Denuncian el intento de Turquía de deskurdificar el territorio de Kurdistán

Medya Alkan, copresidente de la Asociación de Investigación y Control de la Migración en Mesopotamia, afirmó que la migración se impone a los kurdos como política consciente, y compartió que el número de solicitudes de asilo en Europa, que fue de 9.675 en 2016, ha aumentado hasta 51.415 en sólo los primeros nueve meses de 2023.

Alkan señaló que hay intentos de despoblar Kurdistán y destruir su memoria e identidad: “No estamos condenados a la migración y el desplazamiento. Luchar por vivir en nuestras tierras con nuestra lengua, cultura e identidad es nuestro deber más humano”, afirmó.

Por su parte, la Plataforma de Migración de Mesopotamia anunció que se han presentado 51.415 solicitudes de asilo en Europa en los primeros nueve meses de 2023, y el 80% de ellas eran de kurdos.

La Plataforma -constituida por la Asociación de Investigación y Control de la Migración en Mesopotamia, la Asociación de Monitoreo de la Migración (GÖÇİZDER), la Asociación de Monitoreo de la Investigación de la Migración y los Refugiados de Çukurova, la Asociación de Investigación de Migración Serhat- hizo una declaración al respecto.

Alkan declaró: “La migración se utiliza como amenaza y herramienta de diseño (demográfico) contra los kurdos, uno de los pueblos antiguos de estas tierras. Cuando revisamos la historia de la República (de Turquía) en los últimos 100 años, desde el Plan de Reforma Oriental hasta la Ley de Asentamientos, desde el golpe militar de 1980 hasta la quema y evacuación de aldeas en la década de 1990, desde los procesos de autogobierno hasta hoy en día, siempre se ha seguido una política tendente a la migración y desplazamiento del pueblo kurdo”.

El Estado fuerza a la emigración

Alkan señaló también que las políticas de guerra especiales, así como las razones políticas y económicas, tienen un impacto en las migraciones experimentadas por el pueblo kurdo: “Los nombramientos de administradores (interventores estatales) que se llevan a cabo desde 2016, los decretos, las medidas especiales de seguridad, las políticas que legitiman la violencia y el asesinato de las mujeres, se han vuelto permanentes y se han normalizado, con la juventud kurda arrastrada al pantano de las drogas y la prostitución”. Añadió que el objetivo es obligar a la sociedad a la obediencia o exiliarla de esta manera. Alkan además destacó que la gente ha sido arrastrada a las rutas migratorias debido a las políticas sucias del Estado turco y señaló que la ola migratoria ha aumentado desde 2015.

Seis mil personas cada mes

Alkan compartió que el número de solicitudes de asilo en Europa, que fue de 9.675 en 2016, aumentó a 51.415 en tan solo los primeros nueve meses de 2023, e indicó que un promedio de casi 6.000 personas emigran a Europa y solicitan asilo cada mes. Alkan remarcó que creen que este número es mayor y señaló que el 80% de ellos son kurdos.

Una política consciente

Al respecto, Alkan dijo: “El hecho de que miles de personas se encuentren en rutas migratorias y puedan cruzar las fronteras muy fácilmente, especialmente en un entorno donde prevalecen políticas de seguridad cada vez mayores en los últimos años, es el principal indicador de que la migración es una política consciente que se nos impone”.

“El hecho de que lleven gente a Europa por 7.000 o 5.000 euros, a veces incluso en préstamo, y que hagan este trabajo fácil y continuamente es una cuestión que hay que considerar”, reveló, subrayando que es esencial oponerse a tales políticas.

Tras enfatizar que tales políticas se siguen conscientemente, que se están haciendo esfuerzos para deshumanizar Kurdistán y destruir la memoria y la identidad, Alkan habló sobre las dificultades que experimentan los inmigrantes durante y después de la migración.

No estamos condenados a esto

“No estamos condenados a la migración y al desplazamiento –apuntó Alkan-. Al contrario, es nuestro deber fundamental y más humano crear nuestra propia economía con nuestra propia lengua, cultura e identidad en nuestra propia tierra y luchar para proteger nuestro vecindario, ciudad, naturaleza y futuro”.

El copresidente del Partido para las Regiones (DBP) en Amed, Mehmet Şirin Gürbüz, agregó: “El sistema de ocupación impone la muerte o la migración a los kurdos. Necesitamos establecer nuestra vida libre y hacer que Kurdistán florezca”. En anto, Eel copresidente provincial del HEDEP en Amed, Abbas Şahin, pidió a todos que permanezcan en sus propias tierras en contra de tales políticas del Estado.

FUENTE: Yeni Ozgur Politika / Traducido y editado por Rojava Azadi Madrid

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *