El feminismo puede estar amenazado, pero nuestro proyecto siempre será una inspiración

En todo el norte y el este de Siria, las mujeres han demostrado su fuerza y ​​capacidad en todos los roles, desde nuestras más altas oficinas gubernamentales hasta agricultoras e integrantes de cooperativas económicas. Nuestro modelo de co-liderazgo proporciona un ejemplo de cómo las mujeres pueden recuperarse luego de generaciones de opresión, reclamar nuestro poder, y convertirse en lideresas en nuestro mundo. Este modelo está en peligro de ser destruido por la ocupación turca, por el gobierno de Bashar Al Assad o por las milicias sirias respaldadas por Turquía.

Nuestro proyecto de feminismo, que es fundamental para la Administración Autónoma del Norte y Este de Siria (AANES), fue el tema de un importante panel de discusión en línea, titulado “Estamos perdiendo un proyecto feminista valioso en Medio Oriente”, organizado por el Centro Internacional para el Estudio del Extremismo Violento (ICSVE), financiado por la Unión Europea (UE). Los y las oradoras, entre las que estuve presente, fueron el embajador Peter Galbraith; la Doctora Amy Austin Holmes, de la Universidad de Harvard, la Universidad Americana de El Cairo y el Centro Wilson; la Doctora Anne Speckhard, Directora de ICSVE; y Meghan Bodette, investigadora independiente y fundadora del Proyecto Mujeres Desaparecidas de Afrin.

Durante el panel, Holmes presentó datos que muestran que las conversaciones de paz tienen un 60 por ciento más de probabilidades de tener éxito cuando las mujeres participan en ellas. Pidió la inclusión de la administración del norte y este de Siria en las conversaciones de paz de la ONU sobre el futuro de Siria. Presentó su investigación, que muestra que ha habido más de 800 violaciones del acuerdo de alto el fuego de Turquía firmado con Estados Unidos en octubre de 2019.

Holmes también se basó en su encuesta e investigación original sobre la demografía de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), que fueron publicadas por el Centro Wilson en un informe titulado “La mayoría árabe de las FDS clasifica a Turquía como la mayor amenaza para el noreste de Siria”. En su encuesta, la Dra. Holmes documentó que las FDS ahora son mayoritariamente árabes.

Afrin, ocupada por los turcos, ofrece un triste ejemplo de cómo nuestro proyecto feminista podría verse socavado. En el Afrin que existía antes de la invasión turca, en enero de 2018, las mujeres eran una parte poderosa de la vida pública. El modelo de co-liderazgo de la AANES, que requiere que cada posición de poder sea ocupada por dos personas de diferentes géneros, llevó a más mujeres a cargos públicos que nunca antes. Las mujeres no solo ocupaban cargos públicos, sino que también eran propietarias de negocios y de propiedades, escritoras, académicas, lideresas de opinión, combatientes, trabajadoras de la cultura y personalidades influyentes en la comunidad.

Hoy en Afrin, las mujeres son secuestradas, rescatadas, encarceladas, violadas. Las mujeres que todavía están allí, han sido devueltas a roles exclusivamente domésticos. Tienen miedo de salir de sus hogares debido al continuo acoso de las milicias respaldadas por Turquía. Más información sobre estas violaciones está disponible a través del Proyecto Mujeres Desaparecidas de Afrin, dirigido por Meghan Bodette.

Afrin fue blanco de Turquía por nuestro poder y por nuestro feminismo. El gobierno turco patriarcal y opresivo no quiere que las mujeres prosperen, como lo hacíamos antes de su invasión. No quieren que nuestro modelo exitoso perdure como un ejemplo de cómo puede funcionar un sistema verdaderamente democrático y feminista.

Nuestro modelo ha demostrado el impacto notable y revolucionario de la inclusión radical de las mujeres.

En la mayoría de los países con altos rangos de representación de mujeres, esta representación se ha logrado, en gran medida, mediante políticas que brindan oportunidades y eliminan restricciones, y luego esperar a que las mujeres asciendan en los rangos.

En el norte y el este de Siria, nuestro modelo de liderazgo conjunto de requerir una mujer y un hombre en cada posición de poder, reconoce que las mujeres necesitan justicia después de años de opresión. Cuando las mujeres son oprimidas sistemáticamente, cuando las niñas salen de la escuela antes que los niños, logrando tasas de alfabetización más bajas, cuando sus voces son silenciadas o desaparecidas, cuando las niñas no ven a ninguna mujer como lideresa y modelo a seguir, esto puede convertirse en un círculo vicioso que puede llevar muchas generaciones recuperarse.

A veces, simplemente brindar oportunidades no es suficiente. Involucrar intencionalmente a las mujeres en todos los procesos gubernamentales, proporcionando el requisito de que las mujeres se involucren, esto permite que las mujeres, una por una, encuentren el poder dentro de sí mismas y se conviertan en lideresas verdaderamente grandes.

Nuestro gobierno incluye a muchas mujeres en el norte y este de Siria, que quizás nunca hubieran alcanzado un cargo político si no fuera por nuestro modelo de codirección. Es posible que nunca hayan pensado que podrían convertirse en las tomadoras de decisiones, hasta que se convirtió en un requisito y una necesidad de estos tiempos.

En cifras asombrosas, las mujeres se han enfrentado al desafío. Se han convertido en algunas de las lideresas más avanzados y sofisticadas que ha visto la región. La inclusión radical de nuestro modelo de co-liderazgo es el paso que las mujeres de nuestra región necesitaban para reclamar su poder en estos tiempos.

Nuestro modelo trae la mente y el juicio de las mujeres, la experiencia, el poder y la empatía de las mujeres, el nuevo pensamiento de las mujeres y la nueva resolución de problemas en nuestro proceso político.

Este modelo nació de un movimiento de mujeres que estuvo muchos años en gestación. Como discutió Bodette durante el panel, décadas antes del levantamiento sirio de 2011, había mujeres en Siria que clamaban valientemente por la igualdad bajo una fuerte persecución. Las organizaciones de mujeres se reunieron primero en secreto, bajo pena de muerte o prisión, para discutir la liberación de la mujer. Yo era parte de ese movimiento y marchaba por las calles por los derechos de las mujeres, incluso cuando la policía intentaba golpearnos y arrestarnos.

Con nuestro modelo de gobernanza ahora amenazado, el futuro de nuestro movimiento de mujeres sigue siendo incierto. Sin embargo, será difícil para cualquiera detener un movimiento con tan larga trayectoria. Después de todo, puedes matar a una persona, pero no puedes matar una idea cuyo momento ha llegado.

La AANES ha pedido muchas veces a la comunidad internacional que apoye nuestro proyecto de verdadera democracia y verdadero feminismo. Estamos amenazadas por la ocupación turca, el gobierno de Al Assad y las milicias y fuerzas de oposición sirias, respaldadas por Turquía. Incluso ISIS podría ser una amenaza si vuelven a salir sus células durmientes.

Hemos dicho muchas veces que creemos que la mejor solución es el diálogo. Seguimos abiertos a discutir con cualquier Estado o grupo que actúe de buena fe, incluidos Rusia o el régimen de Al Assad. Hacemos un llamado para que nuestra región se mantenga autónoma y para que nuestra administración local continúe. Pedimos ayuda para el desarrollo compasiva, para la reconstrucción y para la paz y la estabilidad en nuestra región. Pedimos la inclusión en las conversaciones sobre el futuro de Siria. Pedimos que se ponga fin a la ocupación y la agresión turcas.

Queda por ver si la comunidad internacional hará lo correcto y detendrá la agresión de Turquía contra nosotras. El futuro del feminismo en Medio Oriente está amenazado por muchos lados. Pero pase lo que pase con nuestro modelo, perduraremos como inspiración y ejemplo de lo que sucede cuando las mujeres reclaman su poder.

FUENTE: Sinam Mohamad / Syrian Democratic Times / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *