Diario de Selma Doğan: Otro nuevo comienzo de mi vida (Parte I)

La guerrillera Zinarin (Selma Doğan), cuyo diario publicaremos a continuación en extractos, escribió su diario en forma de cartas a su amiga y compañera Melsa.

1 de febrero de 1997, Heftanin/Geliyê Pisaga

Mi querida amiga:

Mientras descendía por un valle nevado -no sé cuántas veces resbalé- me sentía pesada, llena de anhelos y emociones. Mis amigos no estaban conmigo. Echaba de menos a mis amigos. ¿Por qué fueron tan pesados y dolorosos los primeros segundos, las primeras horas de separación y añoranza? ¿Por qué tenía un nudo en la garganta y por qué las lágrimas de mis ojos estaban a punto de desbordarse?

Junto a mí, mis compañeros, cuya amistad y camaradería aún no habían sido puestas a prueba ni probadas. Estaban lejos. Todavía no habíamos llorado juntos ni reído juntos. Todavía no habíamos desaparecido juntos en el complejo laberinto de la vida, ni nos habíamos vuelto a encontrar después en el buen camino. Por lo tanto, estos compañeros de armas estaban todavía muy lejos de mí. Yo era como una niña que se había perdido en un canal del laberinto de la vida y que se estaba congelando. En mi espalda llevaba los buenos y malos recuerdos en lugar de una mochila.

A medida que crecía la distancia entre mis amigos y yo, los recuerdos se hacían cada vez más difíciles. ¡Separaciones! Especialmente la nuestra, la de mis amigos más queridos, me parece despiadada. El dolor de no ver nunca a los que se dejan atrás es como un corte de cuchillo en el corazón. No me gustan las rupturas. Pero a quién le gustan…

El amor pasa su prueba más importante durante las separaciones. El amor sólo puede crearse si no se olvida, si se fortalece el amor con la añoranza y se agranda el corazón con el poder de la espera del reencuentro. Y el mayor deseo es no ser olvidado. ¡Qué miedo tan despiadado es ser olvidado! ¿Es por eso que las personas se hacen regalos antes de una separación y dicen las cuatro palabras codificadas “No lo pierdas”, que en realidad significa “No me olvides”? Sí, mis amigos, mis queridos compañeros y tú, mi querida amiga, por supuesto que no me olvidaré.

Tengo cientos de semillas de amor en mi corazón, y tengo que dejar que cada una crezca. Estoy en un lugar paradisíaco de nuestro país… y al mismo tiempo, estoy en un momento de un nuevo comienzo. Una transición tan brusca de un final a un nuevo comienzo será seguramente dolorosa. Pero mi corazón soportará el dolor. Esta separación, a la que soy hostil hasta los huesos, se convertirá en una suave añoranza, lo sé. Así debe ser, pues no quiero que las personas que amo sean el motivo de los fracasos. (El bolígrafo con el que escribo me lo regaló mi amigo Serkan. El bolígrafo está agotado. Si supieras cuánto me entristece incluso esto. Realmente necesito superar esta emotividad). Porque para mí, el éxito es la única condición para volver a verte. No quiero que la gente se arrepienta de haberme amado. La gente que me quiere debe estar orgullosa de ello. La única condición es el éxito en la revolución. Esa es la promesa que hice a todos los camaradas y por eso la cumplo.

Me esperan tareas y días difíciles. Quizás todo vuelva a empezar para mí. La guerra y la lucha por crear vida en la lucha. La práctica de la vida me enfrenta a toda su complejidad y dificultades. No se espera de mí que vaya dando tumbos de un lado a otro como un pato confundido que agita sus alas. Tampoco es eso lo que quiero hacer.

Saltar al mar de la vida, de múltiples capas, nadar y dejar nadar… Tengo que hacerlo, Melsa. Porque tengo razones históricas y contemporáneas y personales para hacerlo. Quiero luchar con convicción. Quiero luchar contra el enemigo, contra el atraso, contra el desamparo que me ha separado de toda la gente que quiero, contra esta falta de libertad y todas las desigualdades e injusticias, quiero luchar. Tal vez estas separaciones reaviven en mí los sentimientos de rebeldía. Quiero rebelarme. ¿Por qué nos obligan a separarnos, por qué el amor sólo se vive a medias, por qué el hombre no puede amar como quiere su corazón?

Esta es la razón implacable de la rebelión. Estoy enfadada con la realidad. Y no la acepto. Lucharé. Sembraré el amor y lucharé por una tierra digna en la que nunca más nos veamos obligados a separarnos.

Sobre todo, me gustaría que tú también estuvieras aquí, y que pudiéramos luchar hombro con hombro. Pero como la despiadada realidad se ha llevado una parte de ti (los dos pies de Melsa fueron amputados por la guerra) y no puedes estar aquí por ello, y no podremos respirar juntas el hermoso aire de este misterioso y místico lugar, estoy enfadada y lucharé.

Sólo así puedo calmar los sentimientos que me hacen pensar constantemente: «¿Y si pudieras venir? Mis sentimientos son locos y difíciles de controlar. Soy una extraña. Estar sola en un lugar desconocido ha hecho que todo sea aún más difícil para mí. Pero también entiendo que estar aquí es una expresión de la confianza del Partido en mí. Hay grandes atrasos y errores. Aparecer ante el Partido como una niña llorona y quejosa es un error. Hay muchas cosas que tengo que hacer. Melsa, son los pequeños detalles los que marcan la diferencia. Un pequeño detalle puede llevar al éxito como a la pérdida. Así que es imperativo que me convierta en una persona organizada.

2 de febrero de 1997

La guerra ha comenzado. Ayer asistí a una reunión de grupo. En ella descubrimos una camarilla y desenmascaramos a sus líderes. La acusada es una mujer intrigante, que se ha valido de la astucia para hacer de los métodos defectuosos en el planteamiento de un inexperto e inofensivo comandante de grupo su escala de ascenso y así hacerlo caer. En el proceso, ha incitado a amigos inexpertos y muy jóvenes contra el comandante y ha conseguido presentarlo como un monstruo. Ha caído en la trampa que ella misma se ha tendido.

Después de un largo periodo de propaganda eficaz sobre sus compañeros, se ha vuelto más y más concreta. Desde el principio, su voz y su expresión facial no me parecieron creíbles. Una voz interior me decía: “No siente lo que dice”. Hacia el final de su discurso, la acusada sacó a relucir su baza y sugirió que el comandante debía ser destituido de su cargo y redactar un informe autocrítico. Una vez más, la clásica mujer salió con toda su “originalidad”. Afortunadamente, algunos hablaron, aunque no dejaron de lado sus propios cálculos, en la medida en que les interesaba…

Sin tocar demasiado a los dos -la acusada y el comandante en cuestión-, tocaron la verdad con sus críticas y así la situación pudo ser evaluada, comprendida y revelada por nosotros. Intervenimos. Se estableció la culpabilidad de la mujer. Exigimos un informe. Todos nuestros amigos aceptaron la propuesta. La acusada fue lo suficientemente inteligente como para comprender que era inútil hacer más esfuerzos. Miraba al suelo, muy enfadada, ambiciosa y engañosa, como un comandante que ha perdido pero que aún no ha renunciado del todo a su baza. No parecía rendirse rápidamente. Pero yo estaba tranquila, pacífica y feliz, porque sabía que no podía influir en la férrea voluntad del Partido con sus miradas perturbadoras, y que la mujer libre y recta que se estaba desarrollando la asustaría más que ella a nosotros.

Ayer y hoy traté de entender y evaluar las conexiones instintivamente. Hay que ser fuerte y recto en la lucha de clases. Sólo así se puede ganar. Para ser tomada en serio, una debe ser fuerte. Es esencial ser controlada, impulsiva, valiente y contribuir a las soluciones en la práctica. Si una trata de dirigir la lucha de clases por intereses mezquinos y pequeñas razones personales, sufrirá daños y causará perjuicios. Hay que ser muy recta en la lucha y plantear exigencias por el bien común. Esta es la única manera de luchar con éxito contra el atraso. Estoy segura de que no es posible de otro modo. Hoy, los que te conocemos, hemos vuelto a hablar de ti y a mirar nuestras fotos. La foto de las dos sentadas bajo un árbol, cada una de nosotras pareciendo una hoja desvanecida en otoño. Fue un día en el que yo estaba herida, y tú tomaste todo tu tiempo para consolarme… Después cantamos canciones de amistad. Ese día estábamos muy melancólicas porque el tiempo feliz de nuestra amistad llegaba a su fin. Nietzsche dice: “La memoria es una herida que supura”. Cada vez me gusta más lo que dice. A veces siento que me describe a mí.

4 de febrero de 1997

Estamos nevados hasta la mitad de la espalda. Y la nieve sigue cayendo sin parar. Si este tiempo continúa, por la tarde estaremos hasta el cuello de nieve. Como la unidad no ha podido venir de abajo y sus tiendas están nevadas, hoy no hemos podido hacer ninguna clase. Los amigos han ido a por leña y nosotros hemos limpiado las tiendas de la nieve. Estamos resistiendo el invierno, el frío y la nieve con carpas de plástico, lo cual no es muy útil. Tal vez eso era apropiado hace dos años, pero ahora… Hoy podríamos estar en túneles y cuevas bien desarrolladas, pero por nuestra pereza, desidia y estupidez vivimos en estas condiciones. Un poco de nieve no sabotearía el ritmo de nuestras vidas. Con nuestros amigos, la voluntad de continuar el ritmo incluso en condiciones difíciles disminuye. Hoy, por ejemplo, debido a la nieve, los guardias de la colina y las unidades de patrulla no han realizado sus tareas. Todos piensan que hoy nevará, el enemigo no vendrá.

6 de febrero de 1997

La puerta del horno está abierta. Los colores y las llamas indescriptibles, la luz roja brillante que brilla entre las brasas de color rojo oscuro me hacen sentir sensible y reflexiva. Sí. Mañana volveré a cargar mi maleta a la espalda y me pondré en marcha. Despedidas y discusiones. Ir a un nuevo lugar es “Otro nuevo comienzo de mi vida”, diré. Esta vez partiré hacia Çiyayê Spî.

FUENTE: Komun Academy / Rojava Azadi Madrid

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *