Cooperar con Erdogan significa vender la humanidad

“Me gustaría recordarles que si Suecia y Finlandia no dan pasos para cumplir nuestras condiciones, congelaremos el proceso”. Así dijo el presidente turco Recep Tayyip Erdogan en Ankara el 18 de julio, estableciendo así, por sí solo, las reglas del juego para la candidatura de Finlandia y Suecia a la OTAN. Pero, ¿pueden los funcionarios de los gobiernos sueco y finlandés explicar a la opinión pública cuáles son las “condiciones” de Erdogan y qué harán para evitar que su adhesión a la OTAN quede “congelada”?

No pueden ni deben percibir a Erdogan como alguien con quien tratar. Es un autócrata que no se priva de utilizar a las poblaciones sueca y finlandesa como juguetes en sus juegos de poder; que es antidemocrático; que libra guerras contra los kurdos violando el derecho internacional; y que criminaliza a quienes se le oponen. Trabajar con él significa vender a la humanidad. Si aceptan esto a pesar de todo, surge un problema moral que no pueden explicar ni a su sociedad civil ni a nosotros.

Nosotros, el pueblo kurdo, no imponemos nuestras condiciones. Pero me gustaría hablar un poco de las “condiciones” de Erdogan, que afectarán a nuestro futuro. Con este acuerdo, hemos vuelto a ver que se negocia sobre los kurdos, pero no con ellos. Por lo tanto, es aún más necesario examinar los debates actuales en torno al pacto propuesto por Erdogan desde una perspectiva kurda. En lugar de escuchar las voces de los kurdos, se ha dado espacio a las amenazas de Erdogan y a su intento de chantaje.

En kurdo hay un proverbio: “los kurdos no tienen más amigos que las montañas”, o “dostên Kurdan bi tenê çiya ne”. La frase hace referencia al estado de amenaza, a la preocupación perpetua por la seguridad, al abandono y al aislamiento que siguen soportando los kurdos. Siempre que los kurdos han sido perseguidos, se han retirado a las montañas para sobrevivir. En su patria, en condiciones de explotación y discriminación, donde están excluidos de los derechos culturales, políticos, democráticos y, por tanto, universales, los kurdos tienen que resistir. No sólo en su patria, sino también a nivel internacional, deben resistir a las prácticas discriminatorias.

Como representante europeo del Partido Democrático de los Pueblos (HDP) de Turquía, favorable a los derechos de las minorías, que recibió más de seis millones de votos en las últimas elecciones turcas -más que la población de Finlandia-, y en el que los kurdos desempeñan un papel importante, me gustaría contribuir a este importante debate. También es importante saber que actualmente hay un procedimiento ante el Tribunal Constitucional para prohibir el HDP. Existe un gran peligro de que el gobierno de Erdogan utilice el poder judicial, que está completamente bajo su control, para prohibir el HDP antes de las elecciones presidenciales y parlamentarias previstas para junio de 2023. Por lo tanto, considero que una de mis tareas es escribir artículos y representar las objeciones de todas las personas que apoyan al HDP. Por supuesto, no sólo hablamos de las voces de millones de kurdos en Turquía, sino también de las relaciones culturales, sociales y políticas de este pueblo con los kurdos de Siria, Irak e Irán. Esto, una vez más, amplía significativamente el alcance de nuestra responsabilidad. Hay que descolonizar el término “Kurdistán” y despenalizar las demandas de libertad y democracia de los kurdos. Todo lo que Erdogan dice sobre, o supuestamente en nombre de los kurdos, proviene de políticas racistas y anti-kurdas y no goza de ningún reconocimiento en nombre de la comunidad kurda.

El acuerdo de Erdogan y los “problemas de seguridad”

El acuerdo, aclamado como un gran avance en la cumbre de la OTAN celebrada en Madrid a finales de junio, sólo animará a Erdogan a llevar a cabo más actos de chantaje contra Occidente y guerras de agresión contra los kurdos. Erdogan tiene ahora, por escrito, que puede exigir apoyo en la lucha contra la población kurda y la oposición democrática. Así, su política hostil anti-kurda se impone también a Suecia y Finlandia en contra de su voluntad.

Ambos países se incorporarán a la alianza militar de la OTAN en un futuro próximo. Poco después del acuerdo en la cumbre, también se anunció que Estados Unidos ayudará a modernizar la flota de aviones de combate F16 de Turquía. Una cosa está clara: el memorando acordado en Madrid no contribuirá a la literatura turca y los aviones de combate no adornarán los museos turcos, sino que, por supuesto, se utilizarán para la guerra contra los kurdos.

No se trata de una acusación descabellada. Más bien, el acuerdo sobre la adhesión de ambos países a la OTAN sólo se produjo cuando la Turquía de Erdogan renunció a su veto, y después de que se firmara un acuerdo por el que se sacrificarían una vez más los intereses y las vidas kurdas.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, dijo antes de la cumbre de Madrid que las “preocupaciones de seguridad” que la Turquía de Erdogan había planteado al vetar las solicitudes de adhesión a la OTAN de Suecia y Finlandia eran “legítimas”. La primera ministra sueca, Magdalena Andersson, también pareció respaldar los comentarios de Erdogan, diciendo: “Nos tomamos muy en serio las preocupaciones turcas, sobre todo las de seguridad en el contexto de la lucha contra el terrorismo”.

Pero las declaraciones de Stoltenberg y Andersson son ilegítimas y erróneas porque se llegó a ellas sobre una base falsa. Son erróneas porque dan a Erdogan vía libre para más represión y guerras dirigidas en contra del derecho internacional. Nada de este acuerdo es correcto.

No debemos olvidar que, históricamente, la existencia del Estado turco se basa en los genocidios de armenios y asirios, y en la negación de los derechos fundamentales de otros pueblos, especialmente de los kurdos. Por consiguiente, desde la fundación del Estado, todos los que cuestionan la cultura política dominante en Turquía se enfrentan a una oposición violenta.

Los kurdos de Turquía tienen un problema existencial

Por ello, los kurdos de Turquía se enfrentan a un problema existencial. La doctrina política dominante exige esencialmente la aniquilación de todo lo que no pueda definirse o definirse como turco. Así, el problema centenario sobre la identidad kurda y el conflicto de 40 años entre el movimiento kurdo y el Estado turco son ambos el resultado directo de la ideología estatal turca. El problema no son los kurdos, sino los métodos totalitarios de la ideología estatal turca. Ésta tiene un carácter anti-kurdo, que también se refleja en la constitución, que obliga oficialmente a todos los que viven en Turquía a someterse a la “turquificación”. Esto incluye la imposición de una determinada religión, una determinada lengua, una determinada forma de vida y determinadas normas de género.

El ex ministro sueco de Desarrollo, Pierre Schori, dijo que el memorando de la OTAN era un gran éxito para Erdogan, una desgracia para Suecia y una traición a los kurdos. Añadió que creía que “el texto fue escrito por los turcos”. Así que no es un acuerdo justo entre varios países, sino que el acuerdo fue forzado por Erdogan. Esto tendrá consecuencias devastadoras para los kurdos y, al mismo tiempo, para los valores democráticos de Suecia y Finlandia si no se anula finalmente.

Los kurdos no forman parte de ningún órgano de decisión con autoridad para cuestionar si la OTAN debe ampliarse, reducirse o incluso disolverse. Pero tienen derecho a exigir un compromiso claro con el derecho internacional, la democracia y la libertad, que debería aplicarse también a la población kurda.

Ninguna entidad tiene derecho a abusar de los derechos humanos universales en su propio beneficio y provecho, ni Turquía, ni la OTAN, ni los países que solicitan nuevos ingresos en la alianza.

La responsabilidad de defender los valores democráticos universales

La película de Ingmar Bergman “La vergüenza”, de 1968, ofrece una lección histórica y política que ilumina el presente debate. La película enseña eficazmente al espectador cómo la historia configura la responsabilidad ética personal y colectiva en situación de guerra. En la película, una pareja de artistas quiere huir de una guerra civil. Pero la agitación de la guerra se extiende a su isla, y la presión de la actualidad irrumpe en su vida cotidiana a todos los niveles. El cínico Bergman ilustra sin piedad la destrucción de las relaciones humanas y la imposibilidad de retirarse al aislamiento.

La película se centra en los individuos y las comunidades, y en el bien y el mal que hay en ellos. Trata de los valores individuales y éticos, de las diferentes perspectivas, de las elecciones y, por tanto, de actuar o no actuar.

Cuando Turquía atacó partes de las regiones autónomas del norte y el este de Siria dirigidas por los kurdos en octubre de 2019 con el pretexto de “legítimos problemas de seguridad”, muchas personas de todo el mundo se solidarizaron con los habitantes afectados por la guerra en las ciudades de Serekanîyê (o Ras al-Ayn) y Gire Spî (o Tel Abyad). Se opusieron a la guerra, que suponía una gran amenaza para la seguridad de los kurdos.

En ese momento, Suecia y Finlandia decidieron imponer un embargo de armas a Turquía. Otros países restringieron simbólicamente sus exportaciones de armas a Turquía. De este modo, se denunció la guerra de Turquía, que iba en contra del derecho internacional. No se trataba de un favor a los kurdos, sino de un acto necesario: la asunción de responsabilidades en defensa de los valores democráticos universales.

El memorando firmado con Erdogan, que condena y criminaliza la asunción de responsabilidad de los países nórdicos al suspender la venta de armas a Turquía, constituye por tanto una negación de la historia y un fracaso ético. Si, efectivamente, un nuevo ataque contra el norte y el este de Siria está pronto a ponerse en marcha, el gobierno turco puede no haber conseguido el apoyo de Suecia y Finlandia, pero al menos se ha asegurado su silencio.

Pero, ¿cómo se puede aceptar esa postura ante las violaciones de los derechos humanos e internacionales por parte de Turquía? En este sentido, la película de Bergman llama la atención sobre una cuestión importante que debería hacernos replantear a todos nuestra posición. La película hace ver paralelismos entre sus artistas protagonistas y el destino de las personas del Kurdistán o de Turquía que han vivido los extremos de la guerra. Millones de kurdos se enfrentan cada día a decisiones éticas extremadamente difíciles: ¿resistir o rendirse? ¿Irse o quedarse? ¿Proteger a otros seres humanos amenazados o mirar hacia otro lado? ¿Arriesgar la propia vida para salvar la de otros? ¿Hasta dónde llegar para defender los valores proclamados en tiempos de paz? ¿O si simplemente hay que intentar aprovecharse de la situación?

Con la ayuda del filósofo alemán Theodor Adorno, podemos preguntarnos: ¿podemos vivir una vida correcta en medio de una vida equivocada?

Discriminación y opresión sistemática de los kurdos

El acuerdo de la cumbre de la OTAN promete mucho: contra los kurdos y a favor de Turquía. Es sólo el ejemplo más reciente de cómo la política anti-kurda del Estado turco discrimina y oprime sistemáticamente a los kurdos. Las políticas anti-kurdas tienen un largo precedente histórico en la política estatal turca.

Ya en 1934, el Parlamento turco aprobó la “Ley de Evacuación Forzosa” (İskân Kanunu), que creó el marco legal para la deportación de los kurdos alevíes de Dersim, en 1935. Sólo dos años después, el gabinete turco decidió en una sesión secreta el 4 de mayo de 1937: “Esta vez, la población de la zona rebelde será reunida y trasladada a otras zonas (…) Si uno se contenta con una mera acción ofensiva, los focos de resistencia persistirán. Por esta razón, se considera necesario inutilizar definitivamente a los que han utilizado y utilizan las armas sobre el terreno, destruir completamente sus pueblos y expulsar a sus familias”.

“Castigo y deportación” (tedip ve tenkil) fue la frase utilizada para justificar las masacres y los ataques. Algo similar está ocurriendo hoy en la llamada “zona de seguridad” que Erdogan exige que se le permita establecer en el norte de Siria, financiada con dinero de la UE (Unión Europea). Tras la decisión del gobierno turco en 1937, la política se aplicó sangrientamente. Los kurdos se resistieron. Pero las fuerzas terrestres turcas quemaron cientos de pueblos y miles de civiles fueron asesinados, entre ellos mujeres y niños. La fuerza aérea turca bombardeó Dersim, utilizando bombas incendiarias y gas venenoso. Unos 70.000 kurdos de la minoría aleví fueron víctimas de los ataques y unas 50.000 personas fueron deportadas.

En 1938, el levantamiento de Dersim había sido sofocado. Los ataques del ejército turco, descritos por algunos como una “purga”, acabaron con el cambio de nombre de Dersim a “Tunceli” (mano de acero). A partir de ese momento, las montañas de Dersim fueron blasonadas con el lema: “Estoy orgulloso de ser turco”. Ningún pueblo de la región se libró de los estragos del ejército turco.

Las montañas del Kurdistán

Seyit Ali Yüce, uno de los testigos presenciales que se refugió en las montañas durante siete años tras la acción de “limpieza” en Dersim, me habló de estas atrocidades mientras vivía en el exilio, antes de su muerte en 2009. Me explicó cómo, incluso antes de la fundación de la República Turca en 1923, la provincia de Dersim, principal zona de asentamiento de los alevíes kurdos en el este de Turquía, había sido atacada por los otomanos y había sufrido masacres. En esta región montañosa, de difícil acceso en aquella época, los alevíes kurdos pudieron vivir según su cultura tradicional casi sin ser molestados.

Pero cuando comenzó el genocidio en la región, el grito de auxilio de los kurdos no fue escuchado por nadie. Como se decía entonces, “los únicos que nos protegían de los ataques eran las montañas”. Tanto antes como después, las montañas eran los lugares donde los kurdos recibían protección. Curiosamente, Seyit Ali Yüce nos contó que también hubo resistencia continua contra la opresión continua del Estado. Añadió que uno de sus hijos, Xalid, murió en 1986 en las montañas de Dersim en una batalla con el ejército turco como miembro de la guerrilla del PKK. Lo mismo ocurre con otras partes del Kurdistán, especialmente con los kurdos de Irak, que fueron objeto de masacres sistemáticas durante décadas bajo el régimen baasista. Sólo las montañas les ofrecían protección.

Pero ahora, además de las montañas del Kurdistán, hay “montañas” en todo el mundo que apoyan a los kurdos: nuestros amigos, aliados y partidarios.

De hecho, la metáfora de la “montaña” tiene un significado para los kurdos que va más allá de los amigos. En el punto histórico al que ha llegado la lucha de los kurdos en la actualidad, muchas personas de todo el mundo han hecho la afirmación “somos las montañas de los kurdos” para declarar que se solidarizan con los kurdos. Después de la exitosa lucha de los kurdos contra el ISIS y la construcción del proyecto autónomo en el norte de Siria, personas y políticos de Suecia también hicieron declaraciones similares de solidaridad. Esto fue muy significativo, y una posición fuerte para tomar en ese momento. Pero para ser una “montaña”, hay que ser capaz de soportar una tormenta.

Para el pueblo kurdo, estas declaraciones son tan importantes como los tratados oficiales. Dado que los kurdos están excluidos del derecho internacional oficial, no tienen jefes de Estado que puedan celebrar tratados formales para garantizar su protección. Por esta razón, los kurdos dan gran valor a las palabras y a las posturas morales. Fruto de su tradición, los kurdos confían en las palabras cuando se pronuncian, y exigen una actitud de decencia a todos los actores políticos.

La exigencia de los kurdos de que Suecia y Finlandia se posicionen contra las amenazas de Erdogan se basa en esta tradición de confianza y responsabilidad moral. En los próximos días sabremos si los valores democráticos y humanistas de ambos países permiten considerarlos realmente “montañas”.

El acuerdo de la OTAN creará “legitimidad” para actos ilegítimos

Turquía es el país que más veces ha sido condenado en la historia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos por violar los derechos humanos universales: cárceles, detenciones, presos políticos, torturas, asesinatos sin resolver, malos tratos, violaciones de derechos, etc.

Erdogan pisotea los valores democráticos en Turquía, amordaza a los periodistas y a los críticos, y declara terroristas a todos los opositores políticos legítimos, especialmente a los kurdos, para poder encarcelarlos. Según datos del Ministerio de Justicia turco de noviembre de 2021, las 383 prisiones del país están llenas por encima del 110% de su capacidad, y Turquía tiene la tasa de encarcelamiento más alta de todos los países del Consejo de Europa, salvo Rusia. Esto tiene graves consecuencias para los reclusos.

Entre los encarcelados hay decenas de miles de presos políticos, entre ellos al menos 4000 miembros del partido HDP, como los ex copresidentes Figen Yüksekdağ y Selahattin Demirtaş, y muchos diputados y alcaldes. El gobierno de Erdogan, además, quiere crear más de 100.000 nuevas plazas entre rejas en los próximos cinco años mediante la construcción de numerosas prisiones nuevas. Todo ello bajo el pretexto de la seguridad turca.

En lugar de ceder ahora al chantaje de Erdogan, sería más adecuado que las potencias occidentales hicieran la contra exigencia: “Cree condiciones democráticas en su país en las que la gente y la oposición no sean perseguidas sistemáticamente y castigadas arbitrariamente”.

Con su lucha política, los kurdos han creado esperanza y creencia en un modelo pluralista, libre, democrático y ecológico, basado en la liberación de las mujeres y dondequiera que vivan. Su lucha por una vida de libertad y dignidad no es una amenaza para Turquía ni para nadie. Por el contrario, la amenaza proviene de los autócratas y de quienes ponen en peligro nuestros valores universales comunes para conservar o ampliar su poder. Entre tales figuras encontramos a Putin, Modi y Bolsonaro, y otra es Erdogan, que nos impone a todos una cosmovisión nacionalista, islamista, antidemocrática y anti-kurda.

Las afirmaciones de los actores internacionales de que Turquía tiene “preocupaciones legítimas de seguridad y el derecho a luchar contra el terrorismo” son manipuladoras, un instrumento utilizado arbitrariamente por la Turquía de Erdogan para socavar los derechos legítimos de los kurdos y otros pueblos que buscan vivir en paz y libertad. Este acuerdo de la OTAN creará “legitimidad” para acciones ilegítimas.

Los opresores no pueden plantear preocupaciones legítimas de seguridad contra los que oprimen. Por el contrario, los pueblos oprimidos tenemos preocupaciones de seguridad que deberían ser apoyadas moral, política y legalmente por todos los demás. Es la negación de los derechos kurdos y las políticas de asimilación llevadas a cabo por los Estados dominantes de la región, especialmente el Estado turco, lo que conduce a una represión ilegítima y hostil. Los ataques y la ocupación por parte de Turquía de las regiones de mayoría kurda del norte de Siria y del norte de Irak son una expresión directa de esta política.

En los círculos literarios de Turquía se suele hacer referencia a las siguientes líneas de la película de Bergman. A la pregunta “Las cosas van mal, ¿cómo se va a salvar el mundo?”, se escucha la siguiente respuesta: “La vergüenza. Sólo la vergüenza puede salvar el mundo”. Es responsabilidad moral y política de la sociedad sueca y finlandesa, pero también de toda la comunidad occidental, no dejar que Erdogan nos siga chantajeando.

FUENTE: Devriş Çimen / Dagens ETC /ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.