Turquía: seis mujeres asesinadas a 24 horas del abandono del convenio contra la violencia machista

En los primeros 83 días de 2021, 85 mujeres han sido asesinadas en Turquía en casos de violencia machista. Más de una al día. Después del abandono, el pasado sábado (20 de marzo), del Convenio de Estambul, el tratado europeo concebido para promover los derechos de las mujeres, seis han muerto a manos de sus parejas o ex parejas en un margen de 24 horas.

Los datos son datos de la plataforma turca Pararemos los Feminicidios, que en los últimos días ha estado organizando protestas pacíficas por todo el país por la decisión del gobierno.

Según Pararemos los Feminicidios, en 2020 al menos 300 mujeres fueron asesinadas por hombres, pero la cifra podría ser mucho mayor, con docenas de otros casos bajo sospecha, que a veces son tratados como suicidios o accidentes con armas de fuego.

Ankara alega que el tratado “ha sido secuestrado para normalizar la homosexualidad, incompatible con los valores sociales y familiares de Turquía”, y ha decidido abandonarlo por decreto presidencial.

Múltiples voces de la oposición y grupos defensores de los derechos humanos apuntan que con la Constitución en la mano, no es legal retirarse de una convención internacional sin el apoyo del Parlamento. Un decreto de 2018 emitido durante del estado de urgencia, concedería esta potestad. Erdogan promovió la firma del convenio

En dichos a medios turcos, Gökçe Gökçen, vicepresidenta del principal partido opositor, el socialdemócrata CHP, confirmó que su grupo no reconoce el abandono del decreto y que llevarán su objeción a los tribunales y a los canales políticos correspondientes.

Por su lado, la ministra de Familia, Zehra Zümrüt-Selçuk, ha insistido a la agencia estatal de noticias turca Anadolu que el gobierno cuenta con los medios nacionales para combatir la violencia en contra de las mujeres. Zümrüt-Selçuk incluyó que los motivos de la violencia son variados, como el alcohol, y que los académicos deberían investigar la raíz del problema. Curiosamente, el presidente Recep Tayyip Erdogan, entonces primer ministro, fue quien promovió la firma y ratificación del convenio en 2011.

El giro radical, aunque no inesperado, de la última semana, quizá se deba a la pérdida de popularidad de su partido, el islamista AKP, en un intento desesperado por garantizar el apoyo de los grupos más conservadores.

El Consejo Europeo, que esta semana se reúne para tratar sus relaciones con Turquía, ha emitido un comunicado expresando su inquietud por la decisión y han hecho un llamamiento a Ankara a que no “debilite el sistema internacional para cuidar a las mujeres contra la violencia”.

Pero algunos analistas sostienen que es posible que la Unión Europea tome, a partir de ahora, una postura más pragmática en sus relaciones con Turquía, y no supedite la cooperación bilateral al estado de los derechos humanos en el país.

FUENTE: Prensa Libre / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *