Campaña internacional “Justicia para los kurdos”

La campaña internacional para retirar al Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK) de la lista de organizaciones terrorista confeccionada por la Unión Europea (UE), continúa sumando apoyos y firma.

A continuación publicamos la declaración completa “Llamamiento urgente para la retirada del PKK de la lista de organizaciones terrorista de la UE”.

Por el bien de la paz, la democracia real y los Derechos Humanos, solicitamos al Consejo de la Unión Europea que elimine al PKK de la lista de organizaciones terroristas.

Es requisito primordial para alcanzar una solución pacífica de la cuestión kurda y poder comenzar a recomponer la estabilidad y el tejido democrático en toda Turquía y Oriente Medio. La República de Turquía y su amplia comunidad kurda sólo podrán alcanzar una salida pacífica mediante una solución negociada. Estas negociaciones deben considerar a todas las partes involucradas, incluyendo por supuesto al PKK. Sin embargo, que aún no se haya excluido al Partido de la lista de organizaciones terroristas, es un obstáculo en el camino hacia una paz sostenida.

Existen motivos prácticos abrumadores para excluir al PKK, y también existen motivos legales. El PKK fue incluido en la lista de organizaciones terroristas en 2002 a petición de Turquía, miembro de la OTAN. Sin embargo, existen antecedentes jurídicos contundentes que contrarían esta decisión. Léase el fallo del Alto Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) con sede en Luxemburgo, el cual dictaminó en 2018 frente a los argumentos del Consejo de la Unión Europea, que el PKK había sido incluido erróneamente en la lista de organizaciones terroristas de la UE durante los periodos comprendidos entre el 2014 y 2017. El Tribunal estudió todos estos argumentos y los declaró nulos e inválidos. En opinión del Tribunal, no hay justificación suficiente para explicar por qué el PKK está en la lista. Además de los errores de procedimiento, la sentencia también se refirió específicamente al llamado a la paz de Abdullah Öcalan en 2013 el cual fue omitido por el Consejo en el desarrollo de las argumentaciones. Así mismo, en el año 2020 cuando se sometió a prueba la validez de la designación de terrorista en los Tribunales belgas, se determinó que el PKK no debía considerarse legalmente como tal porque es parte en un conflicto armado no internacional, lo que lo somete a las leyes de guerra y no al derecho penal.

Por otra parte, recomendó la necesidad de considerar el rol del PKK en los últimos acontecimientos en Oriente Medio, ya que no se tuvieron en cuenta ni el proceso temporal de paz y negociación entre el PKK / kurdos y el gobierno turco entre 2013-2015 ni el papel asumido por los kurdos en la región, por ejemplo, en la lucha contra el autodenominado Estado Islámico (EI).

Después de que el Estado Islámico (EI) proclamara su “califato” en el verano de 2014 y comenzara a invadir grandes franjas de territorio en Irak y Siria, existe sobrada evidencia de que el Estado turco colaboró con su desarrollo, brindando asistencia, especialmente para atacar áreas kurdas, mientras que el PKK ha jugado un papel decisivo en su derrota y en el la de otras agrupaciones mercenarias.

El ascenso y la expansión de este tipo de organizaciones han cambiado las prioridades en Oriente Medio. La lucha del PKK contra el Estado Islámico (EI) y otras organizaciones afines, ha contribuido indudablemente en los esfuerzos antiterroristas en Irak y Siria, defendiendo y liberando áreas como Makhmour, Sinjar y Kirkuk en Irak, así como Kobanê y otras zonas del norte y el este de Siria. En agosto de 2014, cabe recordar que el PKK contribuyó a establecer un corredor humanitario para rescatar a decenas de miles de yezidíes acorralados por el Estado Islámico en el monte Sinjar.

En la historia del pueblo kurdo, ningún otro movimiento ha logrado movilizar a millones de kurdos por su derecho a la autodeterminación como lo ha hecho el PKK. Se puede decir con certeza que el PKK es un Movimiento legítimo que cuenta con una amplia y fuerte base social entre los kurdos y kurdas de Oriente Medio y la diáspora. Y es también el PKK, el que promueve y apoya la liberación de las mujeres como dinámica estratégica de la democracia social en Oriente Medio.

En el marco de la guerra global contra el terrorismo, los Estados han utilizado la designación de “terrorista” como arma política para deslegitimar a la oposición y reprimir los esfuerzos en la protección de los Derechos Humanos y la libertad. El ejemplo del Estado turco en relación al pueblo kurdo es un ejemplo claro de ello. La inclusión del PKK en la lista se ha utilizado para justificar todo tipo de ataques contra los kurdos en todas partes, desde prácticas discriminatorias hasta enfrentamientos militares. Sobre esta excusa se ha restringido por completo la libertad de expresión y se han suprimido las libertades civiles; se ha llevado a la supresión de los partidos políticos de la oposición, los periódicos, los canales de televisión, etc. Líderes políticos, representantes parlamentarios, alcaldes electos, periodistas críticos del gobierno han sido encarcelados con el pretexto de una supuesta asociación con el terrorismo. Esto ha hecho que se pasen por alto las desigualdades endémicas y ha impedido que se aborden los problemas sociales, llevándose todo a ese terreno de guerra.

A través del uso de falsos lemas, la Unión Europea está siendo utilizada para encubrir los ataques de regímenes autoritarios y esto afecta tanto a sus poblaciones como a la buena convivencia entre las instituciones ya que la persecución se extiende a todo el pueblo kurdo sea cual sea el lugar del mundo donde se encuentre, como a toda persona, organización u organismo que actúe en consecuencia y de manera solidaria con este pueblo.

Algunas firmas que se sumaron a la campaña internacional:

Elfriede Jelinek – Escritora/Premio Nobel de Literatura, Austria

Slavoj Žižek – Filósofo, Eslovenia

Janet Biehl – Autora, editora y artista gráfica, Estados Unidos

Selay Ghaffar – Activista por los derechos de la mujer y portavoz del Partido de la Solidaridad de Afganistán

Miguel Urbán Crespo – Miembro del Parlamento Europeo, España

Srećko Horvat – Filósofo, Croacia

David R. K. Adler – Coordinador General de la Internacion al Progresista

Roberto Rampi – Senador, miembro de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (APCE), Italia

Paolo Ferrero – Ex ministro, vicepresidente del partido Izquierda Europea, Italia

Gorka Elejabarrieta Díaz – Senador de España y Director de Relaciones Internacionales y Política de EH Bildu

Norman Paech – Experto en Derecho Internacional, Alemania

Kariane Westrheim – Presidenta de la Comisión Cívica UE-Turquía (EUTCC), Noruega

Nils Andersson – Escritor y editor, Francia

Joel Dutto – Miembro de la Coordinación de Solidaridad con el Kurdistán, Francia

Nora Cortinas – Cofundadora de Madres de la Plaza de Mayo, Argentina

Achin Vanaik – Activista por la paz, profesor jubilado de «Relaciones Internacionales y Política Global», Universidad de Delhi, India

Michael M. Gunter – Secretario General de la Comisión Cívica UE-Turquía (EUTCC), Estados Unidos

Berthold Fresenius – Abogado, Alemania

Raúl Prada Alcoreza – Profesor de la Universidad de San Andrés, Bolivia

Roland Denis – Ex Ministro de Planificación, Venezuela

Villo Sigurdsson – Ex alcalde de Copenhague Dinamarca

Pernille Frahm – Ex miembro del Parlamento Europeo y diputada, Dinamarca

Benny Gustavsson – Presidente del Comité de Apoyo al Kurdistán , Suecia

Erling Folkvord – Escritor y exdiputado, Noruega

Håkan Svenneling – Diputado, Suecia

Pia Maria Roll – Directora y artista teatral, Noruega

Jonas Staal – Artista e investigador de propaganda, New World Summit/Países Bajos

Rolf Gössner – Editor y abogado, Alemania

Ludo de Brabander – Portavoz de la organización belga por la paz Vrede

FUENTE: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.