la libertad de periodistas kurdos detenidos en Turquía

El 8 de junio pasado fueron detenidas 21 personas, 20 de ellas periodistas, en la ciudad de Amed, capital del Kurdistán turco (Bakur). Los y las periodistas se encuentran ahora en prisión preventiva. La justicia turca impuso una orden de confidencialidad sobre sus expedientes y hasta el momento se desconocen los cargos que se les imputan.

Por eso, el domingo fue lanzada la campaña internacional “La prensa libre no puede ser silenciada: apoyamos a nuestros colegas detenidos”.

En un comunicado, los y las organizadoras de la campaña señalaron: “Nosotros, las instituciones profesionales de los medios de comunicación y los periodistas abajo firmantes, condenamos la detención de periodistas y trabajadores de la prensa kurdos por parte de la policía, durante las redadas llevadas a cabo el miércoles 8 de junio. Hacemos un llamamiento a todos, especialmente a la oposición, que reivindican el derecho, la justicia, la igualdad, la libertad y la democracia, y que pretenden preparar la Turquía del futuro, para que se solidaricen con nuestros colegas detenidos y se posicionen contra la violencia del gobierno”.

Los periodistas detenidos son los siguientes: Serdar Altan, copresidente de la Asociación de Periodistas Dicle Fırat (DFG), Safiye Alagaş, directora de JINNEWS, Gülşen Koçuk, director de la Agencia Mesopotamia (MA), Aziz Oruç, Mehmet Ali Ertaş, redactor jefe del diario Xwebûn, Ömer Çelik, Suat Doğuhan, Ramazan Geciken, Esmer Tunç , Neşe Toprak, Zeynel Abidin Bulut, Mazlum Doğan Güler, Mehmet Şahin, Elif Üngür, İbrahim Koyuncu, Remziye Temel, Mehmet Yalçın, Abdurrahman Öncü, Lezgin Akdeniz, Kadir Bayram y Feynaz Koçuk.

El lunes se conoció que a los y las periodistas en el Departamento de Policía Provincial de Diyarbakır ni siquiera se les permite satisfacer sus necesidades básicas.

A su vez, el fiscal de la cauda prolongó dos veces los períodos de detención, por lo que permanecerán en régimen de aislamiento hasta el 16 de junio.

Durante los allanamientos policiales a las oficinas de la prensa kurda se confiscaron un gran número de cámaras, computadoras y material digital. Entre los medios afectados se encuentran la agencia JinNews y las productoras Piya y Ari.

Ante esta situación, Serdar Altan, copresidente de la Asociación de Periodistas Dicle Fırat (DFG), expresó que “el largo proceso de detención” de los y las periodistas kurdas “se convirtió en tortura y castigo”.

“El proceso empezó a convertirse en un proceso de fabricación de pruebas. Aunque se tarde 80 días, no podrán encontrar nada más que nuestras actividades periodísticas, por lo que hacemos un llamamiento al fiscal del caso: queremos ver y confrontar lo que tengan. No lo prolongue más. De lo contrario, se verá implicado. Queremos agradecer a todos nuestros colegas, a las organizaciones profesionales de la prensa y a las organizaciones de la sociedad civil su apoyo incondicional”.FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.