Aumentan las reacciones contra los ataques turcos en Bashur

Los nuevos ataques contra Bashur (Kurdistán iraquí) y el saqueo de bosques en esta región llevados a cabo por el Estado turco desde el 23 de abril, provocan más reacciones en contra de estas políticas de invasión. Muchas de las críticas provienen del propio Partido Democrático de Kurdistán (PDK), que gobierna Bashur y es una aliado incondicional de Ankara.

Algunos parlamentarios del PDK así como dirigentes de la Unión Patriótica de Kurdistán (UPK) y de otros partidos, rechazaron la destrucción forestal a gran escala tras el último ataque turco contra las regiones de Metina, Zap y Avashin, en las Zonas de Defensa Medya, controladas por las Fuerzas de Defensa Popular (HPG), la guerrilla del Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK).

La reacción más contundente desde el PDK vino de Edhem Barzani, antiguo miembro del Comité Ejecutivo del partido a cargo de la ciudad de Suleymaniya hasta 2019. Barzani dijo que no quería vivir bajo condiciones de ocupación. Aunque sus declaraciones tuvieron mucha repercusión entre la gente en Bashur, los medios de comunicación pro-PDK no han cubierto la noticia.

En tanto, el parlamentario del PDK, Rêwing Hirori, también expresó su preocupación por la destrucción de los bosques en las regiones de Metina, Hiro y Derare por parte del Estado y el robo de los árboles.

A su vez, los ministerios de Agricultura de los gobiernos de Bagdad y Hewler (Erbil) respondieron con dureza ante la destrucción de los bosques. En una declaración conjunta, ambos ministerios afirmaron que se trata de una “actitud hostil” por parte de Turquía.

“Según la información obtenida y las imágenes recibidas –agregaron-, algunas empresas de Turquía han empezado a talar bosques en la región fronteriza con el Kurdistán del Norte (Bakur) de Behdinan, con la ayuda de soldados turcos, guardias de aldea y mercenarios. La madera obtenida de los bosques es entregada a Turquía. Este acto constituye una destrucción de la naturaleza de Bashur y de Irak. Es una actitud hostil hacia todos los pueblos que viven en la región”.

Desde ambas carteras demandaron “al gobierno turco que ponga fin a esto inmediatamente. Instamos a las instituciones y organizaciones internacionales, especialmente a la ONU, a intervenir lo antes posible”.

Por su parte, Mohammad Hekim, miembro del Comité Político del partido Komaley Islami, evaluó la situación actual en Bashur: “Según el Islam, la tala de bosques y la destrucción de zonas verdes está prohibida y es pecaminosa. Lo que hacen las tropas turcas en Kurdistán es una gran crueldad con nuestra tierra y nuestras aguas. Desgraciadamente, ni Irak ni el gobierno regional protegen nuestras tierras, bosques, aguas y personas”.

Al mismo tiempo, el ex parlamentario de Komaley Islami, Soran Ömer, a quien el PDK revocó su condición de diputado, advirtió que el Estado turco busca ampliar su ocupación con los últimos ataques y que nunca abandonará las zonas una vez invadidas.

“Turquía está bombardeando a la gente de la región en sus pueblos, viñedos, jardines, campos y bosques –alertó-. Disparan contra los civiles. Están destruyendo nuestra naturaleza. Es un ataque de genocidio y destrucción. El Estado turco dice que sólo ataca al PKK. Esto es sólo un pretexto. El objetivo es destruir a los kurdos y a Kurdistán en su conjunto”.

“Por desgracia, algunas personas apoyan a Turquía y se convierten en cómplices –manifestó Ömer-. El Estado turco está aplicando un plan para ocupar Mosul y Kirkuk junto con el Kurdistán del Sur. Por eso está aumentando su fuerza militar y ampliando la ocupación. Tenemos que darnos cuenta de que la quema y la tala de los bosques tienen como objetivo obligar a la población de la región a emigrar. El gobierno y los partidos políticos del Kurdistán del Sur han asumido un peligroso silencio contra esto, lo cual es erróneo. Hay que adoptar una postura firme”.

Además de estas posturas, el parlamentario del PDK, Aras Heso Mirxan, expresó que “todos los partidos políticos y el pueblo deberían alzar la voz contra estos ataques de invasión y la destrucción de nuestros bosques y de la naturaleza por parte del Estado turco invasor”.

A él se le sumó el ex presentador de Rudaw TV y parlamentario del PDK, Hevidar Ahmed, que en las redes sociales expresó: “Las fuerzas armadas de Turquía están robando los árboles de Behdinan. Tenemos documentos que prueban que las fuerzas armadas del Estado turco cortan los árboles en la región de Sindi, en Zakho, y se los llevan a Turquía. Algunos de esos árboles tienen cien años. El Estado turco ha cortado todos los árboles de los pueblos de Sinaht, Mêrga Şiş, Kelok y Masi Sinda en la región de Sindi. Nuestro gobierno debería utilizar medios diplomáticos y políticos para detenerlo”.

Desde el periodismo y los medios de comunicación también denunciaron la situación generada por Turquía en Bashur. Mahmut Yasin Kutbi, periodista islámico, ha señalado que la tala de árboles forestales en Bashur y de olivos en Afrin (Rojava) no es diferente de la tala de olivos en Jerusalén. Zana Hesen, de Kurdsat TV, reveló que “el PDK y Turquía llegaron a un acuerdo a cambio de ampliar el poder de la familia Barzani. Todos los recursos subterráneos y terrestres de Bashur han sido entregados a Turquía. No se trata sólo de petróleo. La región también es rica en hierro y otros metales. Están llevando a cabo un plan para desplazar al pueblo y así saquear los ricos recursos de la región”.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.