Fuerzas mercenarias turcas mataron a 84 mujeres y secuestraron a más de 1.000 en Afrin

Organizaciones No Gubernamentales (ONG) del cantón kurdo de Afrin, en Rojava, revelaron el balance de los crímenes cometidos por el Estado turco y sus grupos mercenarios contra las mujeres en la región, ocupada por Ankara desde 2018.

En una conferencia de prensa en la zona de Shehba, que forma parte de la Administración Autónoma del Norte y el Este de Siria (AANES), Wefa Mihemed, integrante de la Organización de Derechos Humanos de Afrin (ODHA), leyó la versión árabe de la declaración, mientras que Gulê Cafer, director de otra ONG, leyó la versión en idioma kurdo.

“Lo ocurrido en Afrin ha superado los crímenes de guerra –se remarcó en el texto-. El Estado turco está tratando de vengarse de las mujeres que lideran la lucha. Las mujeres están siendo atacadas por el Estado turco porque ellas destruyen el terrorismo en Afrin, Serêkaniyê y Girê Spî”.

Según el balance presentado, 84 mujeres han sido asesinadas en Afrin desde el 18 de marzo de 2018, cuando Turquía y sus mercenarios invadieron el cantón. Seis de estas mujeres se suicidaron por no poder enfrentan lo que habían vivido cuando fueron secuestradas o abusadas.

Además, más de 1.000 mujeres fueron secuestradas por los mercenarios en diferentes momentos de la ocupación ilegal, y todavía se desconoce el destino de muchas de ellas. A esto se suma que se cometieron delitos de abuso sexual contra 71 mujeres.

En la declaración, las ONG condenaron la violencia ejercida por el Estado turco y demandaron a las Organización de Naciones Unidas (ONU) y al resto de organizaciones internacionales que tomen medidas contra estos hechos.

Sobre la situación crítica que se vive en Afrin, el viernes pasado la portavoz de Kongreya Star, Remziye Mihemed, se refirió al asesinato de Nemet Behcet Şêxo, una mujer de 32 años embaraza. Nemet había sido torturada en una prisión comandanta por la inteligencia estatal turca (MIT).

Remziye Mihemed advirtió que la ocupación ilegal de Afrin, Girê Spî y Serêkaniyê aumentaron los ataques inhumanos por parte de grupos  mercenarios, especialmente contra las mujeres. La portavoz de la principal organización de mujeres del norte y el este de Siria agregó que las personas que escaparon de las cárceles en las regiones ocupadas por el Estado turco sufren diversas enfermedades y experimentan fuertes traumas psicológicos.

“Este crimen es el mayor nivel de brutalidad cometido por el Estado turco. Mientras una mujer embarazada de seis meses es brutalmente asesinada, el Estado turco hace llamamientos en nombre del Islam, pero al mismo tiempo comete tales atrocidades contra el pueblo”, denunció Remziye.

También explicó que con sus políticas represivas, Turquía “quiere decir a las mujeres que si se rebelan, las someterán y destruirán. El Estado turco y sus mercenarios cometen crímenes todos los días y quieren establecer su propio sistema en Afrin. No importa cuánta violencia utilicen contra nosotras, nuestra sociedad sabe que nuestra revolución la salvará de la ocupación”.

FUENTE: ANF / ANHA / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.