Partido Democrático de los Pueblos alerta a la UE sobre la violación de derechos humanos en Turquía

Feleknas Uca y Hişyar Özsoy, co-portavoces del Partido Democrático de los Pueblos (HDP) para Asuntos Exteriores, emitieron un comunicado sobre la reunión de alto nivel que se realizó esta semana entre los líderes de la Unión Europea (UE) y el presidente turco Recep Tayyip Erdogan.

En la declaración, los integrantes del HDP explicaron que “hemos proporcionado información periódica a la comunidad internacional sobre las políticas del gobierno turco, que han estado socavando los valores democráticos universales y los derechos humanos en Turquía desde 2015”.

“La retirada (…) de la Convención de Estambul por decreto presidencial y el caso de cierre contra el HDP, son solo los últimos pasos dados para destruir las últimas migajas de democracia y derechos humanos –alertaron desde la tercera fuerza política del país-. Estamos observando meticulosamente cómo los líderes de la UE buscan ‘restablecer’ las relaciones con Turquía con una ‘agenda positiva’ a pesar de la creciente destrucción de la democracia, el estado de derecho y los derechos humanos por parte del gobierno”.

En el comunicado, se indicó que “el HDP apoya plenamente la adhesión de Turquía a la Unión Europea, lo que seguramente beneficiará a ambas partes. Una Turquía que adopte los principios democráticos universales, los derechos humanos y el estado de derecho será un miembro fuerte de la UE”.

“Sin embargo, como saben los funcionarios de la UE, Turquía está lejos de ser un verdadero Estado democrático –agregaron desde el partido-. Al contrario, es un país donde se violan a diario derechos humanos fundamentales, como la libertad de expresión y la libertad de prensa. La mayoría de las personas en el país se sienten inseguras: los políticos de la oposición, los representantes de la sociedad civil, los defensores de los derechos humanos, los abogados, los médicos, los periodistas, los académicos, los estudiantes universitarios o cualquiera que se atreva a criticar al gobierno son todos etiquetados de terroristas o traidores, y severamente castigados. Es un país donde los parlamentarios y alcaldes electos son mantenidos tras las rejas con cargos falsos, y donde es solo una cuestión de tiempo antes de que otros se unan a ellos en la cárcel”.

Feleknas Uca y Hişyar Özsoy, en nombre del HDP, llamaron la atención “sobre el hecho de que la mayoría de las personas en Turquía, que están a favor de mejores relaciones con la Unión Europea, han estado, sin embargo, profundamente preocupadas por la reunión de alto nivel entre el presidente Erdogan y los líderes de la UE como posible salvavidas de apoyo para el presidente Erdogan, sus aliados ultranacionalistas y sus políticas antidemocráticas y represivas”.

“El HDP cree que las relaciones entre Turquía y la UE pueden y deben mejorar –manifestaron-, y estamos dispuestos a ayudar en tal esfuerzo de cualquier manera que podamos. Creemos que cuestiones clave como la modernización de la unión aduanera deben tener lugar en paralelo con mejoras en los campos de los derechos humanos, el estado de derecho y la democracia. Sin algunos estándares de democracia y derechos, no puede haber una mejora económica sostenible en Turquía”.

A esto, agregaron que “a pesar de algunas declaraciones de los líderes de la UE después de la reunión sobre cómo valoran los derechos humanos y el estado de derecho, sospechamos que una cooperación predominantemente económica, geopolítica y de seguridad dentro del marco transaccional de una asociación privilegiada, ignorará estos valores. E Ignorar estos valores dañaría no solo las posibilidades de un futuro democrático para Turquía, sino también la propia UE como unión que ignora o contradice fundamentalmente sus propios principios fundacionales”.

Desde el HDP declararon su acuerdo “con el ponente permanente del Parlamento Europeo para Turquía, Nacho Sánchez Amor, y el presidente de la delegación parlamentaria UE-Turquía, Sergey Lagodinsky, que subrayaron lo siguiente en su comunicado de prensa conjunto el 24 de marzo”.

“Los pueblos de Turquía merecen más que ser tratados como ciudadanos de un ‘socio comercial’ y todos los ciudadanos merecen mejores estándares con respecto a la democracia y los derechos humanos –aseguraron desde el HDP-. Por supuesto, la UE debería intentar mejorar las relaciones con Turquía, pero los pueblos de Turquía no deberían percibir la forma en que se hace como un estímulo a las políticas de represión a las que se enfrentan a diario. Huelga decir que la percepción es siempre y ya es parte constitutiva de la realidad. Pedimos a la UE que haga algo más que hacer declaraciones de preocupación, y reconsidere y reposicione la centralidad de los derechos humanos y la democracia como la clave de la “agenda positiva” que quieren llevar a cabo con Turquía, un país candidato”.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *