Diario de Selma Doğan: Otro nuevo comienzo de mi vida (Parte II)

La guerrillera Zinarin (Selma Doğan) escribió su diario en forma de cartas a su amiga y compañera Melsa. Para leer la primera parte, click aquí.

11 de febrero de 1997

Aquí está el batallón de Çiyaye Sipi (una región del Kurdistán) y aquí está la unidad de mujeres… Después de 26 horas de marcha con nieve, frío y viento hemos llegado a nuestro lugar. Llevo más de cuatro años en el Partido y casi un año y medio en la guerrilla. Pero es evidente que no he vivido realmente hasta ahora. Veo que recién ahora estoy dando un paso hacia la guerrilla y que recién ahora comprendo sus bellezas, que están íntimamente ligadas a las dificultades. La guerrilla de lujo ha terminado. Es valioso vivir la verdadera vida guerrillera.

Ayer, en el camino, fuimos a las aldeas y vimos gente con caras amables y miradas asustadas, que obviamente eran pobres y tenían la espalda doblada. Estaban claramente llenos de miedo. Se sentían obligados a alabarnos y a denunciar al KDP (Partido Democrático de Kurdistán): era lo primero que hacían al vernos. Como si lo hubieran aprendido de memoria.

La realidad de nuestro pueblo es muy extraña. ¿Cuántas razones encontramos para no ser nosotros mismos, y cuánto nos obligan a hacerlo? Esta gente nos quiere y en circunstancias normales seríamos su único líder a petición suya. Pero debido a la presión interna y externa todo lo relacionado con ellos se volvió muy artificial. Tenemos dudas sobre si debemos creer en su amor o no. Nos dieron algunos dátiles y pan, y nos los comimos por el camino. Ese fue uno de los mejores momentos con los guerrilleros. Uno de los momentos en los que entiendo para qué vivo, dónde y cómo.

Caminamos un poco. Frente a nosotros había un bosque de gruesos robles del que oímos animados cantos. Era la primera vez que oía esos cantos en las montañas. Pensaba que un lugar de tanta belleza sólo existía en las pinturas. Cuanto más nos acercábamos, más fuertes eran las voces. Una veintena de niños de diferentes edades se agarraban de la mano y bailaban Halay. Es un día de fiesta. Cuando nos vieron, se animaron aún más y todos juntos cantaron: “Le sivaro, hey lele, hey lolo”.

Después nos recibieron calurosamente y nos felicitaron por la fiesta. Uno de ellos nos ofreció cigarrillos y la verdad es que quise aceptar. Fue un momento en el que me hubiera gustado fumar un cigarrillo, pero no lo acepté. Un niño de entre cuatro y cinco años con unos ojos enormes me observaba con gran interés. Le pregunté su nombre, pero otro con ojos brillantes me dijo “Se llama Hejar”. Le regalé a Hejar una pequeña foto del presidente. Estaba contento y avergonzado. Los niños habían atado un gran columpio a uno de los robles y me invitaron a columpiarme. Estaba atrapado entre el niño que llevaba dentro y el adulto que debía ser. Tras unos segundos de indecisión, calmé al niño que llevaba dentro y que quería columpiarse, di prioridad a la edad adulta y me despedí de los niños. Durante una hora más se pudo seguir oyendo cómo se mecía y cantaba. Me arrepentí mil veces de no haberme mecido…

Luego nos unimos al batallón. Nuestra vida, la forma en que vivimos, la zona en la que vivimos y algunos de los acontecimientos aquí no son muy agradables, compañera, al menos a menudo no lo son. Los métodos en esta lucha, que llamamos lucha de clases, cambian la vida de tal manera que no la reconoces. La duplicidad, los chismes y las personalidades intrigantes se forman y se convierten en el método, en lugar del cultivo de la cultura partidista, o al menos eso es lo que se intenta. Ya el primer día de mi llegada, incluso cuando me enviaron por primera vez, algunas cosas me preocupaban. Cuando el presidente me nombró responsable de YAJK en esta región, me dijo que también debía ser activa en las demás zonas y no limitarme. A pesar de saberlo, me expulsaron del consejo de administración general y sólo me pusieron al frente de un grupo en Ciyaye Sipi, que en realidad es un departamento pero está organizado como una compañía. Incluso se negaron a admitirme en las asambleas regionales por razones de simulación. En realidad, la compañía femenina está formada por mujeres que no habían sido desplegadas en unidades de guerra antes, un total de 30 amigas. Eso no es un problema para mí, de hecho es un mejor punto de partida. Pero creo que puedo transmitir mis tres años de formación y las grandes asambleas del partido a las que he asistido a un círculo más amplio, y eso es también lo que esperan el partido y el presidente. ¿Cómo me explico esto? Hay que tratar de entenderlo políticamente. Así es la lucha de clases. Hay razones para que esto sea así. Tengo que aclararlo más y quizás te escriba con la razón más adelante.

Dos días después de mi llegada aquí, me vi en la necesidad de intervenir en algunos aspectos de la vida general; eso fue sólo una cosa. Pero durante mi ausencia, molestó mucho al comandante a cargo del batallón. Decisiones con las que había estado tácitamente de acuerdo durante la reunión, luego, al transmitirlas a sus amigos varones, las presentó como si hubiera estado en contra de ellas y que yo había dejado que el comandante de un batallón se desbocara. Me quedé asombrada, pero también me dirigí a él al respecto. Le dije indirectamente que su comportamiento era engañoso; él lo entendió. Por la mañana su comportamiento había cambiado.

Tenemos un amigo interesante aquí, se llama Bedir: “¿Qué cuestiones específicas deben tener las mujeres que mantienen un secreto a los hombres y tratan de resolver entre ellas?”. Este curioso amigo me observa de forma extraña. Probablemente quiere saber qué será de mí. También es muy cuidadoso con el YAJK y tiene serios temores. Incluso antes de comenzar el trabajo, me advirtió con urgencia, casi amenazante: “Ten cuidado”. Probablemente tendré algún problema con este amigo comandante.

Es un mal presentimiento, lo sé, y también sé que hay que superarlo, de lo contrario acabará mal. Pero me siento extraña en este lugar. Mi corazón quiere ser un pájaro y volar a Zagros. A Xanxurke y a veces sobre las montañas más poderosas hasta Dersim y Munzur. Mi corazón llora como un huérfano, mi amor.

Un saludo de tu parte

Que la primavera llegue en las alas de los pájaros

En la cima de lo sangriento

Y la heroica lucha

Que la roja sangre derramada

Germine una rosa

Que entonces se llame “esperanza”.

Bajo la noche oscura

el sol debe huir a la tierra

ordeñar la esperanza de las ubres

para darla a las raíces

17 de febrero de 1997

Si te contara ahora la confusión de mis sentimientos, mi querida amiga, no podrías reconocer la ira, ni la desesperanza, ni la tristeza, ni el odio, ni el anhelo, ni nada más. Porque todos los sentimientos se funden en el odio en un solo sentimiento. Perseverancia, venganza y resolución. ¡Sí! No tengo fuerzas para contar mis sentimientos, pero puedo contar mis propias observaciones. Cómo el hombre y la mujer esclavizada, que es su disfraz, son cada vez más feos. Cómo se vuelven repugnantes. Me dan asco. Si supieras el asco que me dan estos hombres asquerosos, toscos y vacíos. Mi odio hacia las mujeres colaboradoras que son la única razón de ser de estos hombres es aún más fuerte.

Hoy estaban como si hubieran ganado una victoria. Cuando nuestro amigo Metin recibió la noticia de que los informes de trabajo serían separados por compañías, nos llamó y dijo que los informes debían ser entregados individualmente. Por supuesto, no vi su planteamiento alejado de la actitud masculina general, de los planteamientos patriarcales. Pero hay que decir que nuestros queridos amigos aprovecharon muy bien esta oportunidad. Luego, en la radio, le dijeron a su amigo Metin que yo creaba diferencias entre hombres y mujeres en el grupo y que, por lo tanto, impedía la unidad. A los ojos de las mujeres lo negaría todo, yo misma negaría el trabajo que tengo delante y, en opinión de otros amigos comandantes, intervendría inmediatamente sin escuchar a los demás y utilizaría métodos equivocados al hacerlo. Después, por supuesto, recitó todos los dichos clásicos conocidos. No habría diferencia entre el hombre y la mujer. No habría demasiadas peculiaridades, sólo la ubicación del lugar sería específica, pero la vida sería la misma. Por lo tanto, los informes sobre el trabajo no deberían darse por separado, sino juntos, y así sucesivamente. Nuestros amigos varones se mostraron después con un humor ganador. Nuestra amiga colaboradora observó las reacciones con mucha atención; ella también asumió que había ganado el primer asalto, y todos pensaron que yo reaccionaría emocionalmente con fuerza. Pero reprimí mi ira y actué de forma muy controlada. No quiero que me consideren una mujer débil, porque no lo soy. Tengo problemas con la elección y la aplicación de los métodos, pero he aceptado esta lucha. No voy a capitular; mi estimado presidente me da fuerzas. No me importa lo que me digan, sé que mi presidente estará conmigo en mi lucha por la libertad mientras invierta en ella. Estoy convencida de que al final ganará la mujer que se libere. Este acontecimiento ha alimentado aún más mi pasión. Lo haré, incluso si me hago una mordida, mis esfuerzos estarán dirigidos a ser un aliento libre para todas las mujeres, sin quejarse y sin llorar. Nadie, ni un hombre asqueroso ni una mujer esclavizada y colaboradora, logrará detenerme.

20 de febrero de 1997

Esta fase me está causando dificultades, y me causará aún más dificultades. Pero no dejaré que me hunda. Los asquerosos e insatisfechos complejos del hombre, el atraso y la esclavitud de la mujer por un lado, y mis ensoñaciones por otro, mi insuficiente concentración y la superficialidad en el desarrollo de los sentimientos y pensamientos me causarán muchas dificultades. No sucumbiré ante el hombre, la mujer o yo misma. Aunque estoy muy deprimida e inquieta por dentro, siento que mis problemas de larga duración se dirigen hacia la luz, hacia la salida, y que habrá una explosión. O bien aceptaré mi propio atraso o el de los demás, lo que significaría un fracaso ante la historia, ante el presidente y todos mis compañeros, ante todos los valores y bellezas compartidos. O saldré muy fortalecida de esta situación. Me doy cuenta de que estoy abordando la construcción del partido con pensamientos agudos. Siento la necesidad de una revolución y de una nueva vida, y estoy convencida de que este es el camino para llegar a ser un partido. Me avergüenzo de la pereza de mis pensamientos y sentimientos. Por primera vez se consolida la idea de ganar y construir el partido.

Condeno mis sentimientos fugaces en el horizonte del levantamiento. Porque veo que mis fluctuaciones de sentimientos son muy egoístas, que se comen mis sentimientos, mi mente, mis pensamientos, mi creatividad y mi tiempo como un monstruo (…) Sí, me rebelé contra mis sentimientos y sueños fugaces. Me doy cuenta de que para vencer al mundo exterior, primero debo vencerme a mí misma. La ira sobre mí misma, la ira contra todo lo que nos contradice, me lleva a mí misma (…) Siento la luz después de la fase dolorosa. Melsa, una persona no puede vivir sin luz. La oscuridad me hace querer buscar la luz como una loca hasta la muerte. Moriré o abrazaré la única luz, la revolución, Melsa.

FUENTE: Komun Academy / Rojava Azadi Madrid / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.