Las heridas de la masacre de Cizre aún están abiertas

Las heridas abiertas por la destrucción de grandes partes de Cizre, en el Kurdistán del Norte (Bakur, sudeste de Turquía)  siguen sangrando después de cinco años.

Por lo menos 288 personas perdieron la vida durante el toque de queda de 79 días, entre el 14 de diciembre de 2015 y el 2 de marzo de 2016. Muchas fueron asesinadas directamente por las fuerzas de seguridad, mientras que murieron porque el toque de queda impidió que fueran llevadas al hospital.

Durante el toque de queda, se acordonaron 11 asentamientos y la ciudad de 131.000 habitantes. También se cortaron las conexiones de electricidad, internet y teléfono. Los maestros y funcionarios fueron puestos en baja indefinida antes de que comenzara el toque de queda. Se desplegaron tanques y obuses en las elevaciones de la ciudad, desde las cuales se disparó contra los distritos de Cudi, Nur, Sur y Yafes.

A los residentes de la ciudad ya no se les permitía satisfacer sus necesidades diarias. La gente que iba a buscar agua, era atacada y disparada por francotiradores del régimen. En el vigésimo día del asedio, había alrededor de 120.000 personas en la ciudad. En los días siguientes, los residentes fueron expulsados por la fuerza de sus casas y sus hogares se convirtieron en un campo de batalla para los militares.

Según informes de organizaciones de derechos humanos, por lo menos 177 personas fueron quemadas vivas o asesinadas a tiros por las fuerzas de seguridad en los “sótanos de la muerte de Cizre”. En total, murieron al menos 288 personas. Algunas personas que buscaron refugio en algunos sótanos fueron quemadas vivas cuando los militares vertieron gasolina y los prendieron fuego. Además, las tropas turcas irrumpieron en otros sótanos y dispararon a los presentes antes de quemarlos. Los cuerpos de 14 personas muertas en los sótanos de Cizre siguen desaparecidos.

Las personas desaparecidas son Feride Yıldız, Mardin Çelebi, Hacer Aslan, Osman Gökhan, Hüseyin Derviş, Servet Aslan, Idris Susin, Ali Aslan, Cemal Pürlek, Emrah Aşkan, Osman Esmeray, Mustafa Keçanlu, Emrah Aşkınş. Se dice que siete de ellos han sido enterrados en cementerios anónimos, en otras ciudades.

Los peores daños se produjeron en los distritos de Cudi, Yafes, Sur y Nur. El 80 por ciento de estas áreas fueron arrasadas, 500 edificios fueron completamente destruidos y 2.000 casas quedaron gravemente dañadas. Después de 20 días de toque de queda y ataques de las fuerzas de seguridad turcas, 110.000 personas fueron desalojadas de la ciudad. A continuación, la destrucción se extendió: 500 casas más fueron demolidas por la autoridad estatal de construcción TOKI. Los viejos edificios fueron derrumbados y 6.500 apartamentos fueron construidos en edificios prefabricados controlados por el ejército.

Aunque han pasado cinco años, no se ha avanzado en la investigación de la muerte de 121 personas. Un total 83 de los procedimientos judiciales se cerraron. De estos 83, 51 casos fueron llevados ante el Tribunal Constitucional. Otros cuatro procedimientos fueron congelados y se dictó una decisión de “incompetencia” en 34 procedimientos.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *