Feministas en Turquía son arrestadas mientras crecen los crímenes contra las mujeres

Si bien el gobierno turco arrestó a más de 80.000 personas, cerró casi 100 medios de comunicación y 3.000 escuelas desde el fallido golpe de Estado de 2016, los activistas LGBT y las feministas turcas se encuentran entre sus últimos objetivos de represión, informó Nouvel Observateur.

Mientras tanto, el número de feminicidios en el país va en aumento, y es mucho más alto de lo que se informa oficialmente, según afirmó Hatice Coruk, de la asociación de mujeres Kadın Kültür Evi Derneği. Coruk acusó de esta situación al sistema judicial.

“Tenemos que ser más desconfiadas cada vez que un feminicidio se clasifica como suicidio. Es cada vez más una tapadera para el feminicidio”, dijo Coruk.

Leyla Soydınç, de Morçatı (Purple Roof) Women’s Shelter Foundation, una asociación de mujeres con sede en Estambul, también observa un problema estructural. “En un sistema de justicia dominado por hombres, muchos de los delitos cometidos (contra las mujeres) quedan impunes”, alertó.

El año pasado se reportaron 300 feminicidios en Turquía, pero otras 171 muertes sospechosas fueron casi con certeza feminicidios, según la asociación.

Mientras tanto, las asociaciones feministas y las propias feministas también son atacadas.

Beliz, estudiante y feminista de 20 años de edad, que cursa en la Universidad Bogaziçi de Estambul, enfrenta tres cargos criminales.

Desde el fallido golpe de Estado de 2016, Erdogan decidió tomar el país de nuevo en sus manos, en particular para controlar la educación. La ley de emergencia que aprobó tras el fallido golpe de Estado le permitió despedir a miles de maestros y reemplazarlos por funcionarios bajo sus órdenes directas.

Para dominar el bastión de libertad de Bogaziçi, en enero de 2021 nombró como rector a Melih Bulu, un ex vicepresidente del capítulo provincial de Estambul del Partido Justicia y Desarrollo (AKP). Este decreto presidencial fue publicado en el Diario Oficial de un viernes.

Pero a pesar del fin de semana, en esta universidad independiente, liberal y laica, el profesorado y los estudiantes se tomaron muy mal esta acción. Las protestas que siguieron al nombramiento del rector no han cesado desde entonces. Pero en febrero, la policía apuntó con ametralladoras a los estudiantes y realizó cientos de arrestos.

En cuanto a las asociaciones feministas, su destino no es más envidiable. Unos días después del cierre de un club LGBT, la asociación de víctimas de acoso sexual se disolvió en Bogaziçi

Amnistía Internacional ha denunciado los ataques a organizaciones feministas: “El cierre masivo de ONG’S es un intento de ‘silenciar permanentemente’ las críticas de la sociedad civil”.

Aylin, una joven activista feminista de la Maison des Femmes, explicó que “todas las ONG’S están a merced del régimen. Recortan nuestros presupuestos, cierran nuestras asociaciones por errores que inventan”. “Es una pelea sin fin, pero no la dejaremos”, expresó.

En la noche del 20 de marzo, Ankara abandonó la Convención de Estambul, un tratado del Consejo de Europa que es considerado como estándar en los esfuerzos internacionales para proteger a las mujeres y las niñas ante la violencia.

Las abogadas de las asociaciones feministas ya advirtieron sobre el aumento de los feminicidios después de que Turquía cerrara la puerta a la convención. Es como si, indicaron, el gobierno les hubiera dado a los hombres un cheque en blanco para golpear a sus esposas.

“Las libertades civiles han llegado a su fin bajo este gobierno”, se quejó un joven estudiante.

FUENTE: Ahval / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *