Para Turquía, la crisis de Ucrania significa una temporada abierta contra los kurdos

Turquía está utilizando la invasión rusa de Ucrania para buscar luz verde para una nueva invasión de las regiones autónomas de Siria dirigidas por los kurdos.

Tal invasión no solo traería más muertes y desplazamientos a los kurdos, sino que desestabilizaría la región y profundizaría el abismo entre la OTAN y Rusia, dijeron políticos kurdos a Declassified.

Ankara ha llevado a cabo dos operaciones militares anteriores contra la región autónoma, conocida como Rojava o Siria del Norte y del Este (NES). Estos han visto a las fuerzas turcas matar a cientos y desplazar a cientos de miles de kurdos y miembros de otras minorías.

Ocuparon y anexaron regiones de mayoría kurda por un total de miles de kilómetros cuadrados, en violación del derecho internacional.

Ankara lleva a cabo ataques aéreos en la región con la tecnología suministrada por Occidente, y despliega milicias delegadas acusadas de una serie de crímenes de guerra por la ONU y sancionadas por Estados Unidos por albergar a decenas de ex miembros del grupo terrorista Estado Islámico (ISIS).

Desde principios de este año, Turquía ya ha lanzado 41 ataques con drones en la región, según el Centro de Información de Rojava (RIC), que monitorea sobre el terreno.

Ankara está usando un pretexto similar a la retórica de Vladimir Putin en Ucrania, afirmando que está realizando “operaciones de seguridad” a lo largo de su frontera, pero en realidad apunta a la guerra, la anexión y la turquificación sobre la base de la expulsión forzosa de las poblaciones de minorías étnicas locales.

Ahora, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, amenaza con una tercera invasión de la región.

Vaciar la región

Sasha Hoffman, investigadora del RIC, dijo a Declassified: “Durante invasiones anteriores, las regiones de mayoría kurda fueron objeto de campañas que equivalen a limpieza étnica”.

Y agregó: “Si Turquía sigue adelante con su plan de establecer una ‘zona segura’ de 30 kilómetros de profundidad en la frontera de Siria, la mayoría de las ciudades y la mayoría de las regiones de mayoría kurda y cristiana en NES se verían afectadas”.

Esto podría significar que los centros de detención que albergan a militantes de ISIS, como los de Derik y Qamishlo, “quedarían sin vigilancia y darían lugar a fugas masivas de prisiones”.

Las regiones ocupadas en NES están viendo la colonización por mandato turco, que resulta en “la alteración sistemática de la composición demográfica”, con los poderes de la OTAN permaneciendo en silencio sobre las políticas turcas que reflejan las de Rusia.

Feleknas Uca, diputada del partido pro-kurdo HDP de Turquía y co-portavoz de asuntos exteriores, afirmó a Declassified que aunque Erdogan cita preocupaciones de seguridad para justificar sus políticas, en realidad “quiere vaciar inmediatamente esta región de kurdos, cambiar completamente la demografía, e instalar por la fuerza a refugiados árabes de otras partes de Siria”.

El momento de estas amenazas no es una coincidencia. Erdogan se ha presentado a sí mismo como el único hombre capaz de hablar tanto con Washington como con Moscú.

En realidad, Turquía se beneficia del conflicto de Ucrania vendiendo drones letales y probados en objetivos kurdos a Ucrania, por un lado, mientras abre sus puertos a los oligarcas rusos por el otro.

Moneda de cambio

Las solicitudes de Suecia y Finlandia para unirse a la OTAN han permitido a Turquía, que tiene el segundo ejército más grande de la alianza y un veto sobre la adhesión de nuevos estados miembros, buscar nuevas concesiones de Estados Unidos.

Aso Viyan es miembro de la Comisión de Diplomacia del Centro Comunitario Democrático Kurdo, un organismo representativo de la comunidad kurda en Finlandia. Le dijo a Declassified que Erdogan está intentando usar el veto de Turquía como moneda de cambio para obtener luz verde para nuevas operaciones.

“Al impedir que Suecia y Finlandia se unan a la OTAN, Erdogan quiere chantajear a la OTAN y a Estados Unidos, y también obtener la luz verde de Rusia para ocupar más territorios en Rojava”, destacó.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, dijo recientemente que las preocupaciones de Turquía sobre el terrorismo eran “legítimas” después de que Turquía acusara a Suecia y Finlandia de apoyar y albergar a militantes kurdos.

Erdogan ha presentado una lista de demandas a la OTAN, pidiendo la reapertura del comercio de armas con los países nórdicos después de que suspendieran las ventas durante su ataque a Rojava en 2019.

El presidente turco también quiere el reingreso de Turquía en el programa de aviones de combate F-35, la extradición de los exiliados kurdos y los líderes políticos, incluido un parlamentario kurdo iraní del Parlamento sueco, sin ningún vínculo con Turquía, y el fin del apoyo limitado de estos países al diálogo político con los representantes kurdos.

“Existen fuertes vínculos comerciales entre Turquía y Europa… quieren utilizar las regiones kurdas como moneda de cambio”, añadió Uca.

El Reino Unido levantó las restricciones a la venta de armas con Turquía en 2021 y eliminó, incluso, los criterios limitados que permanecían vigentes en mayo de 2022, a medida que Turquía avanzaba hacia su nueva invasión de NES.

El gobierno del Reino Unido afirmó la semana pasada que esta decisión se basó en una “evaluación cuidadosa” y no se tomó “a la ligera”. Los funcionarios británicos se han pronunciado para indicar que apoyarán a su aliado “increíblemente importante” de la OTAN durante el enfrentamiento por la adhesión de los países nórdicos a la alianza atlántica.

Gran Bretaña incluso está proporcionando el motor para el avión de combate TF-X, que Turquía está produciendo después de que fuera expulsado del programa F-35 por comprar un sistema de defensa aérea ruso, capaz de derribar aviones de la OTAN.

Turquía se beneficia de las tensiones Este-Oeste para buscar concesiones de ambos lados. Con las fuerzas rusas estacionadas en el oeste y las estadounidenses en el este de NES, Erdogan puede enfrentar a Washington y Moscú entre sí.

Hoffman afirma que, aunque ha habido un aumento “masivo” de bombardeos y maniobras militares por parte de las fuerzas turcas en las últimas semanas, parece que ninguno de los bloques de poder considera estratégica una nueva invasión turca.

“Por el momento, parece que tanto Estados Unidos como Rusia no están sacando tropas de los territorios afectados, una condición previa para un ataque terrestre turco”, dijo.

“Con el levantamiento de las sanciones de la Ley César en NES, el mes pasado, parece que Estados Unidos ha decidido que invertir en estabilizar a su socio en su guerra contra ISIS es la opción más inteligente. Rusia, por otro lado, ve pocos beneficios en entregar más (partes de) Siria a un país de la OTAN”.

Sin embargo, Hoffman advirtió que “es probable que el resultado de la guerra en Ucrania cambie el equilibrio de poder actual en Siria y, al hacerlo, puede hacer que una invasión turca sea aún más probable”.

Incluso si se evita una invasión por ahora, las otras demandas que Erdogan le planteó a la OTAN podrían desestabilizar la región. Las concesiones exigidas por Turquía también tienen como objetivo erradicar el movimiento kurdo, que es el único actor regional que aboga por la paz, el diálogo y la democracia, advirtió la investigadora del RIC.

Aso Viyan estimó que “aceptar cualquier demanda de Turquía significa matar a más civiles, limpieza étnica y cambios demográficos, empoderar a la dictadura y erradicar la democracia”.

Erdogan seguirá intentando extinguir la oposición democrática a través de presiones militares, ambientales, políticas y económicas.

Unos 13 diputados del HDP ya están en la cárcel en Turquía, 59 de los 65 municipios del HDP -ganados democráticamente- han sido ocupados por el gobierno y el 40% de los miembros de base se han enfrentado a una investigación penal.

El gobierno de Ankara ahora se está moviendo para prohibir al HDP por completo antes de las elecciones de 2023, en las que el tercer partido más grande del país probablemente jugará un papel importante en derrotar a Erdogan.

Unos 21 periodistas kurdos fueron arrestados esta semana, sumándose a decenas de miles de figuras de la oposición, otros comunicadores y activistas detenidos por causas políticas, a menudo espurios. En todos los países del Consejo de Europa, solo Rusia encarcela a más personas que Turquía.

Pero como señaló Uca, del partido HDP, “mientras no se resuelva la cuestión kurda, la crisis más amplia no se resolverá. La tercera vía que promueve el HDP tiene un espacio para todos. Para una resolución democrática en este país, el HDP tiene un papel importante que desempeñar”.

Erdogan depende de la polarización política para sobrevivir, tanto a nivel nacional contra los kurdos como a nivel internacional entre Oriente y Occidente. El movimiento kurdo pro-democrático y pro-derechos, es el baluarte más fuerte contra el autoritarismo y el caos en la región, ya sea en las urnas en Turquía o mediante reformas políticas en Siria.

En lugar de sacrificar a los kurdos para apaciguar a su aliado nominal, dice Hoffman, a largo plazo “es en beneficio de los poderes de la OTAN controlar a Erdogan”.

FUENTE: Matt Broomfield / Declassified / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.