Afganas y kurdas: hermanas que lo hacen por sí mismas

Mientras nuestras pantallas de televisión se llenan de imágenes desesperadas de hombres y mujeres que intentan salir de Afganistán, en particular la multitud en el aeropuerto de Kabul corriendo junto a los aviones que buscan despegar o agarrándose de las ruedas y cayendo hacia la muerte, nos abruma una sensación de impotencia.

La triste satisfacción de haber demostrado que teníamos razón en que la invasión estadounidense a Afganistán nunca se trató de rescatar a las mujeres -ahora que ellas han quedado a merced de los talibanes, una vez más, por esta apresurada retirada-, no nos lleva a ninguna parte.

Así que buscamos causas a las que donar, manifestaciones en las que participar, exigimos a nuestros gobiernos que acojan a más refugiados y refugiadas, y nos implicamos en planes locales para acogerlos, todos yesos pegajosos que apenas pueden curar la herida sangrante causada por las aventuras imperialistas y los fundamentalistas religiosos. No podemos vaciar Afganistán de su gente y dejar que los talibanes gobiernen su gallinero sobre un grupo de leales.

Buscamos películas en tiempo real de las calles de la ciudad, para identificar a las mujeres afganas entre la multitud. Nos sentimos disminuidos cuando nos enteramos de las innumerables formas en que las mujeres afganas están desapareciendo en sus hogares, borrando su historial en las redes sociales, siendo despojadas de sus identidades, incluso cuando están enterradas en sus burkas.

Buscamos signos de esperanza, pruebas de que los talibanes han cambiado, de que esta vez la vida de las mujeres será mejor. Necesitamos esto para nuestra propia tranquilidad. Oímos hablar de mujeres que recogen armas en la provincia de Ghor, y sentimos que se nos acelera el pulso ante la posibilidad, porque la autodefensa siempre triunfa sobre el pacifismo cuando la situación lo dicta. Pero nos sentimos desanimadas de nuevo cuando un portavoz de los talibanes rechaza con desdén la idea: “Las mujeres nunca tomarán las armas contra nosotros. Están indefensas y obligadas como el enemigo derrotado. No pueden pelear”.

Sin embargo, no es una idea tan descabellada. En todo Medio Oriente, al oeste de Afganistán, en la misma latitud, las mujeres en Rojava, en el noreste de Siria, han estado haciendo exactamente eso, y han tenido un éxito espectacular en provocar la caída del califato de ISIS, una fuerza aún más malévola que los talibanes.

ISIS ha estado intentando reagruparse en Afganistán después de la pérdida de su califato bajo el nombre ISIS-Khorasan (ISIS-K), su denominación para el área que cubre dos países, Afganistán y Pakistán. Un recuerdo escalofriantemente de su uso para indicar sus aspiraciones a gobernar una gran parte de Medio Oriente. En un momento, ISIS-K fue una de las ramas mejor organizadas del Estado Islámicos después de Siria e Irak. Hay informes contradictorios sobre su fuerza actual. Aunque ha disminuido mucho desde su punto máximo, como resultado de las intervenciones de los talibanes, actualmente hay advertencias de que ISIS-K puede intentar impedir el proceso de evacuación con coches bomba suicidas, por lo que se recomienda a los evacuados rutas alternativas al aeropuerto de Kabul.

El Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), un grupo de expertos de Washington DC, estima que el grupo fue responsable de casi 100 ataques contra civiles en Afganistán y Pakistán, así como de 250 enfrentamientos con las fuerzas de seguridad estadounidenses, afganas y paquistaníes desde enero de 2017.

Aunque ISIS-K y los talibanes son enemigos jurados, es difícil predecir si el gobierno talibán creará el tipo de vacío que existía en Siria e Irak, y un espacio para el crecimiento de las operaciones de ISIS en Afganistán. Hay lecciones que las mujeres afganas pueden aprender de sus hermanas kurdas, cuyas unidades de autodefensa, las YPJ, se centraron más en el entrenamiento ideológico, en comprender su historia de opresión patriarcal, que en el entrenamiento con armas, lo que las envalentonó no solo en la lucha contra ISIS, sino también contra la violencia y la opresión de los hombres en sus propias comunidades. Cuando visité Rojava, casi todas las mujeres con las que hablé dijeron haber sentido un nuevo respeto por parte de los hombres después de que empezaron a portar armas.

Las mujeres y hombres kurdos en Rojava ahora se resisten a la ocupación de Turquía, cuyo dictador, Recep Tayyip Erdogan, ya dijo que está listo para el diálogo y la cooperación con los talibanes, a quienes ha elogiado por sus declaraciones moderadas. Las fuerzas turcas vigilan el aeropuerto de Kabul y continuarán haciéndolo después de que se vayan las tropas estadounidenses. Estas convergencias demuestran hasta qué punto las mujeres kurdas y afganas se encuentran en el mismo barco: el mismo enemigo, máscaras diferentes.

Dado el fracaso de las fuerzas estadounidenses y occidentales para imponer los derechos de las mujeres en Afganistán, y dadas las implicaciones políticas de ese intento, en que los ideales democráticos son una marca de la superioridad occidental y una característica “redentora” del imperialismo, sería políticamente apropiado para las kurdos y las afganas explorar las sinergias entre sus respectivas luchas.

Selay Ghaffer, portavoz de Hambastagi, Partido Solidario de Afganistán, señaló en el documental I Am the Revolution, lanzado en 2018, que necesitan aprender de otros movimientos revolucionarios para resistir tanto la ocupación como el fundamentalismo. En un discurso a las mujeres afganas, dice que “si las mujeres kurdas pueden tomar armas y luchar contra ISIS, también deberíamos estar preparadas para tomar armas y luchar si surge la situación”.

Lida Ahmed, del mismo partido pero con sede en Alemania, estuvo de acuerdo en que Rojava es una inspiración y un ejemplo para “todas partes”. Pero si bien hay similitudes entre Kurdistán y Afganistán, dijo que los 40 años de guerra, la intervención extranjera y el fundamentalismo han debilitado el movimiento democrático afgano. Activistas e intelectuales se han convertido en refugiados en Europa.

Inmediatamente después de la invasión de Estados Unidos, en 2001, “incluso antes de Rojava”, ella y sus camaradas eran conscientes de que nada cambiaría, porque el cambio tenía que llegar por la lucha de “la gente”. Los miembros de su partido y RAWA (Asociación Revolucionaria de Mujeres de Afganistán) planean quedarse, pasar a la clandestinidad, organizarse y luchar, pero “todavía no con armas, porque eso es complicado”.

El contacto entre las mujeres afganas y las kurdas se remonta al menos a 2001, según Meral Çiçek, una activista y escritora kurda; un contacto que se intensificó con la Revolución de Rojava. La revolución tuvo un impacto muy grande en las mujeres afganas. En 2014, cuando Kobane estaba siendo golpeada por ISIS, y en 2018, cuando Turquía invadió Afrin, RAWA organizó manifestaciones en apoyo de las mujeres kurdas.

De ninguna manera, esto es una calle de un solo sentido. Kongra Star, la organización coordinadora de mujeres liderada por las kurdas en el noreste de Siria, emitió una declaración de solidaridad, en julio pasado, con las mujeres en Ghor: “Las imágenes de las últimas semanas de mujeres de Afganistán tomando la defensa en sus propias manos dan esperanza y fuerza”. Pero Lida Ahmed me dice que esto fue una muestra de valentía organizada por el gobierno afgano, poco antes de su caída.

Las mujeres kurdas radicadas en Irán han sido particularmente activas en mostrar solidaridad con las mujeres afganas, porque comparten un idioma común: el farsi. Recientemente, las Unidades de Protección de las Mujeres (YPJ) en Rojava también emitieron una declaración, instando a las mujeres afganas a organizarse: “Así como nosotras, como YPJ, hemos resistido a ISIS y a los ocupantes turcos y sus aliados, con la fuerza organizada de mujeres, fortalecido y aumentado nuestro ejército, las mujeres afganas también pueden convertirse en una fuerza de libertad con su fuerza y ​​organización”.

Después de que las mujeres yezidíes fueran secuestradas durante el asedio de Sinjar (Shengal, Kurdistán iraquí / Bashur), brutalizadas y esclavizadas por ISIS, las mujeres kurdas las entrenaron para establecer sus propias unidades de defensa, que participaron en la liberación de Raqqa y liberaron a sus hermanas yezidíes, que todavía estaban esclavizadas por ISIS. Las YPG brindan tres meses de entrenamiento ideológico a las nuevas reclutas, para que “sepan quiénes son, qué están haciendo, qué es ser iguales. Es fácil enseñarles a disparar, pero psicológicamente tu cara está en el suelo, sientes el dolor”. Es la voluntad la que hay que fortalecer, más que el músculo, en la lucha contra el patriarcado. Las mujeres kurdas siempre han enfatizado eso.

Deberían ser las hermanas haciéndolo por sí mismas. Las conexiones están ahí; solo tenemos que presionar el interruptor para que fluya la corriente.

FUENTE: Rahila Gupta / Medya News / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *