Justicia turca restringe la labor de abogados en la causa por Kobane

Este lunes comenzó en Ankara, capital de Turquía, el denominado “juicio de Kobane”, en el que se imputan 108 personas, 28 de ellas que ya están prisión. Entre quienes serán juzgados se encuentran los ex copresidentes del Partido Democrático de los Pueblos (HDP), Figen Yüksekdağ y Selahattin Demirtaş, en prisión desde hace varios años.

La primera audiencia del caso se celebró en el campus de la prisión de Sincan y a casi 100 abogados defensores no se les permitió entrar en la sala, con el argumento de que no quedaba espacio. Pese a este argumento, la policía antidisturbios fue enviada a los lugares reservados para los letrados.

Los abogados que pudieron ingresar a la sala pidieron que todos los representantes legales que esperaban en el exterior tuvieran la posibilidad de entrar. Sin embargo, el presidente del 22° Tribunal penal Superior dijo que sólo permitiría un número limitado de abogados por motivos de la pandemia de Covid-19 y que no haría concesiones en esta cuestión. Además, los familiares de los acusados fueron trasladados a otra sala.

La causa fue presentada seis años y tres meses después de los ataques del Estado Islámico (ISIS) contra Kobane, una de las principales ciudades de Rojava (Kurdistán sirio).

Durante el juicio también participan 11 representantes de delegaciones extranjeras de diferentes países, entre los que se destacan Marta Rosique, del Partido de la Izquierda Republicana de Cataluña; Max Zanartu, Secretario General de la Comisión Internacional de Barcelona; Eulàlia Reguant, diputada de la Asamblea de Cataluña y Evin Incir, diputado del Grupo de Demócratas en el Parlamento Europeo, entre otros.

Ante del inicio del juicio, los actuales co presidentes del HDP, Mithat Sancar y Pervin Buldan, hicieron una declaración pública, pese a que la policía lo impidió. Sancar aseguró “la primera audiencia de esta conspiración política llamada ‘juicio de Kobane’ se abrirá pronto. Queríamos reunirnos aquí y hacer una declaración antes de que comenzara el juicio, pero como pueden ver, han levantado un muro entre nosotros. Este es otro indicio de que temen a la verdad”.

“Creen que pueden suprimir nuestras voces, pero se equivocan –remarcó el dirigente-. Creen que pueden hacernos desaparecer con este caso también, pero demostraremos que están equivocados”.

Sancar afirmó que el juicio “es una conspiración política. Esperaban acabar con la búsqueda de la paz en Turquía, con el anhelo de libertad y democracia. Seguiremos resistiendo por la libertad, por la democracia, por la verdad”.

A su vez, calificó el proceso judicial como “una venganza política”, “producto de la ira de un gobierno que no pudo aceptar las consecuencias de la derrota del ISIS en Kobane, en 2014. Es un juicio de venganza nacido de la ira de este poder, por las derrotas que sufrió a manos del HDP. Vamos a frustrar juntos este intento”.

Por último, el co-presidente del HDP expresó: “Anularemos esta conspiración, ampliaremos la lucha por la democracia, estropearemos los cálculos del gobierno y todos juntos salvaremos a este país de este ataque autoritario. Nadie debe dudar de esto. Aquí la verdad juzgará la mentira, la determinación juzgará el miedo. El coraje se extenderá a Turquía desde este tribunal, y enviará su voz al mundo entero. Damos las gracias a todos por venir”.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *